Archivo del blog

lunes, 11 de octubre de 2010

BABILONIA, LAS CRONICAS DE - CARRHAE - DICCIONARIO BIBLICO ARQUEOLOGICO






DICCIONARIO BIBLICO ARQUEOLOGICO




INDICE de PALABRAS - BABILONIA, LAS CRONICAS DE - CARRHAE

 
 

BABILONIA, LAS CRONICAS DE: (Arqueol. Bíblica). La historia política de Babilonia está abundantemente reconstruida por referencias de los anales de Asiria, la que dominó a su vecino del sur por muchos siglos. La única excepción sobresaliente es una serie de tabletas de arcilla inscritas, generalmente conocidas como "Las Crónicas de Babilonia" de acuerdo con el título dado a la primera de esta clase de textos publicados en 1887. Estos presentan relatos concisos de los mayores eventos internos de Babilonia. Se dan las fechas precisas de la ascensión y muerte de un rey, la longitud de su reinado y generalmente una sinopsis de los eventos mayores de cada año. Las relaciones exteriores se introducen cuando se consideran una indicación de algún cambio en el control de Babilonia o en sus relaciones con sus vecinos, principalmente Asiria y Elam.

Estas crónicas son objetivas y fidedignas; si bien es cierto, en algunas ocasiones muestran un prejuicio nacionalista. Siguen una práctica bien establecida de la historiografía con fechas, selección o extracto de toda la historia, guardada en tabletas o tablas de escritura, siendo usadas para un propósito particular (por ejemplo la crónica religiosa cubre sólo las relaciones cúlticas entre Asiria y Babilonia). Mientras que el propósito de todas las tabletas no puede ser establecido, es posible que la mayoría, compiladas en el siglo VI a. de J.C., fueran notas para ayudar a la investigación a pedido de los reyes persas o caldeos para quienes un conocimiento de la historia les era requerido. Es decir, las circunstancias fueron similares a aquellas descritas en el reinado de Darío II (Esd. 5:18) y Jerjes (Est. 6:1, 23). Solamente uno de estos textos lleva la fecha de composición (500/499 a. de J.C. si es Darío I) y otro el nombre del escriba secular que lo copió.

Sin embargo, todos son de fácil identificación por su forma, el tema y el tipo de tableta usado, aunque la fecha es difícilmente deducida del escrito. Todas las copias existentes están ahora conservadas en el Museo Británico.

I Clasificación. Las Crónicas están divididas generalmente en 3 grupos. El Sumario de las Crónicas incluye la así llamada "Crónica de Babilonia" de los años 747-668 a. de J.C. (BM 92502 = II A y más abajo); La Crónica de Nabonido, 557-520 a. de J.C. (BM 35382 = II E). Estas son tabletas grandes a doble columna. Las Crónicas Detalladas están escritas en tabletas más pequeñas a una sola columna. Estas comprenden las Crónicas de los Reyes Caldeos; Nabopolasar (626-605 a. de J.C.), originalmente en 4 tabletas, de las cuales 3 se conservan (BM 25127 BM 21901) - "La Crónica de la Caída de Nínive" = II B, BM 22047); Nabucodonosor II por los primeros 11 años de su reino únicamente (605-595 a. de J.C.), véase II C y D; Neriglisar, Año 3 únicamente (556/5 a. de J.C.). Extractos de Crónicas fueron escritas en tabletas pequeñas dando fechas misceláneas, no siempre, de años consecutivos. Estas incluyen la "Crónica de los Primeros Reyes Babilonios" que relata las campañas de Sargón de Acadia en el oeste, ca. el 2350 a. de J.C., la primera dinastía de Babilonia, incluyendo a Hamurabi y eventos hasta 1650 a. de J.C. (BM 26472, 96152). La Crónica de algunos años ca. 1080-681 a. de J.C." (BM 27859); La Crónica de Esar-Haddon (BM 25091); La Crónica de los años 680-626 a. de J.C. (BM 86379) y el extracto de la Crónica de los años 996, 758-6, 693, 654-650 a. de J.C. (A. R. Millard, Iraq XXVI 1964), BM 96273.

Notas:
trans. traducción por
ed. editor, edición

II. Pertinencia al Antiguo Testamento. Estas crónicas dan un número de puntos fijados para la cronología de Babilonia y la historia bíblica. Mientras que muestran la existencia de registros históricos detallados desde el tercer hasta el primer milenio a. de J.C. con los cuales los registros del Antiguo Testamento pueden ser comparados, los puntos principales de comparación directa yacen en los siglos VII-VI a. de J.C. cuando Babilonia tuvo relaciones directas con Judá en el oeste. Estos aspectos de las crónicas son los que serán enfatizados de ahora en adelante.

A.La Crónica de los Años 757-668 a. de J.C.Después de describir con algunos detalles las relaciones de Senaquerib de Asiria con Babilonia, se da la muerte de Senaquerib: "A los veinte días del mes Tebet durante una rebelión, su hijo mató a Senaquerib, el rey de Asiria. Senaquerib había reinado en Asiria por veintitrés años. La rebelión duró desde el día 20 del Tebet hasta el 2º de Adar y el 18 del mes de Adar, su hijo Esar-Haddon se sentó en el trono de Asiria."

Mientras que esta última afirmación está de acuerdo con 2 R. 19:36 e Is. 37:37, la aparente discrepancia en el número de los asesinos puede ser explicada de diferentes maneras. Ya sea que Esar-Haddon, como jefe de un partido pro-babilónico, contribuyó al asesinato a través de otros, o uno de sus dos hermanos mencionados en el Antiguo Testamento puede haber sido culpable del actual asesinato o el mayor, ocupante temporal del trono. Es sabido por otras fuentes asirias que Esar-Haddon ascendió al trono sólo después de la huida de los hermanos mayores.

Esta Crónica también registra el saqueo de Sidón en el cuarto año de Esar-Haddon (665 a. de J.C.). En su 7º año, Asiria fue derrotada por Egipto y 3 años más tarde Esar-Haddon se vengó de eso en 3 fieras batallas, capturando Menfis y saqueando a Egipto. Esto constituye el trasfondo para una variedad de declaraciones de Egipto y Asiria sobre la alianza de Manasés de Judá. Finalmente, la crónica dice cómo Esar-Haddon murió en Harán mientras iba de camino a Egipto en el décimo día del octavo mes de su décimosegundo año (669 a. de J.C.). Después, siguió la partición del estado asirio entre Asurbanipal (Asiria) y Samas-xum-ukin (Babilonia) como estaba acordado en los tratados vasallos encontrados en *Nimrod. Esto condujo al debilitamiento del control asirio sobre sus colonias y así permitió a Josías tomar los primeros pasos en afirmar la renovada independencia de Judá.

B.La Caída de Nínive (612 a. de J.C.). La crónica de Nabopolasar registra que "en el décimocuarto año (612 a. de J.C.) el rey de Babilonia sacó su ejército … enfrentó al rey de Umman-manda (medos y/o escitas)… marchó río arriba a lo largo del banco del río Tigris y fijó campo en Nínive. Desde el mes de Sivan hasta el mes de Ab (junio-agosto) progresaron solamente 3 …En el mes de Ab hicieron un fuerte ataque a la ciudadela… y la ciudad fue debilitada, una gran derrota siendo infligida al pueblo y sus líderes. En el mismo día Sin-sar-iskun, el rey de Asiria (pereció en las llamas). Muchos despojos fueron llevados de la ciudad y al área del templo y luego la ciudad fue reducida a un montón de ruinas y a un montón de escombros …Asurubalit, el (nuevo) rey de Asiria había salido antes del ataque final … y estableció la capital de su gobierno en Harran".

Así la antigua capital, tema de muchas profecías, cayó como lo registran Nahum y Sofonías.

Las ruinas actuales permanecen como un testigo silencioso de este evento (véase NINIVE).

La crónica continúa diciendo: "En el mes lyyar de su décimo sexto año (Nabopolasar) rey de Babilonia sacó su ejército y marchó contra Asiria. En Marcheswan unió sus fuerzas con Ummanmanda y marchó tras Asur-ubalit en Harran. El temor cayó sobre él y sobre el ejército de Egipto que había venido en su ayuda. Abandonaron la ciudad la cual…fue capturada." Este extracto muestra que el relato bíblico del mismo evento (2 R. 23:29; Jer. 46:2) debe traducirse "el rey de Egipto subió en favor del rey de Asiria al río Eufrates". Josías, previendo la debilidad de la posición asiria y la aumentada fortaleza babilónica buscó intervenir y reconquistar parte del territorio israelita perdido. En su lugar, halló la muerte a manos de los egipcios en Meguido (2 Cr. 35:20-25).

C.La Batalla de Carquemis (605 a. de J.C.). En el año 607/6 a. de J.C. el anciano Nabopolasar entregó el mando del ejército de Babilonia al príncipe heredero Nabucodonosor, excepto por una expedición realizada en la parte superior del Eufrates para establecer una guarnición en Kimuhu.

Inmediatamente después de retirarse Nabopolasar, la guarnición egipcia de la cercana Carquemis atacó y capturó este fuerte. La crónida del año siguiente dice: "En el año 21 del rey de Babilonia él se quedó en su hogar mientras el príncipe heredero Nabucodonosor su hijo mayor tomó comando personal de sus tropas y marchó a Carquemis la que yacía en los bancos del Eufrates. El cruzó el río y marchó contra el ejército egipcio que estaba en Carquemis … pelearon el uno contra el otro y el ejército egipcio huyó de delante de él. El los derrotó y los aniquiló. En cuanto al remanente del ejército egipcio que había escapado de la derrota tan rápidamente que ninguna arma podía alcanzarlos, el ejército de Babilonia los alcanzó y los derrotó en el distrito de Hamat, de tal manera que ni un solo hombre escapó a su propio país. En ese tiempo, Nabucodonosor conquistó todo el territorio de Hatti. Por 21 años Nabopolasar había gobernado Babilonia. En el día octavo del mes Ab murió; y en el mes de Elul Nabucodonosor regresó a Babilonia y el primer día de Elul (- 6 de septiembre de 605 a. de J.C.) se sentó en el trono real de Babilonia.

" En el año de su ascensión Nabucodonosor regresó a la tierra de Hatti y se movilizó victoriosamente a través de ésta hasta Sebas y fue entonces que tomó grandes despojos de Babilonia.

" En su primer año Nabucodonosor… marchó como vencedor en el territorio Hatti hasta Quisleu. Todos los reyes del territorio Hatti (-Palestina) vinieron ante él y le dieron tributos.

Avanzó hasta Askalón, capturándola en el mes de Quisleu."

Por lo tanto, la fecha de esta batalla épica debe ser colocada entre mayo y junio del año 605 a. de J.C. La rapidez de la ocupación del oeste concuerda tanto con las palabras de Jeremías como con 2 R. 24:7 que "el rey de Egipto salió de su tierra; porque el rey de Babilonia le tomó todo lo que era suyo desde el río de Egipto hasta el río Eufrates".

Siendo que la crónica no hace mención de ningún ataque a Jerusalén misma en ese año (el 3º de Joaquín) la exactitud de Daniel 1:1 ha sido puesta en duda. Es posible que las fuerzas babilónicas que seguían hacia la frontera egipcia pudieran haber realizado un sitio rápido de la capital de Judea con los resultados exitosos descritos en Daniel 1:2. Otros adoptan un método diferente de fechar pero esto no explica las palabras "¡y la sitió!" El texto hebreo puede ser simplemente traducido "y le mostró hostilidad" (Acadio Srr). Si esta última sugerencia es correcta, entonces Joaquín podía haber estado con los reyes de Damasco, Tiro y Sidón quienes, según el texto babilónico, trajeron tributo en el año de la ascensión de Nabucodonosor. Es cierto que para esta fecha Joaquín era un vasallo porque 3 años más tarde (2 R. 24:1) había roto el convenio. A pesar de las advertencias de Jeremías, Joaquín parece haber cedido a la insistencia de Egipto, animado quizá por la derrota de los babilonios por el ejército de Neco II en la batalla conocida sólo por la crónica del año 601. "En batalla abierta ellos se hirieron mutuamente y se infligieron una severa derrota el uno al otro." Los babilonios descansaron en su territorio equipando de nuevo a su ejército durante todo el siguiente año.

El saqueo de Askalón en 604 a. de J.C. puede que sea mencionado en un papiro arameo de Saqqara, en el que se menciona el ruego de una ciudad fenicia por ayuda en tiempo de crisis. La caída de la ciudad pudo haber ocasionado un ayuno público proclamado en Judá en ese tiempo (Jer. 36:9).

D.La Caída de Jerusalén (597 a. de J.C.)..En 599/8 este texto describe el ataque babilónico a las tribus árabes del oriente del Jordán. Estas incursiones fueron el tema de los oráculos de Jeremías (49:28-33). Eran un paso tomado en preparación para la expedición punitiva contra la rebelde Judá y a su vez era una acción destinada a salvaguardar la línea de marcha cuando los babilonios más tarde invadieran Egipto.

No fue sino hasta el mes de Quisleu (=diciembre), en su 17º año de reinado (598 a. de J.C.) que Nabucodonosor llevó su ejército por otra marcha más hacia el oeste ("territorio de Hatti"). De acuerdo con la crónica "él sitió la ciudad de Judá, capturó la ciudad en el segundo día del mes de Adar. Tomó cautivo al rey y nombró un gobernante de su agrado. Tomó un abundante tributo y lo envió a Babilonia".

La fecha de la conquista de Babilonia es así conocida de una manera precisa (16 de marzo, 597 a. de J.C.). El sitio debe haber sido breve ya que hubiera tomado a los babilonios algunas semanas para reunir sus fuerzas y llegar a Jerusalén. Es posible que la muerte de Joaquín (tres meses y diez días antes de la caída de la ciudad, 2 Cr. 36:9), la que sabemos que debió haber ocurrido el 7 de diciembre de 598, pudo haber ocasionado la expedición babilónica. El relato babilónico concuerda con el historiador hebreo y lo suplementa. El rey capturado fue Joaquín y Babilonia nombró a Matanías-Zedequías como sustituto (2 R. 24:17, Jer. 37:1). El pesado tributo incluía los vasos del templo y entre las personas deportadas estaban Joaquín, su madre, esposas y familia, los dirigentes y los artesanos cuya presencia en el exilio en Babilonia es confirmada por otras inscripciones cuneiformes que allí se encontraron.

Parece que transcurrieron pocos días hasta que este gran grupo de prisioneros fuera reunido y llevado, porque se dice que el exilio había comenzado "a la vuelta del año" (2 Cr. 36:10), es decir, en el mes siguiente después de la caída de la ciudad lo que marcó también el comienzo del 8º año del reinado de Nabucodonosor (véase 2 R. 24:12). Algunas aparentes discrepancias entre el relato babilónico y el bíblico y las que describe Josefo (Antigüedades Judaicas X. 6-7) pueden deberse a la parquedad de cada escritor y hay insuficientes detalles para reconciliar todos los relatos en la etapa presente de nuestro conocimiento.

El resto de la crónica de Nabucodonosor describe otras marchas sobre Siria en enero de 596, y de nuevo en el siguiente año. Durante los años 595/4 Nabucodonosor enfrentó una revuelta en Babilonia que fue controlada. Hay una brecha desafortunada en la serie del cronista entre los años 599 a 556 a. de J.C. (cuando la conquista de E. Cilia, en el 3er. año de Neriglissar, está delineada en una tableta). Es de esperarse que algún día aparezcan las tabletas que dan los eventos en estos años intermedios y así se clarifiquen muchas de las preguntas relacionadas con los últimos 33 años del reinado de Nabucodonosor.

E.La Caída de Babilonia (539 a. de J.C.).. Se relata en el texto de la crónica del reinado de Nabonido (555-539 a. de J.C.). Allí se habla del surgimiento de Ciro al poder en el Oriente; las campañas en Cilicia, Siria oriental y Edom y luego de los 10 años en los cuales Nabonido permanece en Tema (Arabia) mientras que el príncipe heredero Beltasar, como co-regente, gobierna en Babilonia. Una inscripción de Harán implica que este exilio no fue voluntario y que terminó en el año 546 sólo cuando los sacerdotes y el pueblo de Babilonia, con el consentimiento de los reyes de Egipto y "el rey de los medos" (= Ciro), acordaron el regreso. Las tribus de las regiones pantanosas del sur se oponían al gobierno.

La crónica de los 17 años de Nabonido dice: "… los dioses de Babilonia entraron a Babilonia de todas partes. Los de Borsipa, Cuta… y Sipar no vinieron. En Tesrit, cuando Ciro atacó al ejército de Babilonia en Opis sobre el río Tigris, el pueblo de Babilonia se rebeló, pero él (Nabonido) mató (alguna de) la gente del pueblo. En el 15º día cuando Sipar había sido conquistado sin pelear, Nabonido huyó. En el 16º día, Ugbarú, el gobernador del distrito de Gutium, y las tropas de Ciro entraron a Babilonia sin pelear. Más tarde Nabonido fue capturado cuando regresaba a Babilonia. Hasta el fin del mes, los escuderos gutianos estuvieron en Esagila, pero ninguno llevaba armas dentro de Esagila o en los precintos de su templo y no dejaron de observarse las ceremonias religiosas prescritas. En el día tercero de Marchesvan Ciro entró en Babilonia y la gente extendía ramas verdes delante de él. Fue impuesto un tratado de paz en la ciudad y Ciro proclamó paz en Babilonia. Gubaru, su gobernador, nombró subprefectos en Babilonia …los dioses de Babilonia regresaron a sus ciudades. En el mes de Marchesvan, en la noche del décimoprimero, Ugbarú murió …"

La llegada de Ciro y la caída de Babilonia fueron los temas constantes de los últimos profetas (Is. 13, 21; Jer. 50, 51). La caída de la ciudad se menciona en Daniel 5:30.

La fecha que se da aquí para la entrada de Ciro a la capital es el 29 de octubre de 539 a. de J.C., 16 días antes que la ciudad capitulara a Gubaru. Este último es considerado por algunos como el Darío del libro de Daniel (J. C. Whitcomb, Darius the Mede), aunque otra teoría identifica a Ciro con el "Darío el medo".

BIBLIOGRAFIA: A. L. Oppenheim, "Babylonian and Assyrian Historical Texts" in ANET . Sidney Smith, Babylonian Historical Texts relating to the capture and downfall of Babylon, Methuen, London, 1924. D. J. Wiseman, Chronicles of Chaldaean Kings (626-556 a. de J.C.), The British Museum London, 1956; Records of Assyria and Babylonia ", Documents from Old Testament Times, ed. D. W. Thomas, Nelson, New York and London, 1958.

BACTRIA, BACTRIANOS: (Arqueol. Bíblica). Bactria era un país ubicado en la región superior del río Oxus, del Asia central. Actualmente es la región Balkh de Afganistán. Fue incorporado al imperio persa y prosperó como un área para la distribución de metales y mercancías de Siberia y la India a Persia.

Darío III, después de ser derrotado por Alejandro, huyó a Bactria donde fue asesinado por Besus, el sátrapa bactriano. Alejandro tomó a Bactria y se casó con Roxane, una princesa bactriana.

Después de la muerte de Alejandro y el asesinato de Roxane y su pequeño hijo, Bactria llegó a ser ANET Ancient Near Eastern Texts, J.B. Pritchard, ed . parte del imperio seleuco. En el año 256 a. de J.C., bajo el sátrapa Diodoto I, Bactria se convirtió en un reino grecobactriano independiente. En el año 130 a. de J.C., sin embargo, los Sakas nómadas ocuparon Bactria y el imperio bactriano terminó. Durante su período de grandeza, Bactria sirvió como intermediario entre el mundo griego y los países de la India y la China. Su antigua capital, Bactra, es la moderna Balkh situada al norte de Afganistán.

BAJO RELIEVE: (Arqueol. Bíblica). El término bajo relieve se usa para describir cierta forma de escultura en la cual las figuras se proyectan sólo ligeramente desde su trasfondo. En el *Obelisco negro de Salmanasar la figura de Jehú está labrada en bajo relieve.

UN PANEL EN BAJO RELIEVE del Obelisco Negro de Salmanasar, mostrando el tributo de Jehú, Cortesía del Museo Británico.

BARQUILLA DE PESCADORES: (Arqueol. Bíblica). Véase TRANSPORTES.

BASILICA: (Arqueol. Bíblica). La basílica era uno de los edificios que comúnmente rodeaban el foro en las ciudades del imperio romano. Era una estructura rectangular dividida por columnas en una nave y 2 alas laterales. En un extremo estaba el ábside (o nicho) redondeado. La basílica romana era usada como corte de justicia y centro administrativo. El diseño influyó en la arquitectura cristiana en sus comienzos y algunas basílicas fueron en realidad usadas para servicios religiosos.

BEERSEBA: (Arqueol. Bíblica). Beerseba es la ciudad principal del Neguev judío, ubicada en la unión de la vía hacia el sur desde Hebrón hasta Egipto y la ruta que corre hacia el norte desde Arabá hacia la costa. Sirvió como límite de la población de Israel y de ese modo el territorio total podía ser designado como "desde Dan hasta Beerseba" (Jue. 20:1).

Excavaciones en el sector sur de la ciudad han descubierto remanentes del período calcolítico (4000-3000 a. de J.C.). En 1954, el Departamento Israelí de Antigüedades encontró evidencias del uso de la piedra y del cobre en este período inicial, cuando los habitantes de la región vivían en cuevas subterráneas. Más tarde fueron construidas chozas con hoyos de almacenaje. Sobre el nivel de las chozas había restos de casuchas con techo de madera y paredes de una mezcla de tierra construidas sobre un rústico fundamento. Elaboraron buena cerámica con la ayuda de una placa giratoria rudimentaria y trabajaron el hueso y la piedra para hacer utensilios y ornamentos.

Artífices de la región hicieron artículos de cobre con minerales importados de Arabia. Se cultivaron el trigo, la cebada y la lenteja; ovejas, cabras y bueyes eran domesticados. La diosa de la fertilidad era adorada en la Beerseba calcolítica.

BEIRUT: (Arqueol. Bíblica). Beirut y Gebal (*Biblos) fueron 2 centros principales de los antiguos giblitas. Las *tabletas de Amarna se refieren a Beirut, pero los principales remanentes datan del tiempo de los romanos. Herodes el Grande y sus sucesores edificaron allí templos, baños y teatros. Desde la mitad del tercer siglo en adelante, Beirut fue el asiento de una escuela de leyes. El cristianismo primitivo estableció un centro allí y la ciudad llegó a ser el trono de un obispado.

BEISAN: (Arqueol. Bíblica). Véase BET-SAN.

BELEN: (Arqueol. Bíblica). El lugar de nacimiento de Jesús y el hogar del rey David es una villa situada ca. 10 kms. al sur de Jerusalén cerca del camino que conduce a Hebrón y al Neguev. Belén se menciona en las *cartas de Amarna como Bit-Lahmi la cual había pasado a ser posesión del pueblo 'Apiru .

La tradición de que Jesús nació en una cueva de Belén data del siglo II. En el año 325, el emperador Constantino construyó una basílica sobre un grupo de cuevas en Belén. Cuando la basílica de Constantino fue destruida, un templo más grande y nuevo fue edificado por Justiniano (527-565). La lglesia actual de la Natividad es básicamente la estructura construida por Justiniano.

Nota:
kms. kilómetros

PINTURA DE LA TUMBA DE BENI HASAN. Cortesía del Instituto Oriental.

BIBLIOGRAFIA: R. W. Hamilton, "Excavations at the Atrium of the Church of the Nativity, Bethlehem", QDAP, III (1933), págs. 1-8. E. T. Richmond, " Basilica of the Nativity: Discovery of the Remains of an Earlier Church", QDAP, V (1936), págs. 75-81. J. W. Crowfoot, Early Churches in Palestine (1941), págs. 22-30; 77-85.

BELSASAR: (Arqueol. Bíblica). Belsasar, el Bel-sar-usur babilonio ("sea Bel el protector del rey"), era hijo de Nabonido y puede haber sido a través de su madre, el nieto de Nabucodonosor. De acuerdo con la *Crónica de Nabonido, Nabonido encargó el ejército y el reinado a Belsasar (ca. 556 a. de J.C.) mientras Nabonido efectuaba una campaña en la Arabia central donde permaneció por 10 años.

Documentos legales de los años 11º y 12º de Nabonido registran afirmaciones juramentadas por la vida de Nabonido "y por la vida de Bel-sar-usur, el príncípe heredero".

De acuerdo con Daniel 5, después del impío banquete de Belsasar, los persas entraron en Babilonia, mataron al rey y adquirieron control sobre ella (octubre, 539 a. de J.C.).

BIBLIOGRAFIA: R. P. Dougherty, Nabonidus and Belshazzar, Yale Oriental Series, New Haven: Yale University Press, 1929.

BENI HASAN: (Arqueol. Bíblica). Las tumbas en las rocas de Beni Hasan, ubicada 272 kms. al sur del Cairo, se extendían por varios kilómetros a lo largo de los riscos del banco oriental del Nilo. Las tumbas de más al norte datan de la segunda y tercera dinastías, y las que se encuentran más al sur pertenecen a la quinta dinastía. Otras tumbas en el área datan de la décimatercera dinastía. De particular interés es, sin embargo, una serie de tumbas de la décimasegunda dinastía que comprenden la necrópolis de los nobles y oficiales de la provincia Oryx excavadas desde 1902 hasta 1904.

En total, hay 39 tumbas de la monarquía media en Beni Hasan, 12 de las cuales mencionan los nombres de aquellos por quienes fueron hechas. Ocho de éstos fueron capitanes de los monarcas; 2, príncipes; uno, el hijo de un príncipe y otro, un escriba real. Las tumbas estaban cortadas en la piedra caliza y fueron decoradas con algunas de las muestras más finas del arte egipcio.

Luchadores, bailarines y muchachas jugando pelota están representados con un naturalismo que sólo puede compararse con el de los griegos en su más alta expresión de pintura de jarrones.

Beni Hasari tiene la tumba número 3 que pertenece a Khnumhotep y contiene la famosa pintura de un grupo de 37 semitas llegados a Egipto con mercancías para comerciar. Los hombres tienen pelo negro y barbas puntiagudas. Usan trajes largos y portan arcos y arrojan palos. Su líder es identificado como lbsha, "el gobernador de una tierra extranjera". La inscripción dice: "La remesa, que contenía pintura para los ojos, la cual le fue traída por 37 asiáticos."

W. F. Albright ha señalado que los semitas viajeros eran trabajadores de metal, un recordatorio de la ocupación de Tubal-Caín (Gn. 4:22).

La pintura data del año 6º de Senuset II (ca. 1892 a. de J.C.). Esto nos da un vislumbre auténtico del vestido y apariencia de los semitas durante la edad patriarcal.

BIBLIOGRAFIA: Newberry, P. E., Beni Hasan I, London, 1893; ANEP No. 3.

BEROSOS: (Arqueol. Bíblica). Berosos era un sacerdote de Marduk en Babilonia bajo Antíoco I (281-161 a. de J.C.). Era contemporáneo del sacerdote egipcio *Manetho, y los dos sacerdotes rivalizaron en proclamar la grandeza y antigüedad de sus respectivos territorios. Berosos preservó ciertosmitos mesopotámicosantiguos relativos a la creación del mundo (véase Enuma Elish) y la historia de los comienzos de su pueblo. Los escritos originales de Berosos no se han conservado; pero ciertos fragmentos son citados por Josefo y Eusebio de Cesarea, el historiador de la iglesia.

QDAP Quarterly of the Department of Antiquities in Palestine
ANEP Ancient Near East in Pictures, J.B. Pritchard, ed

BETANIA: (Arqueol. Bíblica). La moderna El 'Azariyeh, sobre la falda oriental del monte de los Olivos, en el camino de Jerusalén a Jericó, es el sitio de la Betania bíblica. La tumba tradicional de Lázaro fue mencionada en el año 333 d. de J.C., por un peregrino de Bordeaux. Para llegar a la tumba, el visitante desciende 24 escalones los que fueron cortados en la roca en 1613. Los franciscanos han excavado parte del sitio de la antigua villa de Betania.

EXCAVACIONES EN BET-EL, revelan las paredes de una casa del tiempo de los Jueces. Cortesía de Matson Photo Service.

BIBLIOGRAFIA: S. J. Saller, Excavations at Bethany (1957).

BETEL: (Arqueol. Bíblica). Las ruinas de la antigua Betel han sido identificadas sobre el lado norte de la villa árabe de Beitin donde W. F. Albright hizo sondeos durante 1927 cuando era director de las Escuelas Americanas de Investigación Oriental en Jerusalén. Excavaciones a escala completa fueron conducidas desde julio hasta septiembre, 1934, por Albright y J. L. Kelso del Pittsburgh-Xenia Theological Seminary (ahora Pittsburgh Theological Seminary).

El nivel más antiguo contiene una muralla y casas de la última edad del bronce con una de las mejores construcciones de ese período hasta ahora descubiertas en Palestina. Esta era la Betel de la edad de los patriarcas bíblicos. Se piensa que su ocupación empezó ca. 2200 a. de J.C. Durante el siglo XIII la ciudad cananea fue destruida en una tremenda conflagración que dejó ruinas de un espesor de un metro con ochenta centímetros en algunos lugares. Albright atribuye esto a los israelitas en la época de la conquista de Palestina. Los niveles israelitas que siguen son inferiores a la ciudad cananea. Dos veces Betel parece haber sido quemada por los filisteos u otros de los primeros enemigos de Israel. La ciudad del siglo IX -la época de Jeroboam I- fue construida mostrando evidencias de un trabajo más fino que aquel de los comparativamente primitivos niveles israelitas antiguos. A comienzos del siglo VI la ciudad fue nuevamente quemada, esta vez por los ejércitos de Nabucodonosor. Por un tiempo el sitio estuvo desocupado, pero una humilde villa se construyó allí durante el período persa. Vespasiano la capturó en el año 69 d. de J.C., pero fue de nuevo ocupada como ciudad romana continuando su desarrollo hasta la conquista árabe.

BETESDA, EL ESTANQUE DE: (Arqueol. Bíblica). Se menciona a Betesda una sola vez en el Nuevo Testamento (Juan 5:2). Pero Josefo no dice nada de Betesda en su descripción de la Jerusalén del siglo I (véase Guerra V, iv 1-4). Además, mientras algunos textos griegos antiguos dicen " Betesda", otros dicen "Betsaida" ("casa del pez"), "Bethzatha" ("casa de olivas") o Belzetha.

Eusebio dice "Besatha" en su Onomasticon Josefo menciona un promontorio con el nombre de Bethzatha ubicado al norte del templo.

I. El Significado del Nombre Betesda . El rollo de cobre de la cueva 3 del Qumrán (descubierto en 1952) permite a los estudiantes bíblicos modernos escoger entre estas confusas variantes, y esta nueva evidencia brinda la clave para determinar también el significado del nombre. El rollo de cobre menciona 64 lugares diferentes donde se supone que estaba ubicado un tesoro escondido.

Los lugares de escondite 57-60 están ubicados en y alrededor de un doble estanque conocido como BethEshdatain. El texto lee:

Nota:

d. de después de Jesucristo

(57) Cerca, en Beth-Eshdatain, en el estanque donde usted entra en una pequeña cuenca: una caja de áloes de resina de madera de pino blanco (y un jarrón). (58) Precisamente cerca, en la entrada occidental al alojamiento del triclinium (donde se halla) la plataforma para la estufa portátil, cerca de (…): novecientos (talentos de plata), cinco talentos de oro. (59) Sesenta talentos: rodeando desde el lado occidental debajo de una piedra negra. (60) Cerca, bajo el dintel de la cisterna escalonada; 42 talentos.

Véase J. T. Milik, "The Copper Document from Cave III of Qumran," Annual of the Department of Antiquities of Jordan IV and V (1960) 142; véase también Petites Grottes ("Minor Caves"), Discoveries in the Judean Desert, III 297 y sigtes.; véase también Joachim Jeremias, "The Copper Scroll from Qumran," Expository Times, LXXI (mayo 1960), 227, 228.

EL TEMPLO DE SANTA ANA, en Jerusalén. Excavaciones adyacentes al templo han revelado un estanque considerado hoy como el estanque bíblico de Betesda.

Así, como señala Jeremias, " Beth Eschdathajin es una forma dual de Betesda, la cual (de acuerdo con lo encontrado por la arqueología) da la información de que el sitio de Betesda comprendía dos estanques." La lectura correcta "Betesda" ha sido establecida por esta nueva evidencia. Al mismo tiempo, la antigua teoría de que "Betesda" si gnificaba "casa de misericordia" debe ser abandonada. La teoría, por algún tiempo controversial, de que el nombre se derivaba del hebreo Beth' Ashda, "lugar de estanques" o "aguas desbordantes" (sugerida por Reland y respaldada por Conder, véase E. W. G. Masterman, " The Pool of Betesda ", Palestine Exploration Fund Quarterly Statement (1921), pág. 92) es así fortalecida. Además, la teoría de Robinson, Conder y Masterman de que Betesda estaba ubicada bajo la Fuente de la Virgen (Gihón) que le suministraba agua debe ser rechazada.

II. La Identificación, Arreglo y Tiempo de Construcción del Estanque de Betesda . La presente fotografía servirá para dar, de una manera general, el plano y arreglo del estanque de Betesda.

La erudición contemporánea acepta generalmente la identificación de los estanques excavados de la lglesia de Santa Ana en Jerusalén, sobre la derecha (norte) al entrar por la puerta de San Esteban, como el sitio correcto. Otros lugares sugeridos para Betesda son: (1) el Israel Birket (el área norte del templo en el sur al entrar por la puerta de San Esteban), 110 por 38 mts. de tamaño; (2) los estanques bajo el convento de las hermanas de Sion; (3) un estanque agregado que estaba relacionado con Gihón ya fuera Siloé o un estanque cerca a Gihón mismo. Ya para el tiempo de Eusebio se hacía referencia a Betesda como teniendo dos estanques: "Bezatha, un estanque en Jerusalén, que es (¿IIamado?) la oveja, antiguamente tenía cinco portales." Este es ahora identificado con dos estanques, de los cuales uno era llenado por las lluvias regulares, mientras que el agua del otro es de un color barroso - una señal, se dice, de los cuerpos muertos de los sacrificios que fueron antiguamente lavados allí antes de ser ofrendados, por lo cual es llamado probatike ("lugar de las ovejas"). Esta mención de los dos estanques en Betesda por Eusebio y otros escritores antiguos encaja perfectamente con el trabajo arqueológico moderno realizado allí.

El Peregrino de Bordeaux (que se escribió ca. el año 333 d. de J.C.) también se refiere a estos 2 estanques (piscinae gemellares). El trabajo de excavación hecho durante las décadas (iniciado en 1880), por los "padres blancos" de la lglesia de Santa Ana para recuperar la antigua localidad y arreglo de Betesda, es un verdadero servicio a la erudición bíblica. Una inscripción en hebreo pobremente hecha encontrada en el sitio sirve para indicar que la construcción de los estanques precedió al período adriánico ya que Adriano expulsó a los judíos de Jerusalén después del año 135 d. de J.C. El estilo de la arquitectura indica que los estanques fueron construidos durante el período de Herodes el Grande o al menos, remodelados entonces. Fue construido un templo sobre los estanques en el período bizantino (siglo V).

Nota:
mts. metros

III. Betesda Como un Lugar de Sanidad: El pasaje que trata del ángel que mueve las aguas es una interpolación (Juan 5:3b, 4) y no aparece en los mejores textos. Aun así, Betesda era claramente un lugar para los enfermos que esperaban encontrar allí la sanidad para sus enfermedades. Se le consideró de la misma manera que eran considerados en otras partes los templos al dios pagano Esculapio. La miniatura de un pie ofrendado, dedicado por una cierta Pompeya Lucia, posiblemente en ocasión de la restauración de su pie enfermo, se encontró en Betesda y está ahora en la sección judía del Museo del Louvre. Tales réplicas eran comúnmente colocadas en los templos de Esculapio el dios griego de la salud.

BIBLIOGRAFIA: J. Jeremias, Die Wei derentdeckung von Bethesda, Gottingen, Vandenhoeck and Ruprecht, 1949. Véase su bibliografía tan útil en la pág. 27 para fuentes más antiguas. C. R. Conder, PEFQS, 1888, 115-134; A. M. Schneider, Beitrage zur biblischen Landes und Altertumskunde, 68, 1951, 282; M. Avi-Yonah, Views of the Biblical World, The New Testament, Jerusalem, International Publishing Company, 1961, pág. 142.

BET-HAQUEREM: (Arqueol. Bíblica). La primera referencia a Bet-haquerem, que significa "Casa del viñedo", es Josué 15:59b (de acuerdo con la Septuaginta; el pasaje no se encuentra en el TM), donde Karem aparece junto con Belén, Etam, Bet-sur y Tecoa en el décimo distrito de Judá. Esto colocaría a Bethaquerem al sur o suroeste de Jerusalén. De igual manera, Jeremías parece indicar que Bethaquerem estaba situada en un punto ventajoso desde el cual las señales de fuego podían ser vistas desde Jerusalén y tal vez también desde Tecoa (Jer. 6:1). En los días de Jeremías un gobernador de distrito residía allí (Neh. 3:14). Una tradición misnaíca indica que las piedras para el altar fueron labradas de territorio virgen en el valle de Bethaquerem ya que no se permitía que herramienta alguna las tocara (Middoth iii. 4; compárese Ex. 20:25, Dt. 27:5). La lista de tesoros escondidos en el Rollo de Cobre del mar Muerto (véase sobre los Rollos del mar Muerto) menciona que Bet-haquerem estaba ubicada un poco antes de la tumba de Absalón que estaba en el Valle del Rey (2 S. 18:18; J. T. Milik, "Le rouleau de cuivre de Qumran (3Q 15)", RB 66 (1959), pág. 327). En otro de los Rollos, el Génesis Apócrifo, el Valle del Rey se identifica con el Valle de Bet-haquerem (N. Avigad y Y. Yadin, A Genesis Apochryphon, The Magnes Press, Jerusalén, 1957, pl. xxii, líneas 13-14). San Jerónimo, comentando sobre Jeremías 6:1, dice que el lugar llamado Bethacharma en hebreo estaba ubicado en un monte entre Jerusalén y Tecoa.

EL PROMONTORIO DE BETSAN mirando hacia el valle del Jordán. Cortesía Religious News Services.

Ninguna de estas referencias favorece la identificación de Bet-haquerem con la villa de 'Ain Karim que está al oeste de Jerusalén. Esta última villa está en una colina baja rodeada por otras colinas más altas. Además, ningún tell se ha encontrado allí. Por otra parte, todas apoyan la sugerencia de que el Bethaquerem bíblico estaba en las cercanías del moderno *Ramat Rahel, entre Jerusalén y Belén, ambos pueden ser vistos desde su cima. Hoy, como en el pasado, sus faldas y las colinas adyacentes constituyen un lugar excelente para la viticultura.

Nota:
RB Revue Biblique

BET-SAN: (Arqueol. Bíblica). El pueblo de Bet-sán estaba situado en la confluencia del valle de Jezreel y el valle del Jordán y era contado con las ciudades de Taanac, Dor, Ibleam y Meguido en la lista de ciudades de Manasés (Jue. 1:27). La villa moderna de Bets?n mantiene el nombre, mientras que el sitio antiguo está representado por un tell conocido como el Tell el-Hosn . El sitio puede ser identificado tanto por su situación geográfica en el Antiguo Testamento como por dos textos egipcios encontrados durante algunas excavaciones, donde se menciona el nombre. De otra manera, el nombre ocurre con diversas variaciones lingüísticas en egipcio, acadio y hebreo en documentos del siglo XV a. de J.C. y más adelante.

I. Investigación Arqueológica . El sitio fue excavado por la Universidad de Pensilvania bajo la dirección de C. S. Fisher (1921-23), Alan Rowe (1925-28) y G. M. Fitzgerald (1930-33). En un punto un sondeo profundo reveló una colonización que se remontaba al cuarto milenio a. de J.C.

Había allí una ciudad importante cananea en la edad inferior e intermedia del bronce. Durante el período de 3300 a. de J.C. hasta 1500 a. de J.C., la evidencia disponible indica que la ciudad no estaba amurallada.

Las principales excavaciones tenían que ver con los niveles IX a I, extendiéndose desde el siglo XIV a. de J.C. hasta los tiempos islámicos.

II. Niveles de Ocupación . El nivel IX, que data probablemente del siglo XIV a. de J.C., estaba ocupado por una guarnición egipcia y desde ca. el tiempo de Amenhotep III (1390-1353), estaba protegido por una ciudad amurallada. La puerta de entrada estaba parcialmente construida de piedra. Un templo inmenso dedicado a "Mekal el Señor (Baal) de Bet-sán" fue encontrado aquí con una variedad de implementos de templo y los restos de un buey que había sido sacrificado.

OBJETO DE CULTO QUE REPRESENTA SERPIENTES Y PAJAROS del Templo Sur de Bet-sán, nivel 5. Cortesía del Museo de la Universidad, Filadelfia.

Sin embargo, la influencia egipcia se inició en el siglo XV a. de J.C., por Thutmose III, y se refiere a esta ciudad entre las ciudades en el alto Retenu, la cual ocupó después de la batalla de Meguido ocurrida ca. 1468 a. de J.C. Sus escarabajos han sido encontrados en la ciudad. Una de las *Cartas de Amarna del siglo XVI a. de J.C., se refiere al refuerzo de la guarnición allí (EA 289 en ANET ., ed. por J. B. Pritchard, Princeton, 1955, pág. 489).

El nivel VIII data de finales del siglo XIV en los días cuando Seti I de Egipto estaba buscando la restauración del control egipcio en el Asia occidental. El ocupó Bet-sán en su primer año. Dos de sus *estelas reales se encontraron en este nivel, una de las cuales se refiere a un ataque en Betsán por algunos pequeños reyes vecinos mientras que la otra se refiere al choque con el pueblo Apiru . (Véase HABIRU.)

El nivel VII (siglo XIII a. de J.C.) contenía un templo de Ramesés II (ca. 1290-1224 a. de J.C.) en el cual los excavadores encontraron una estela representando una diosa con un sombrero de dos cuernos. Este templo existió a través del nivel VI que se remonta probablemente al siglo XII a. de J.C., la época de Ramesés III (ca. 1198-1167 a. de J.C.). Una estatua sentada de este faraón puede haberse puesto allí, originalmente, para conmemorar su victoria sobre los "pueblos del mar" en Galilea ca. el año 1182 a. de J.C. A este mismo período pertenecen un número de ataúdes de arcilla antropoides que fueron encontrados en el cementerio de la ciudad. Se encontraron ataúdes similares en las áreas filisteas de más al sur. Algunos escritores, por lo tanto, han señalado que los egipcios usaron tropas mercenarias filisteas en Bet-sán. De cualquier modo, Bet-sán fue demasiado fuerte para que los israelitas la tomaran (Jos. 17:11, 16; Jue. 1:27). Cuando Saúl fue muerto por los filisteos en la batalla del monte Gilboa, su armadura fue colocada en la casa de Astarot, y su cuerpo, junto con los cuerpos de sus hijos, fue colocado en la muralla de Bet-sán (1 S. 31:10, 12).

En el nivel V (ca. siglo XI) 2 templos fueron descubiertos; al sur, uno dedicado al dios Reshep y el otro, a la diosa Antit. A éstos se refiere 1 S. 31:10.

No se sabe por seguro cuándo Bet-sán cayó en manos de los israelitas, aunque probablemente fue en el tiempo de David. En el tiempo de Salomón la ciudad fue considerada junto con *Meguido y *Taanac en el distrito de impuestos de Baana, hijo de Ahilud (1 R. 4:12). La ciudad de esos días está representada por el nivel IV. Esta fue atacada por Sesonk I (Sisac) en los días de Roboam I (1 R. 14:25), ca. 925 a. de J.C. Sesonk registró el hecho en su templo de Karnak, en Egipto.

De allí en adelante, Bet-sán estuvo deshabitada hasta los tiempos helenísticos, cuando se le llamó Escitópolis (nivel III). El nivel II del tell y de las tumbas cortadas en la roca en el lado norte del valle contenía evidencia de las últimas ocupaciones helenística y romana, mientras que el nivel I contenía los restos de la muralla de la ciudad restaurada, los restos de un templo cristiano circular y el extensivo piso de mosaico con muchas inscripciones que anteriormente pertenecieron a un monasterio fundado en el siglo VII d. de J.C. La ciudad cayó finalmente en manos de los árabes en el año 636 d. de J.C.

BIBLIOGRAFIA: Publications of the Palestine Section of the Museum of the University of Pennsylvania (1930-40). I. A. Rowe, The Topography and History of Beth-shan (1930). II. A. Rowe, Beth-shan, Four Cananite Temples (1940). III. G. M. Fitzgerald, Beth-shan Excavations 1921-23, Arab and Byzantine Levels, 1931. IV. G. M. Fitzgerald, Sixth Century Monastery, 1939. W. F. Albright, "The Smaller Beth-shan Stele of Sethos I, (1309-1290 B.C.)," BASOR, 125, 1952, págs. 24-32.

BET-SAN: (Arqueol. Bíblica). Véase BET-SAN.

BET-SEMES: (Arqueol. Bíblica). De acuerdo con Josué 15:10 Bet-semes era una ciudad ubicada en el límite norte del área tribal de Judá, entre Quesalón en las colinas y Timna cerca de Ecrón, en la llanura costera.

Sin embargo, su nombre no es israelita, sino mucho más antiguo. Como "la casa del sol" evidentemente designaba una ciudad donde en una ocasión hubo un templo al dios sol. En Jos. 19:41 se le llama "Ir-semes", "ciudad del sol".

I. Identificación e Historia . Eusebio en su Onomasticon (Bethsamis) la identificó, en el cuarto siglo d. de J.C., con un sitio a 16 kms. de Eleuterópolis (Beit Jibrin) en la dirección de Nicópolis hacia el "oriente". La ciudad de Gezer posteriormente, de la misma fuente, se dice que estaba al norte de Nicópolis. Por lo tanto, es difícil entender la referencia de Eusebio al "oriente", a menos que sea un simple error. De cualquier manera, el sitio estaría seguramente en las vecindades de Sefela, entre Eleuterópolis y Gezer, con las ciudades de Zora, Zanoa y Jarmut muy cerca, ya que a ellas se les asigna aproximadamente la misma distancia que a Eleuterópolis.

En tiempos modernos, fue Edward Robinson quien identificó el antiguo sitio con un pequeño promontorio ubicado inmediatamente al oeste de una villa árabe llamada Ain Shems y más tarde conservó el antiguo nombre: "Aquí están los vestigios de una extensa ciudad antigua que consiste de muchos fundamentos y de restos de las antiguas murallas de piedra labrada." Este promontorio, una vez conocido por los árabes localmente como Tell er-Rumeilah yace en medio del amplio valle al que se le designó como el "valle de Sorek". La colina baja, a 250 mts. sobre el nivel del mar, sobre la cual se levanta está entre dos wadis, lechos de ríos secos que se llenan sólo en las temporadas de lluvia, los que se encuentran a corta distancia hacia el occidente del sitio. El que se encuentra hacia el norte es conocido por los árabes como el Wadi es-Sarar y el que se encuentra al sur como el Wadi Ill'n . Hacia la colina del norte que limita el valle, unos 125 mts. más elevada que el tell, está el sitio de Zora, el hogar de Sansón (el moderno Sar'ah). La antigua ciudad no era grande, tenía ca. 3 ha., en su cima. Este promontorio se levanta sólo algunos 30 mts. sobre los wadis. El valle era tan extenso y la naturaleza del sitio y su fuente de agua, siendo lo que era, el desarrollo de la ciudad aquí con defensas adecuadas del área era imposible. Entre ca. 1700 y 900 a. de J.C. fue erigida una ciudad fortificada, pero en la edad de bronce no pudo haber sido nunca el centro de una ciudad-estado. Esta estuvo probablemente siempre dependiendo de una ciudad más grande hacia el norte, oeste o sur. Durante el siglo X fue un punto de defensa y centro provincial del reino de Judá.

Nota:
BASOR Bulletin of American Schools of Oriental Research

SITIO DEL ANTIGUO BET-SEMES. Cortesía de Gerald Larue.

II. La Arqueología de la Ciudad . Bet-semes fue primeramente excavada por Duncan Mackenzie del Fondo de Exploración de la Palestina en 1911-12. Una muralla de la ciudad (en la edad de bronce), fue trazada a través de su curso alrededor de la ciudad y una puerta de la ciudad que pertenecía a ésta con tres entradas, fue excavada en el lado sur del tell. Cuatro estratos fueron distinguidos. El primero era de la edad de bronce terminando con la cesación de las importaciones micenas y chipriotas. La segunda ciudad estaba caracterizada por artículos filisteos, los cuales Mackenzie fue capaz de interpretor por primera vez y describir adecuadamente. La ciudad fue destruida por una conflagración que fue el rasgo más conspicuo en cada sección a través del tell.

La tercera ciudad se cree que contenía dos fases, la primera interpretada como terminando con la invasión de Senaquerib en el año 701 a. de J.C. y la segunda como la ocupación de nuevo en el " último período de Israel". El primer nivel de ocupación consistía de un monasterio bizantino en el extremo sudoriental del tell.

Cinco temporadas de excavación por la expedición del Haverford College, bajo la dirección de Elihu Grant, fueron conducidas en 1928-31 y 1933. Clarence S. Fisher sirvió como arquitecto y arqueólogo en 1929; Alan Rowe fue el arqueólogo en 1933. Informes preliminares de las primeras cuatro temporadas de trabajo fueron publicadas por Grant como: Beth-semesh, a Report of the Excavations Made in 1928 (Haverford, 1929); Ain Shems Excavations, Part I (Haverford, 1931), y II Parte (Haverford, 1932), la última mencionada siendo un registro condensado de objetos. Parte III apareció bajo el título Rumeileh (Haverford, 1934), era un informe de las excavaciones de 1933. Las partes II y III contienen los únicos planos de la excavación que fueron publicados.

En 1937, después de consultar con W. F. Albright, Grant invitó a G. Ernest Wright por un período de seis meses para preparar un informe completo del trabajo. Este fue publicado como Ain Shems Excavations, partes IV y V (Haverford, 1938-39). El primero es el volumen condensado del segundo y el tamaño comparativamente pequeño del todo representaba lo que podía hacerse en el tiempo disponible y con los registros sobrevivientes. El reporte sumario fue posible únicamente a causa del trabajo estratográfico de Alan Rowe en 1933 junto con su extensa selección del registro cuidadoso de la cerámica. En 1961, esta valiosa colección fue cambiada de Haverford College a su lugar permanente en el Museo de la Universidad en Filadelfia. En los sectores excavados en 1931 y 1933 y en la sección central del promontorio las fases del estrato II fueron mejor conservadas que a lo largo de la porción occidental excavada en 1929-30. El resultado fue una confusión en la numeración de la estrata en los informes preliminares que fueron corregidos en AS, V, pág. 15.

Notas:
ha. hectárea(s)

Excepto por ocasionales implementos de pedernal neolíticos y calcolíticos los que aparecieron en un contexto posterior, la primera ocupación del sitio fue durante las irrupciones de la primera parte de la edad de bronce media. Este material, junto con cascos de la II parte de la edad intermedia del bronce fue hallado sobre la superficie de la roca o suelo virgen y se le dio la designación de "Estrato VI".

Estrato V fue el período de los hiksos de la edad II B y C del bronce intermedio (la última parte del siglo XVII hasta la mitad del siglo XVI). En este tiempo una pared de la ciudad bien construida fue levantada alrededor de la cima de la ciudad sobre roca de aproximadamente 2, 20 a 2, 4 mts. de ancho, cuyo curso más bajo consistía de grandes peñas, algunas casi de un metro de espesor. La parte superior de la muralla era de ladrillo sobre los fundamentos de piedra, se han encontrado en excavaciones masas de éste. La puerta de la ciudad de tres entradas es un ejemplo comparativamente pequeño del tipo típico de la edad del bronce (APEF I, pág. 90, Fig. 28; II, pl. 3). Tres torres fueron descubiertas, una al noreste, otra al oriente y la restante al suroeste. Estas protegían puntos críticos en el plan de fortificación, aunque por lo menos una de ellas, la del suroeste, es una adición posterior, mientras que la occidental fue reconstruida, por lo menos, una vez después de la destrucción. Tres tumbas, números 9, 17 y 13 que datan de la última parte del siglo XVIII hasta la mitad del siglo XVII parecen preceder a la muralla de la ciudad. Otra tumba, No. 12, de los siglos XVII a XVI es tal vez contemporánea con ésta. Si esto es así, entonces la muralla no fue levantada antes de la mitad o segunda parte del siglo XVII. Este tipo de fortificación en el período sugiere que debajo de ésta a lo largo de la falda del tell había un glacis y una muralla más baja construida contra el promontorio pero se hizo insuficiente trabajo a lo largo de las brechas como para recobrarlo. Fue excavada una buena casa erigida contra un terraplén en la muralla occidental.

En 1933 Rowe incluyó en V lugar un grupo pequeño que contenía utensilios de bicromo de principios del siglo XV. Esto podría significar que la destrucción de la ciudad del bronce intermedio no había sido mucho antes de ca. 1500 a. de J.C., en el caso más antiguo. Estos pocos lugares, sin embargo, pueden contener materiales mezclados con los estratos V y IV. En verdad, parece más posible que el fin de la ciudad V ocurriera en la reconquista de Palestina por Egipto durante la mitad del siglo XVI, tal dato sería más de acuerdo con otra cerámica encontrada en el estrato.

Un período más próspero en la historia de la ciudad fue el del estrato IV en la edad del bronce superior. Las ruinas de éste alcanzaron a casi dos metros de profundidad. Dos fases estaban presentes: una desde el siglo XV y principios del XIV y otra desde los siglos XIV hasta el XIII. Un edificio grande fue recuperado en la fase segunda, un cuarto del cual contiene 2 hornos de fundición de ladrillo con aberturas en los lados por las cuales el aire podía forzarse en el fuego con un soplete. Cerca había una caldera de un tipo diferente, larga, estrecha y probablemente abierta; estaba llena con cenizas y gotas de escoria cristalizada adherida a sus paredes laterales. Numerosas cisternas fueron por primera vez excavadas en la roca, con gargantas estrechas construidas a través de las ruinas del nivel de ocupación. Cada una tenía una pequeña depresión en el centro como un hueco de sumidero. El número de las cisternas era tal que uno puede deducir la invención de un cemento suficientemente eficiente para conservar el agua sin filtrarse a través de la roca. Los objetos más interesantes encontrados fueron una tableta escrita en la escritura cuneiforme ugarítica, los signos impresos en ésta hacia atrás (AS III, Pl. XXM y p. 29 Fig. 2A) y un ostracón que ostentaba letras en alfabeto cananeo antiguo (AS I, Pl. X). Las tumbas 10 y 11 conservan una fina serie de cerámica del siglo III que corresponde al fin de la era de la ciudad IV.

Nota:
APEF Annual of the Palestine Exploration Fund

La ciudad del estrato IV fue destruida a fines del siglo XIII o a principios del siglo XII, pero la información no es suficientemente precisa para identificar a aquellos que la conquistaron. Dos silos, los números 515 y 530, contienen cerámica del período transicional (ca. 1200 a. de J.C.) y están después que el IVb pero antes que la ciudad III que fue construida sobre ellos. Estos sugieren la misma fase pre-filistea de la edad de hierro I como lo hace el Tell Beit Mirsim B de Albright de donde se deduce que la ciudad IV fue destruida a finales del siglo XIII, presumiblemente por los israelitas cuya vida está representada en estos silos.

De cualquier manera el estrato III, con ruinas de aproximadamente un metro de profundidad, contiene una fina colección de objetos filisteos. Esta fue una época de florecimiento para la ciudad. La muralla de la ciudad del lado occidental había sido destruida, pero fue reparada en esta época. Las casas fueron construidas muy modestamente pero fue encontrada una gran residencia con patio. Había evidencia de fundición de cobre como la que fue encontrada en la ciudad IV, con calderas en la dirección de norte a sur para recibir el viento occidental y fueron recuperadas porciones de varios sopletes de cerámica. Esta fue una época en que se edificaban cisternas debajo de las casas privadas, como había sido la edad anterior. Esta evidencia de prosperidad, junto con la ubicación geográfica de la ciudad y su cantidad de cerámica filistea, indica que estaba bajo el dominio político y económico de los filisteos, a pesar de la población israelita. Dado que sabemos que durante la segunda parte del siglo XI la fina cerámica filistea había dejado de fabricarse, se debe deducir que la terrible destrucción que redujo la ciudad a escombros ocurrió a más tardar a principios del tercer cuarto del siglo XI. Si esto fue así, entonces se puede deducir que Bet-semes tuvo que haber sido destruida violentamente por los filisteos poco tiempo después de la destrucción de Silo y de la toma posterior del arca de Bet-semes a Quiriat-Jearim (1 S. 6:1-7:2). Las cantidades de cerámica filistea fueron así encontradas porque la ciudad fue destruida en el tiempo en que los fragmentos rotos de los utensilios fueron conservados en grandes cantidades dentro de capas gruesas de los escombros de la destrucción.

La ciudad del estrato lla se remonta a la primera parte del siglo X a. de J.C., cuando la ciudad había sido reconquistada por el gobierno davídico de Israel. Una reparación casamata de la muralla de la antigua ciudad se encontró, las dimensiones de las murallas y casamatas son tan semejantes a las del Tell Beit Mirsim (Debir) que se debe deducir que la erección de ambas tuvo una dirección común. Una gran residencia para el gobernador del distrito fue erigida y vuelta a usar en períodos posteriores, aunque nunca ha sido completa o cuidadosamente excavada. Al sureste de la residencia del gobernador se encontraba un granero del gobierno aún más grande, consistente en 3 largos cuartos paralelos rodeados de paredes bien construidas de 1, 50 a 1, 75 mts. de espesor. La residencia está elevada y pudo haber sido construida sobre un relleno (¿millo?), como lo fue la residencia de una época y tipo similar en Laquis y también una pieza de construcción mayor en Jerusalén. Bet-semes, sin duda, era un centro de la administración provincial de la monarquía unida de Israel y las estructuras antes mencionadas dan evidencia de ese hecho. La confirmación adicional de la naturaleza poco común de estas instalaciones es un gran silo forrado en piedra para el almacenaje de granos encontrado al oriente de la residencia, pero dentro de sus recintos. Su diámetro tenía ca. 7, 50 metros sobre el eje N-S y 6, 50 metros sobre el E-O. Estaba forrado a una profundidad de ca. 4 metros y la base de piedra aparece a los 5, 70 metros. Si el piso de la estructura estaba ya sea entre estos 2 puntos o sobre la base de roca, no se registra. Si este gran silo fue levantado en la lla o llb, es también desconocido. Su tamaño es tal, sin embargo, como para sugerir un uso oficial en vez de privado.

La ciudad lla parece haber sido quemada, por lo menos en las secciones donde se encontró. Sin embargo, la cerámica del estrato es semejante en tipo a mucha de la cerámica común encontrada en las capas de la destrucción del estrato III. Parece ser más antigua que la parte del siglo X, cuando la cuerda bruñida y la espiral de tinta roja eran la decoración común para los tazones. Consecuentemente, el escritor afirmó, en 1937-38, que una breve interrupción en la vida de la ciudad al fin de lla debió haber sucedido ya fuera en la parte final del reinado de David o en la primera parte del reinado de Salomón- esto es, antes del fin de Tell Beit Mirsim B3 y la invasión de Sisak (ca. 918 a. de J.C.). Sólo posteriores excavaciones con nuevos métodos de excavación pueden determinar si esta conclusión es correcta.

Estrato IIb y c son separaciones artificiales del escritor de los horizontes de cerámica sin una correlación arquitectónica clara. Después del siglo X es muy evidente que el sitio estuvo ocupado por una villa sin fortificación. Los remanentes del edificio del siglo VII son tan incoherentes y erosionados que muy poco se puede deducir de ellos. Cantidades de cerámica desde finales de la edad de hierro II indican, sin embargo, que el sitio fue destruido con la captura babilónica de Judá, presumiblemente en el año 587 a. de J.C. Las casas del período que abarca entre los siglos X y VIII fueron publicadas como en un mismo nivel y una estructura ocasional estaba bien preservada (AS, V, págs. 71 y sigtes.). En el lado occidental, el mapa de la ciudad establecida en el tiempo del estrato lla y continuada posteriormente, muestra casas construidas alrededor del límite del promontorio y con el frente hacia adentro sobre una calle que se convertía en un semicirculo grande dentro del área ocupada. Las evidencias de reconstrucción son abundantes en las casas, pero no pueden ser fechadas. De la expedición de 1933 una gran cantidad de cascos de la última parte del siglo X y primera parte del IX fueron recuperados, indicando una interrupción en la vida de la ciudad en este tiempo, tal vez ocasionada por la invasión de Sisac. En verdad, puede decirse que hay poca publicación de la ciudad que requiera una fecha del siglo IX. De cualquier manera, es claro que Roboam no consideró el sitio lo suficientemente defendible como para ayudar en la protección de Judá, porque él fortificó a Zora en su lugar (2 Cr. 11:10). De la información que sobrevive de la excavación, lo más sabio es afirmar que la historia exacta de la ciudad entre ca. 950 y 587 a. de J.C., no puede ser reconstruida. El trabajo en cobre continuó y se recuperaron tinas para el aceite de oliva y las industrias del teñido. Sin embargo, la actividad económica más importante es seguramente la de vino; han sido descubiertos gran número de lagares. Una serie de tumbas finas del período del estrato II fueron excavadas por Mackenzie. La tumba I es la más antigua, del siglo X a. de J.C. Otras pertenecen a los siglos VIII-VII. Las últimas son excelentes ejemplos de las últimas tumbas judías: un cuarto en la falda de la roca, penetrado por una puerta cuadrada cortada en la roca, con gradas que conducen hacia adentro y con bancas para el funeral en los tres lados. Al fondo se excavó un "silo" o "depositorio", tal vez como un lugar para almacenar huesos antiguos cuando se hacían nuevos entierros. La entrada estaba sellada con una piedra que encajaba bien y que tenía sus bordes cuidadosamente acabados para acoplarse exactamente. La característica poco común del grupo principal de las tumbas de Mackenzie es que forman un grupo familiar coherente que se abre alrededor de un área central. Se encontró en la ciudad el número acostumbrado de sellos de los siglos VIII-VII y agarraderas de los jarros con estampados reales. De especial interés era la agarradera estampada con la inscripción: "I'lyqm (n) 'r ywkn, "Que pertenece a Eliacim, mayordomo de Joaquín (Xawkin)." Fue sellada con el mismo sello que otras dos agarraderas que fueron halladas por Albright en Tell Beit Mirsim.

BIBLIOGRAFIA: Elihu Grant, Beth Shemesh (Palestine), Biblical and Kindred Studies, Haverford, Pa., 1929. Frank M. Cross, Jr. and G. Ernest Wright, "The Boundary and Province Lists of the Kingdom of Judah", JBL LXXV, 1956, págs. 202-226. E. Grant and G. E. Wright, Aim Shems Excavations, I-V, Haverford, 1931-39.

BET-SUR: (Arqueol. Bíblica). Bet-sur o Betsura, ha sido identificada con Khirbet et-Tubeiqah, siete kilómetros al norte de Hebrón en una montaña de 992 metros sobre el nivel del mar. Durante los tiempos helénicos Bet-sur fue una estratégica fortaleza fronteriza entre Judea e Idumea.

O. R. Sellers y W. F. Albright excavaron parcialmente en Bet-sur en una serie de campañas que comenzaron en 1930. La ciudad parece haber sido fundada durante el siglo VII a. de J.C. Tenía fortificaciones masivas similares a las del período de los hiksos en Betel y Siquem. Bet-sur fue destruida en el siglo XV, tal vez durante las campañas de faraón Thutmose III. Permaneció sin ser ocupada hasta la conquista israelita que ocurrió en la primera parte del siglo XI. Los israelitas volvieron a usar las paredes y los edificios de la antigua ciudad, pero para mediados del siglo XI la ciudad fue destruida nuevamente, tal vez por los filisteos. Hay una brecha de ocupación durante los siglos X y XI, pero mucho del material que ha sido descubierto data de los siglos VIII y VII. La ciudad fue destruida de nuevo, tal vez durante la invasión de Nabucodonosor a Palestina. Poca evidencia del período persa ha sido descubierta, pero el sistema monetario posibilita trazar su historia durante los Tolomeos y Seleucos. Los primeros seis Tolomeos y la mayoría de los Seleucos están representados en las monedas de Bet-sur. La ciudad fue un fuerte de los Macabeos, pero parece haber sido abandonada ca. 100 a. de J.C. Después que Juan Hircano la anexó a Idumea, Bet-sur perdió su significado como guarnición militar.

BIBLIOGRAFIA: O. R. Sellers and W. F. Albright, "The First Campaign of Excavation at Beth-zur", BASOR, 43, 1931, págs. 2-13; O. R. Sellers, "The 1957 Campaign at Beth-zur", BA, XXI, 1958, págs. 71-76.

BIBLOS: (Arqueol. Bíblica). La antigua Gebal, llamada Biblos por los griegos, estaba situada en la costa mediterránea ca. 32 kms. al norte de Beirut. Las ruinas del antiguo puerto fenicio sobre un pico que tiene a la vista el Mediterráneo, junto con la villa libanesa de Jebeil, una variante de la antigua Gebal, significa colina o pico.

Maurice Dunand inició la excavación de Biblos en 1919. Las excavaciones revelaron una sucesión de restos de los tiempos neolíticos hasta las cruzadas. Anteriormente, hacia el año 4000 a. de J.C., un pueblo que vivía en casas rectangulares de un solo cuarto se estableció en Biblos. Ellos enterraban a sus muertos cerca de los pisos enyesados de sus casas. Sus jarrones de cerámica estaban decorados con bandas labradas con huesos de arenque.

Durante el período entre 4000 y 3000 antes de J.C., el pueblo de Biblos enterraba sus muertos en grandes jarrones. Los excavadores encontraron huesos humanos, comida, cuchillos de cobre y joyas en los jarrones. Alrededor de 3100 a. de J.C. Biblos era un centro de influencia egipcia y los barcos que llegaron a ser conocidos como "viajeros de Biblos" surcaban el Mediterráneo entre Fenicia y Egipto. El pueblo de Biblos construyó templos a Baalat Gebal ("La Señora de Gebal") y a Reshep ca. 2800 a. de J.C.

JBL Journal of Biblical Literature
BA Biblical Archaeologist

Invasores amorreos estuvieron en el área a finales del tercer milenio a. de J.C. y ca. 2150 a. de J.C., Biblos fue quemada. Nuevos colonizadores trajeron su propia cultura y al poco tiempo, los contactos con Egipto fueron renovados. De este período viene un gran número de inscripciones silábicas modeladas a la manera de los jeroglíficos egipcios en cobre y piedra. Biblos aparece en los textos de *Execración como una indicación del hecho que sus reyes no siempre fueron amigables hacia Egipto. Durante el período Amarna, Rib-Addi de Biblos envió cincuenta cartas a Akhenatón rogándole ayuda contra sus enemigos antiegipcios y afirmando su propia lealtad al faraón.

EL ANFITEATRO ROMANO EN BIBLOS. Cortesía de Photo Sport, Beirut.

*Wenamon visitó Biblos (ca. 1100 a. de J.C.). En 1923 los excavadores descubrieron el sarcófago del rey Ahiram que es importante a causa de su inscripción con los caracteres alfabéticos fenicios primitivos.

La antigua Gebal fue llamada Biblos por los griegos porque allí observaron rollos hechos de papiro importado. Biblos significa "libro" y nuestro término Biblia se deriva de la misma palabra. En adición al papiro, los viajeros de Biblos trajeron oro, objetos de metal y perfumes de Egipto y regresaron con madera de cedro fenicia y aceites.

BIBLIOGRAFIA: R. Dussand, "Byblos et la mention des Giblites dans I'Ancien Testament", Syria IV, 1923, págs. 300 y sigtes.

BISITUN: (Arqueol. Bíblica). Treinta y dos kilómetros al oriente de Kermansa, en la vía principal a Teherán, está la villa de Bisitun o Behistun, famosa por el bajo relieve de Darío I (521-485 a. de J.C.) que está en su vecindad. El jactancioso rey tenía un registro de sus campañas grabado a 105 mts. sobre una fuente y a 30 mts. en el punto más alto de lo que un hombre pudiera ascender. Para asegurarse que su inscripción no fuera borrada por generaciones posteriores, Darío evidentemente había destruido el ascenso a la inscripción después que el trabajo fue terminado.

En 1835, Henry Rawlinson, un oficial británico estacionado cerca de Bisitun, empezó la ardua tarea de copiar la inscripción. Arriesgando su vida en el proceso, continuó hasta 1847, cunado el trabajo fue terminado. Para copiar las líneas superiores Rawlinson tuvo que pararse en el último escalón de una escalera, balanceando su cuerpo con el brazo izquierdo y sosteniendo su cuaderno de notas con su mano izquierda mientras escribía con la mano derecha.

En 1904, el Museo Británico envió a L. W. King y a R. Campbell Thompson a Bisitun para examinar y revisar las lecturas de Rawlinson y para hacer nuevas copias de la inscripción. Un estudio posterior fue hecho en el otoño de 1948 cuando George C. Cameron hizo copias frescas de la inscripción bajo los auspicios de las Escuelas Americanas de Investigación Oriental y de la Universidad de Michigan. (Véase W. C. Benedict y Elizabeth von Voightlander, "La inscripción de Darío en Bisitun, Versión Babilónica, Líneas 1-29", J.C . 5. X (1956), págs. 1-10).

Un sello superior de la inscripción contiene un disco alado y 12 figuras. Se representa a Darío hollando a su rival Gaumata, un pretendiente al trono. Enfrente de Darío hay 9 rebeldes cautivos.

A la derecha del relieve hay cuatro columnas en elamita.

La inscripción principal está hecha en persa en 5 columnas directamente debajo y hacia la derecha del relieve. A la izquierda del persa, sobre la cara de la roca que se proyecta 2½ cms. hacia afuera, está la traducción elamita. Sobre ésta, proyectándose aún más hacia afuera está la versión acadia (babilónica).

Esta inscripción trilingüe descifra el sistema asirio-babilónico de escritura cuneiforme de la misma manera que la piedra Roseta hizo posible el desciframiento de los jeroglíficos egipcios. Una vez que la inscripción en persa antiguo fue descifrada, los eruditos trabajaron sobre la hipótesis de que los otros dos textos eran solamente versiones diferentes del mismo texto. Por medio del trabajo de Edward Hincks, rector de una iglesia parroquial en Killyleagh, County Down, Irlanda y Henry Rawlinson mismo, fue emitida una lista de valores de los caracteres cuneiformes y la clave para el desciframiento de otras inscripciones se hizo disponible para el mundo de la erudición.

En parte, la inscripción de Bisitun dice:

Yo soy Darío (descendiente de Achmenes, razón por la cual somos llamados Acmenios). Por la gracia de Ahura-Mazda, yo soy gobernador de 23 países incluyendo Babilonia, Sparda (¿Sardis?), Arabia, Egipto. Yo he puesto fin a las rebeliones de Gaumata y (8) otras en (19) batallas…

Una copia de la inscripción de Bisitun se encontró en Babilonia en una diorita negra y una versíon aramea del papiro fue descubierta entre los judíos de Elefantina. Darío evidentemente no ahorró ningún esfuerzo para hablar de su poder en los rincones más remotos de su imperio.

BOGHAZKOY: (Arqueol. Bíblica). La capital del antiguo imperio heteo estaba ubicada a 145 kms. al oriente de la moderna Ankara, en la gran curva del río Halys. Las ruinas de la antigua Hattusas, la moderna Boghazkoy, fueron descubiertas por el francés Charles Felix Marie Texier a principios del siglo XIX y publicadas en su Description of Asia Minor (París, 1839). En ese tiempo la existencia del imperio heteo en Asia Menor no se sospechaba. Durante las décadas siguientes, sin embargo, William Wright, un misionero a Damasco y A. H. Sayce, de Oxford, sugirieron que un número de monumentos que habían salido a luz en Siria y Asia Menor eran de origen heteo y que los heteos habían gobernado una vez un imperio poderoso.

Las ruinas de Boghazkoy revelan que fue una inmensa ciudad con fuertes fortificaciones. Sus murallas tenían una serie de torres horadadas con puertas ornamentadas con relieves labrados extraordinariamente. El visitante podría descubrir la forma cruda de las esfinges, los leones labrados o un guerrero heteo-todos en cuclillas, estilo grave que ha venido a caracterizar el arte heteo.

En 1906 Hugo Winckler de Berlín inició la excavación de Boghazkoy. Los estudios heteos avanzaron significativamente por el descubrimiento de una colección de tabletas cuneiformes con inscripciones en muchos idiomas, incluyendo uno que se comprobó era el idioma de los antiguos heteos. El desciframiento del heteo fue un trabajo combinado de muchos eruditos, con la mayor contribución provista por Friederich Hrozny, un erudito checoeslovaco.

Los documentos descubiertos en Boghazkoy incluyen mitos y leyendas heteos, anales históricos y un código de leyes. Este último realmente forma un cuerpo de precedentes legales, que sirvió como guía para los jueces locales. Los eruditos estaban interesados particularmente en el descubrimiento de una copia del tratado de paz entre el rey heteo Hattusilis III (ca. 1275-1250 a. de J.C.) y el faraón egipcio Ramesés II, el más antiguo de los tratados conocido por los estudiantes de la historia antigua. También existe un texto egipcio del mismo tratado.

Con breves interrupciones durante los años de guerra, la Sociedad Oriental Alemana ha continuado excavaciones en Boghazkoy hasta el presente.

Véase también HETEOS.

BIBLIOGRAFIA: Hugo Winckler and P. Puchstein, "Excavations at Boghaz-keui in the Summer of 1907", Smithsonian Institute Annual Report . 1908, Washington, 1909. Hans G. Guterbock, "Participation in the excavation of Boghazkoy, Turkey, ancient Hattusa, capital of the Hittite Empire", Yearbook, 1933, págs. 271-276, American Philosophical Society, Philadelphia, 1933. Kurt Bittel, Bogaskoy die Kleinfunde der Grabungen, 1906-12, J. C. Heinrichs, Leipzig, 1937. Kurt Bittel and Hans G. Gutterbock, Bogazkoy: Neue untersuchungen in der hethischen hauptstadt, Verlag der Akademie der wissenschaften, Berlin, 1935.

BORSIPA (BIRS NIMROD): (Arqueol. Bíblica). Borsipa, ubicada ca. 11 kms. al suroeste de Babilonia, ostenta una impresionante ruina que aún se levanta a 44 mts. del nivel de la llanura. Los primeros visitantes como Rich y Rawlinson pensaron que la "torre" en Birs Nimrod era un posible resto de la torre bíblica de *Babel. Un estudio posterior, a la vez que asume que la torre bíblica se encontraría en Babilonia misma, ha tenido en cuenta los restos del *Ziggurat de Borsipa, un templo conocido como E-zida, "la casa resistente" y un palacio de Nabucodonosor. A. H. Layard, Hormuzd Rassam y otros excavaron Borsipa auspiciados por el Museo Británico en campañas llevadas a cabo durante 1850, 1854 y 1880.

BIBLIOGRAFIA: H. Rassam, Ashur and the Land of Nimrod, 1897.

BRAK: (Arqueol. Bíblica). Véase HABOR, RIO.

BRONCE, EDAD DEL: (Arqueol. Bíblica). Véase ARQUEOLOGIA, Sección III.

BUBASTIS: (Arqueol. Bíblica). Bubastis es la Pibeset mencionada por Ezequiel como una ciudad idólatra madura para el juicio divino. (Ez. 30:17). Estaba dedicada a la adoración de Bast, una leona con cabeza de gato cuyo emblema sagrado era el gato. Tan popular era la adoración de Bast que unos 700.000 peregrinos solían asistir al festival anual que Herodoto tan gráficamente describe:

Ahora cuando ellos eran transportados a la ciudad de Bubastis, actuaban como sigue: para los hombres y mujeres embarcar juntos y gran número de ambos sexos en cada bote: algunas de las mujeres tenían castañuelas con las cuales tocaban y los hombres tocaban la flauta durante todo el viaje; el resto de mujeres y hombres cantaban y aplaudían juntos y al mismo tiempo. Cuando, en el curso de su viaje, llegaban a alguna ciudad, paraban su barco cerca de tierra y hacían como sigue: algunas de las mujeres hacían como yo he descrito; otras gritaban y se burlaban de las mujeres del lugar; algunas danzaban y otras se conducían de una manera indecente; esto lo hacían en cada ciudad a lo largo del río. Cuando llegaban a Bubastis, celebraban la fiesta ofreciendo grandes sacrificios; y se consumía más vino en el festival que en todo el resto del año. Con hombres y mujeres congregados, como los habitantes decían, el número llegaba hasta setecientos mil. (Herodoto, Histories, ii. 59).

Las piedras fundamentales del famoso templo en Bubastis datan del tiempo del antiguo imperio del faraón Kafra. Los reyes libios de la vigésimasegunda dinastía, incluyendo Sisac, hicieron de Bubastis su capital y realzaron su prestigio al alargar el templo de Bast. Bubastis era la llave al Delta desde el oriente y estaba destinada a resistir muchos sitios durante su larga historia.

Los sabios de Napoleón visitaron y descubrieron las ruinas de Bubastis durante su expedición a Egipto (1798), aunque el descubrimiento de la piedra de Roseta en la boca de Roseta en el Nilo tuvo mayores consecuencias que sus otros descubrimientos, y por lo tanto, éstos son a menudo ignorados. Bubastis fue también visitada por Sir Gardner Wilkinson en 1840 y fue sometida a una excavación sistemática por Edouard Naville del Fondo de Exploración de Egipto desde 1887 hasta 1889. Desafortunadamente sus ruinas han sido usadas por la población local como fuente de materiales de construcción y Naville tuvo que contentarse con trazar las líneas generales del templo durante sus varias etapas. El sitio de la antigua Bubastis, ahora conocido como Tell Basta, está ubicado ca. 2 kms. de la moderna Zagazig (o Zakazih) una ciudad de ca. 80.000 habitantes. Cerca de Zagazig está el canal ismailia que conecta el Nilo con el mar Rojo. Un canal fue construido en esta área durante el tiempo de Ramesés II y fue limpiado y profundizado a su vez por el faraón Necao, Darío el Grande y Tolomeo II. Este canal -un antiguo predecesor del canal de Suez- corre desde el Nilo, pasa Bubastis, corre a través del Wadi Tumilat hacia los lagos Amargos y hacia el sur al mar Rojo. Restos del trabajo de construcción indican que el canal tenía 46 mts. de ancho y 5 mts. de profundidad. Herodoto dice que 120.000 egipcios perecieron mientras trabajaban en el canal durante el reinado de Necao, quien abandonó el proyecto cuando un oráculo le dijo que estaba trabajando para un bárbaro. El bár-baro no era otro que el rey persa Darío quien completó el trabajo (Herodoto, Histories ii. 158).

BUITRES, ESTELA DE LOS: (Arqueol. Bíblica). Véase LAGAS.

C

CABUR: (Arqueol. Bíblica). Véase HABOR, RIO.

CADES (SOBRE EL ORONTES): (Arqueol. Bíblica). La ciudad de Cades estaba ubicada en Siria sobre la carretera principal internacional que corría desde Damasco, continuaba a través de la cordillera antilíbano pasando a través del valle del Orontes hasta el norte de Siria. La antigua Cades estaba en el sitio de la moderna Tell Nebi Mend, 72 kms. al sur de Hamat.

Cuando Thutmose III marchó con sus ejércitos egipcios hacia Siria y Palestina, su principal enemigo era un líder hikso conocido simplemente como el príncipe de Cades y sus aliados en *Meguido, después de lo cual él se movilizó hacia el norte contra Cades mismo. La leyenda dice que en una de las campañas de Thutmose, el príncipe de Cades notó que los carros egipcios eran tirados por caballos; por lo tanto, soltó una yegua que galopó en medio de ellos y causó tal confusión que la batalla fue puesta en peligro. Allí uno de los generales de Thutmose se lanzó desde su carroza, mató la yegua y así logró que los egipcios ganaran.

Cades se menciona frecuentemente en las *Tabletas de Amarna, en las que aparece en las formas Kidsa, Kidsi, Gidsi, Gizza y Ginza. Se hicieron acusaciones de que los territorios de *Damasco y Cades se habían entregado a los *Habiru, aunque las protestas de lealtad y quejas en contra de sus vecinos hechas por las ciudades estados de Canaán no pueden ser siempre aceptadas como ciertas.

Ramesés II empujó las conquistas egipcias hacia el norte de Siria e intentó volver a ganar el control efectivo que había perdido durante la época de Amarna. Aunque Ramesés reclamó victoria sobre el rey *heteo Muwatallis y sus aliados (1286 a. de J.C.) en Cades parece que la batalla realmente terminó empatada. El conmemoró una gran victoria en las murallas de su templo en Luxor, pero había dejado el norte de Siria y ca. 1272 a. de J.C. Ramesés firmó un pacto de no agresión con Hattushilish, hermano y segundo rey después de Muwatallis. Sin embargo, el gobernador egipcio, Seti I, afirmó haber capturado a Cades.

Los franceses excavaron Cades en la temporada de 1921-22, descubriendo sarcófagos romanos y cerámica en la necrópolis de la ciudad. La ciudad romana fue conocida como Laodicea del Líbano. Servía como capital del distrito de Laodicea.

No hay referencias claras a Cades-sobre-el-Orontes en la Biblia. Al describir el censo de David de su pueblo, 2 S. 24:6 en el texto hebreo, dice: "Después fueron a Galaad y a la tierra baja de Hodsi; y de allí a Danjan y a los alrededores de Sion." El griego de Lucian dice chittim gadesh en lugar de Tahtim-hodshi . La traducción griega ha sido interpretada como "Cades en la tierra de los heteos". El Cades sirio estuvo evidentemente sujeto a David después de sus campañas sirias (2 S. 8:3-12; 10:15-19), pero el estado del texto hace imposible afirmar positivamente que en el relato del censo quiere realmente decirse el "Cades heteo", Cades-sobre-el Orontes.

CADES-BARNEA: (Arqueol. Bíblica). El nombre Cades y su variante Cedes, significa un santuario o lugar sagrado. Era un nombre semítico común y fue llevado tan lejos al occidente como España, donde todavía persiste con el nombre moderno de Cádiz. Históricamente, Cades-barnea se menciona primero en Gn. 14:7 donde es identificado con En-mispat, cerca de El-parán ("en el límite del desierto", 14:6). Evidentemente, Cades-barnea era un lugar de abastecimiento de agua usado por los patriarcas y otros pueblos del Neguev (véase Gn. 16:14).

Durante el deambular por el desierto, que siguió al éxodo de los israelitas de Egipto, Cades vino a ser el centro de la vida tribal israelita (Nm. 13, 14; Dt. 1). En Cades los israelitas murmuraron a causa de la falta de agua. Aguí Moisés golpeó dos veces la roca (Nm. 20:11); y por causa de su falta de fe se le dijo que no entraría en la tierra prometida. Las aguas se denominaron las aguas Meriba ("contención"), dando lugar al nombre Meribat-Cades, un nombre que Ezequiel usó para describir el límite sur del Israel ideal (Ez. 47:19; 48:28).

Los datos bíblicos sugieren que Cades-barnea estaba ubicada cerca del arroyo de Egipto (Wadi el-'Arish) al sur del límite israelita (Nm. 34:4, 5). Hay 3 fuentes en esta área: 'Ain el-Quedeirat, 'Ain Qedeis y 'Ain Qoseimeh. H. C. Trumbull inspeccionó el área durante el siglo XIX y afirmó que 'Ain Qedeis era el sitio de Cades-barnea. El hecho de que el nombre moderno retiene la forma arábiga de Cades contribuye a su identificación, pero las investigaciones de C. L. Woolley y T. E.

Lawrence han resultado en una preferencia por 'Ain el-Quedeirat, la mayor de las 3 fuentes y la única que fluye todo el año. Allí cerca está la extensa tierra de pastos. Hay también remanentes de una fortaleza israelita que data de los siglos X al VIII a. de J.C., que fue edificada para proteger una colonia israelita en 'Ain el-Quedeirat. 'Ain Qoseimeh es demasiado pequeña para haber servido las necesidades de la comunidad israelita. Durante sus viajes en la vecindad de Cadesbarnea los israelitas probablemente hicieron uso de todas las fuentes de la región.

BIBLIOGRAFIA: C. Leonard Woolley and T. E. Lawrence, The Wilderness of Zin, Jonathan Cape, London 1936. H. C. Trumbull, Kadesh-Barnea 1884.

CADES NEFTALI: (Arqueol. Bíblica). Al noroeste del lago Huleh está el monte de Tell Qades, probablemente pueda ser identificado con Cades Neftalí. Sondeos y hallazgos en la superficie, por el arqueólogo israelí Y. Aharoni, muestran que la ciudad fue ocupada en las edades del bronce primero y último.

En el tiempo de la conquista fue gobernada por un rey cananeo (Jos. 12:22), y los hallazgos arqueológicos indican que estuvo rodeada por una gruesa muralla. Bajo Josué vino a ser una ciudad levítica y una ciudad de refugio (Jos. 20:7; 21:32). Cades se dice haber sido el hogar de Barac (Jue. 4:9-11), pero Aharoni sugiere que ésta era probablemente otra Cades en la baja Galilea. Cades, que significa "santo", era un nombre común que designaba las ciudades antiguas de santuarios. No hay duda, sin embargo, que ésta era Cades-Neftalí en la alta Galilea que cayó bajo Tiglat-pileser III en el 734-32 a. de J.C. (2 R. 15:29).

UN PANEL DE MARFIL de Cala. Cortesía del Museo Británico.

CALA (NIMROD): (Arqueol. Bíblica). Treinta y nueve kms. al sur de Nínive, en la confluencia de los ríos Gran Zab y el Tigris, está el promontorio conocido como Nimrud o Nimrod que fue el sitio de la Cala Asiria (Gn. 10:11). A. H. Layard excavó Nimrod en 1845-48, durante el primer período de interés arqueológico en Mesopotamia. La Escuela Británica de Arqueología en Iraq reasumió las excavaciones en 1949 bajo M. E. L. Mallowan, quien dirigió una serie de campañas que duraron hasta 1961.

Inmediatamente después del comienzo de su trabajo, los hombres de Layard descubrieron un león alado con cabeza de hombre que guardaba la entrada al palacio de Asur-nasir-pal II. Un jefe árabe, que vio por primera vez el monumento de antigüedades, exclamó "Este no es trabajo de manos humanas, sino de aquellos gigantes infieles a quienes el profeta (¡la paz sea con él!) había dicho que eran más altos que la más alta de las palmas datileras. Este es uno de los ídolos que Noé (¡la paz sea con él!) maldijo antes del diluvio."

Las excavaciones en Cala han trazado la historia de la ciudad desde tiempos prehistóricos hasta los tiempos helénicos. Alrededor del 1250 a. de J.C. Salmanasar I reconstruyó Cala y le dio un período de prosperidad. Sin embargo, declinó hasta cuando Asur-nasir-pal II la hizo el sitio de su nueva capital, ca. 879 a. de J.C. Asur-nasir-pal demolió la antigua ciudad y edificó el palacio que Layard descubrió hace un siglo. Bajo Mallowan la excavación había sido completada. El palacio ocupaba 361 mts.2 teniendo en las paredes de los cuartos y patios paneles de alabastro y relieves, algunos de los cuales contienen inscripciones. Las influencias heteas son evidentes en el trabajo de arte.

En 1951, Mallowan descubrió una estela de un banquete, actualmente en el Museo de Antigüedades en Mosul. El rey está representado por los símbolos de sus dioses. La inscripción menciona la terminación del palacio y los parques que lo rodean y describe la celebración del banquete. Desde todas partes del imperio llegaron los invitados -69.574 en total- para una celebración de diez días. Durante ese tiempo consumieron 2.200 bueyes, 16.000 ovejas, 10.000 sacos de vino y 10.000 barriles de cerveza.

De valor más práctico para sus súbditos fue el canal que Asur-nasir-pal excavó. El le dio el colorido nombre de Pati-khegalli, "El que da acceso a la abundancia.

El hijo de Asur-nasir-pal, Salmanasar III (858-824 a. de J.C.), construyó un palacio para él mismo en Cala. Durante la excavación de su palacio más de 100 tabletas cuneiformes fueron descubiertas en 2 cuartos que parecen haber servido como el cuartel general de la administración.

Allí había registros de préstamos y contratos, listas de posesiones y listas de nombres.

En 1846, Layard descubrió el *Obelisco Negro de Salmanasar que originalmente se levantaba en una plaza pública en Cala. Se estima que la ciudad cubría ca. 36 kms.2 y tenía una población de 60.000 habitantes en su mejor época. Desde Cala Tiglat-pileser III (744-727 a. de J.C.) y Sargón II (721-705 a. de J.C.) lanzaron sus ataques sobre Israel y Judá. Sargón, el conquistador de Samaria, almacenó su botín en Cala y una lista de nombres hebreos escritos en arameo parece sugerir que los cautivos del reino del norte se establecieron allí.

Esar-hadón (680-669 a. de J.C.) construyó un palacio en Cala y estableció tabletas en el templo de Nabu para registrar sus tratados con los pueblos conquistados. En el 612 a. de J.C., Cala cayó bajo los medos y babilonios.

BIBLIOGRAFIA: M. E. L. Mallowan, Nimrud and its Remains, 1962.

CALDEA, CALDEOS: (Arqueol. Bíblica). Los caldeos fueron un pueblo semítico que apareció primero en la Mesopotamia sur ca. 1000 a. de J.C. Empezando alrededor del siglo IX a. de J.C., se lee de los caldeos luchando contra los asirios por el control de Babilonia. Referencias a los caldeos ocurren en los registros asirios desde el tiempo de Asur-nasir-pal II (883-859 a. de J.C.). En 731 a. de J.C., un príncipe caldeo llamado Ukinzer atacó con gran éxito a Babilonia y tomó el trono. Tiglat-pileser III, de Asiria (745-727 a. de J.C.), ayudado por los sacerdotes, lanzó un contraataque y depuso a Ukinzer (728 a. de J.C.).

MONUMENTO A MERODAC-BALADAN. Cortesía del Museo Estatal de Berlín.

Durante el reinado de Salmanasar V (727-722 a. de J.C.) los caldeos fueron ingobernables, y bajo su sucesor, Sargón II (722-705 a. de J.C.), un caldeo llamado Mardukapal-iddina (el Merodac-baladán bíblico) quien había gobernado un pequeño principado llamado Bit Jakin, dominó Babilonia (721-710 a. de J.C.). Durante el reinado del rey judío Ezequías (715-687 a. de J.C.), Merodac-baladán envió mensajero a Judá a felicitar al rey por haberse recobrado de la enfermedad y, a la vez, urgirlo a entrar en alianza con los caldeos en contra de los asirios. Ezequías descuidadamente mostró sus tesoros a los visitantes caldeos, y el profeta Isaías le advirtió de las consecuencias de su imprudencia. Los mismos caldeos a quienes Ezequías había considerado amigos conquistarían un día a Judá (2 R. 20:12-19; Is. 39:1-8).

Senaquerib de Asiria (705-681 a. de J.C.) fue capaz de conquistar a Mardukapal-iddina en 703 a. de J.C. Mientras los asirios se esforzaban por gobernar con mano de hierro, los caldeos permanecieron como el grupo étnico dominante en Babilonia y esperaban la oportunidad para declarar su independencia nuevamente.

Aproximadamente en 626 a. de J.C., el poder caldeo fue restablecido en Babilonia cuando Nabopolasar (626-605 a. de J.C.), se rebeló en contra del poder asirio y estableció lo que llegaría a ser el imperio neobabilónico o caldeo. El unió fuerzas con Ciaxares el Medo (625-585 a. de J.C.) y atacó a *Nínive, la capital asiria. Cuando Nínive cayó (612 a. de J.C.) el poder asirio fue destruido para siempre. Nabopolasar reconstruyó la antigua ciudad de Babilonia y la hizo la capital de su imperio.

El imperio neobabilónico intentó tomar control de los vastos territorios que habían sido tributarios de Asiria. Después de la caída de Nínive, Asiria no pudo ofrecer una resistencia efectiva a Nabopolasar. Egipto temió el emergente poder caldeo y envió ejércitos al campo de batalla. En la batalla crucial de *Carquemis sobre el Eufrates (609 a. de J.C.), Nabucodonosor, el hijo de Nabopolasar, infligió una derrota apabullante a las fuerzas egipcias. Josías, de Judá (640-609 a. de J.C.) quiso impedir a los egipcios que pasaran la fortaleza de *Meguido. No se sabe si Josías tenía un tratado formal con los caldeos o si meramente actuó basado en lo que consideró los mejores intereses de Judá. Josías fue muerto en batalla. Pero la demora puede haber impedido que los egipcios unieran sus fuerzas con los remanentes asirios a tiempo para desafiar al emergente poder caldeo (véase 2 Cr. 35:20-24).

En 605 a. de J.C., Nabucodonosor recibió la noticia de la muerte de su padre y se apresuró a regresar para asegurar el poder a su nombre. El regresó al campo de batalla después de asegurar su sucesión del trono y, para finales del 604 a. de J.C., sus ejércitos estaban en las llanuras filisteas.

Askalón había sido tomado (véase Jer. 47:5-7) y Joacim de Judá (609-598 a. de J.C.), había llegado a ser vasallo (2 R. 24:1). Confiando en las promesas egipcias de ayuda, Joacim se rebeló (2 R. 24:1) pero Egipto no estaba en posición de defender a Judá de un ataque de Nabucodonosor.

Durante el tiempo de la marcha de los caldeos contra Judá, Joacim murió. Algunos han sugerido que fue asesinado por sus propios súbditos en la esperanza de poder así obtener un tratamiento más considerado de parte de los caldeos (véase Jer. 22:18, 19; 36:30). Joaquín, de 18 años de edad, sucedió a su padre en el trono de Judá (2 R. 24:8), pero en 3 meses Judá se rindió a los caldeos. El rey, la reina madre, altos oficiales, líderes civiles y una gran cantidad de botín, fueron llevados a Babilonia. El tío del rey, Metanías (o Sedequías) fue nombrado rey de Judá (597-587 a. de J.C.).

PESA EQUIVALENTE A UNA MINA. Data del tiempo de Nabucodonosor. Cortesía del Museo Británico.

Cuando una rebelión estalló en Babilonia (595 a. de J.C.), tanto los judíos en el exilio como aquellos que estaban en Judá esperaban el fin del dominio de Nabucodonosor. Falsos profetas animaban tales esperanzas; pero Jeremías dejó en claro que los exiliados permanecerían en Babilonia por un largo tiempo (Jer. 29).

El partido pro-egipcio de la corte de Sedequías animó al rey a rebelarse contra Nabucodonosor, pero Egipto fue incapaz de ayudar a Judá cuando ésta desafió a los caldeos. En el 589 a. de J.C., Sedequías se rebeló y los ejércitos de Nabucodonosor reaccionaron rápidamente. Las ciudades de las afueras de Judá fueron tomadas una por una y Jerusalén, la capital, fue sitiada. En el verano del 587 a. de J.C., las murallas de Jerusalén fueron rotas, la ciudad fue destrozada y el rey y su pueblo fueron llevados al exilio. Mientras que a Nabucodonosor, bien conocido a través de la Biblia como conquistador, se le representa en los documentos neobabilónicos como un gran constructor.

Durante su reinado, Babilonia vino a ser la ciudad más hermosa del mundo antiguo (véase Dn. 4:30). Su hijo y sucesor, Awil-Marduk (el Evil-Merodac de 2 R. 25:27-30), sacó de la prisión a Joaquín y actuó bondadosamente con los judíos. Después de un reinado de sólo 2 años fue asesinado por su cuñado, Neriglissar, quien tomó el trono (560-558 a. de J.C.). Su sucesor, Labasi-Marduk, reinó sólo 3 meses y fue sucedido por otro usurpador, Nabonido, cuyo hijo, Belsasar (Dn. 5), fue corregente hasta la caída del imperio caldeo a manos de Ciro (538 a. de J.C.). Los gobernantes que siguieron después de Nabucodonosor no fueron fuertes, y en los últimos días del imperio los sacerdotes de Marduk, el dios de Babilonia, se oponían amargamente a los gobernantes caldeos. Ciro, en realidad, fue recibido como un libertador cuando sus ejércitos marcharon contra Babilonia.

El término caldeo es usado en el libro de Daniel para describir a los astrólogos educados de Babilonia. Se les pone al nivel de los magos, adivinos y encantadores (Dn. 2:2, 4, 5, 10; 4:4; 5:7-11). Herodoto (464-424 a. de J.C.), hizo una distinción entre los babilonios ordinarios de su día y los caldeos, identificados por él mismo con los sacerdotes de Bel-Marduk (Histories i. 181, 183).

La astrología caldea no se diferenciaba de la astronomía. Junto con los pronósticos que deben considerarse frívolos, ellos llegaron a algunas computaciones sorprendentemente exactas. Los astrónomos caldeos calculaban el año de 365 días, 6 horas, 15 minutos y 41 segundos o sea, 30 minutos de diferencia de la computación con instrumentos modernos.

Los caldeos del imperio neobabilónico usaron el lenguaje *acadio al que había sido usado por los antiguos babilonios y los asirios. Daniel y sus compañeros aprendieron ese lenguaje y su literatura cuando estuvieron en la corte babilónica (Dn. 1:4).

BIBLIOGRAFIA: A. Leo Oppenheim, Ancient Mesopotamia: Portrait of a Dead Civilization, University of Chicago Press, Chicago, 1964. Georges Roux, Ancient Iraq, George Allen and Unwin, London, 1964. H. W. F. Saggs, The Greatness that Was Babylon, Hawthorn Books, New York, 1962. D. J. Wiseman, Chronicles of Chaldaean Kings (626-556 B.C.), British Museum, London, 1956.

CALENDARIO: (Arqueol. Bíblica). El cómputo del tiempo por los antiguos hebreos, como por otros pueblos, tuvo en cuenta unidades tales como el día, la semana, el mes y el año. El día, con su sucesión de tinieblas y luz, es el divisor más obvio. El siguiente en importancia es el año con sus recurrentes secuencias de estaciones. El mes, inicialmente calculado por las fases de la luna, y la semana, un período de siete días terminando con un sábado, son los períodos intermedios de tiempo.

Los métodos para calcular el trayecto de un año y la adaptación de éste a un calendario fijo, son muy complejos. Algunos pueblos calcularon sus años en base al curso de la luna. Los meses varían entre 29 y 30 días, y 12 de ellos (un año lunar) dan un total aproximado de 354 días - una discrepancia de alrededor de 7 días con el año solar. Este año lunar, aún usado por los musulmanes, se arregla de tal manera que cada 33 años, el comienzo del año se retrasa a través de todas las estaciones.

Otro método de calcular los meses adoptaba, como la unidad de tiempo, 30 días arbitrariamente y calculaba 12 meses -360 días al año. Cinco días adicionales, no relacionados con ninguno de los meses, fueron añadidos para completar el año solar de 365 días.

Los hebreos usaban básicamente el año lunar que normalmente comprendía 354 días. La diferencia entre éste y el año solar de 365 (1/4) días se armoniza añadiendo un mes completo al final del año en el 3º, 6º, 8º, 11º, 14º, 17º y 19º, años del ciclo de 19 años. El mes añadido (Adar Sheni, o segundo Adar) viene exactamente antes de la luna nueva de Tisri (septiembre - octubre), el principio de un nuevo año. Sin embargo, una cierta cantidad de variaciones es posible, a causa de las reglas concernientes a ciertas observaciones religiosas judías. El día de la expiación (Yom Kippur) no debe caer en viernes o domingo y el 7º día de la Fiesta de los Tabernáculos no debe caer en sábado. Así, los años no bisiestos pueden ser de 353, 354 o 355 días; años bisiestos, 383, 384 o 385 días.

Se piensa que el calendario actualmente en uso para los propósitos religiosos judíos fue introducido por el patriarca Hillel II (330-365 d. de J.C.). Antes de ese tiempo era necesario informar al Sanedrín por testigos, la aparición de la luna nueva cada mes. Las varias comunidades de Israel eran entonces informadas del arribo de la luna nueva con señales de fuego, o más tarde, por medio de mensajeros. A causa de las incertidumbres concernientes a las fechas importantes, los judíos fuera de la tierra santa observaron algunas de las festividades en dos días sucesivos.



Nombre
Nombre

Duración
Meses de Nuestro Calendario

hebreo
Babilónico


1
Nisán
Nisanmu

30 días
Mar-Abr.
2
Iyar
Ayaru

29 días
Abr.-May
3
Siván
Simanu

30 días
May.-Jun.
4
Tammuz
Du’uzu

29 días
Jun.-Jul.
5
Ab
Abu

30 días
Jul.-Ag.
6
Elul
Ululu

29 días
Ag.-Sep.
7
Tisri
Tashretu

30 días
Sep.-Oct.
8
Cheshvan
Arakshamna
29 ó
30 días
Oct.-Nov.
9
Kislev
Kislimu
29 ó
30 días
Nov.-Dic.
10
Teveth
Tabetu

29 días
Dic.-Ene.
11
Shevat
Shabatu

30 días
Ene.-Feb.
12
Adar
Addaru

29 días
Feb.-Mar.


Desde el exilio babilónico, los meses han tomado nombres babilónicos. El calendario ahora usado por los judíos está arreglado como sigue:

Los meses son contados desde Nisán, el mes en el que tiene lugar la observancia de la pascua. Esto, de acuerdo con Ex. 12:2, debía calcularse como "el primer mes del año". En un uso posterior, el año nuevo fue calculado desde la luna nueva de Tisri, septiembreoctubre de acuerdo con el cálculo occidental.

Los babilonios pronto descubrieron que su año de 12 meses lunares difería considerablemente del año solar de 365 ¼ días. Para hacer coincidir los años lunar y solar añadían periódicamente un mes intermedio que era conocido como Segundo Adar.

Antes de la adaptación de los nombres de los meses babilónicos, eran usados presumiblemente nombres cananeos. Cuatro de éstos se mencionan en la Escritura:

Abib (Ex. 13:4) - "el mes de la maduración de las espigas".

Este fue el mes durante el cual tuvo lugar la pascua.

Zif (1 R. 6:1) - "el mes de las flores" Ethanim (1 R. 8:2) - "el mes de los arrovos perennes".

Bul (1 R. 6:38) - "el mes de la Lluvia".

De acuerdo con el calendario más antiguo de los hebreos, que consideraba el año como principiando en la primavera, éstos son, respectivamente, el 1º, 2º, 7º y 8º meses. Los 2 últimos son mencionados en inscripciones semíticas de Chipre y Sidón. Estos nombres parecen haber caído en desuso durante el tiempo del exilio, porque prevaleció la costumbre de designar los meses por números (véanse 1 R. 12:32; 1 Cr. 12:15; Jer. 1:3; 28:17). En el período postexílico estaban en uso los nombres babilónicos del presente calendario judío (véanse Neh. 2:1; Esd. 3:7; 6:15). Los israelitas frecuentemente indicaban el tiempo del año por medio de la temporada agrícola en lugar del número o nombre del mes. Leemos del "tiempo de las primeras uvas" (Nm. 13:20) y "al comienzo de la siega de la cebada" (Rt. 1:22).

Los años estaban frecuentemente relacionados con hechos importantes. Isaías habla de su llamado que se verificó "en el año en que murió el rey Uzías" (Is. 6:1) y Amós recibió su visión profética "dos años antes del terremoto" (Am. 1:1). Otro método de fechar eventos era por los años de reinado de un rey. El punto de referencia puede ser los reyes de Israel y Judá (véanse 1 R. 6:1; 14:25; 15:1) o de reyes extranjeros como Nabucodonosor (véase Jer. 25:1) o Ciro (véase Esd. 1:1).

El calendario hebreo fijo en uso desde el siglo IV d. de J.C. numera sus años desde el dato teorético de la creación, 3760 a. de J.C. El "año mundo" (A.M.), 5000, empezó en septiembre 1, d. de J.C., 1239. Las fechas desde ese tiempo pueden ser computadas deduciendo 1240 del número de años del calendario cristiano y añadiendo 5000. Así 1970 d. de J.C., sería A.M. 5730 (1970 menos 1240 más 5000).

Ciertos judíos sectarios observaron un calendario diferente basado sobre un año de 52 semanas, exactamente 364 días. De acuerdo con este arreglo, reflejado en el Libro de los Jubileos, el año empezó en un miércoles y terminó en un martes. Las festividades siempre caían en el mismo día y ninguna fiesta o festividad caía en sábado. La afirmación del Libro de los Jubileos es que los patriarcas observaron las varias fiestas judías y que usaron este calendario sectario. El Libro de los Jubileos se cree que fue escrito en hebreo durante el siglo II a. de J.C. Fragmentos de éste han sido encontrados en las cuevas del Qumrán.

BIBLIOGRAFIA: E. Auerbach, "Neujahrs und Versohnungs-Fest in den biblischen Quellen", VT, VIII, 1958, págs. 337-343. A. Jaubert, "Le calendrier des Jubiles et de la secte de Qumran, Ses origines bibliques", VT, III, 2953, págs. 25-264. "Le calendrier des Jubiles et les jours liturgiques de la semaine", VT, VII, 1957, págs. 35-61. J. Morgenstern, "The Calendar of the Book of Jubilees: Its Origin and its Character", VT, V, 1955, págs. 34-76. "The Three Calendars of Ancient Israel", Hebrew Union College Annual, I, 1924, 13-78; X, 1935, págs. 1-148. Richard A. Parker, The Calendars of Ancient Egypt, Chicago: University of Chicago Press, 1950. J. B. Segal, "Intercalation and the Hebrew Calendar", VT, VII, 1957, págs. 250-307. Norman H. Snaith, The Jewish New Year Festival: Its Origins and Development, London: Society for promoting Christian Knowledge, 1947. S. Talmon, "Divergencies in Calendarreckoning in Ephraim and Judah", VT, VIII, 1958, págs. 48-74, J. Van Goudoever, Biblical Calendar, Leiden: E. J. Brill, 1959. E. Vogt, "Kalender-fragments aus Qumran ". BIBLICA, XXXIX, 1959, págs. 72-84.

VT Vetus Testamentum

CAMINO REAL: (Arqueol. Bíblica). La Vía del Rey era un camino que se extendía desde Damasco hasta el golfo de Akaba y que pasaba a través de Basán, Galaad, Amón, Moab y Edom. La ruta fue usada por Quedor-laomer y sus aliados cuando invadieron la Transjordania en la ocasión en que pelearon contra la confederación de Sodoma y sus aliados (Gn. 14). La línea de fortalezas a lo largo del Camino Real fue evidentemente destruida por Quedorlaomer, ya que la región estuvo deshabitada durante ca. 600 años después del tiempo de Abraham. La vía fue usada por los mercaderes *nabateos y reconstruida por Trajano (106 d. de J.C.). En arábigo se conoce como Tariq es-Sultani, un nombre que se aproxima al hebreo del Antiguo Testamento. Una vía moderna en el Jordán sigue aproximadamente la antigua Vía del Rey.

CAMINOS: (Arqueol. Bíblica). Palestina sirvió como un territorio puente entre el Asia Menor y Mesopotamia hacia el norte y el oriente y hacia Egipto en el sur. El más famoso sistema de caminos en las tierras bíblicas fue el Gran Camino Occidental o el Camino al Mar. Una sección de este camino atravesaba desde Capernaum, a través de la llanura de Esdraelón a Meguido, continuando hacia abajo en la llanura costera hasta Egipto.

Un camino desde Asia Menor corría a través de Damasco, luego hacia el sur, a través de la llanura oriental del Jordán, hasta Arabia. Parte de éste es conocido como el Camino del Rey.

Caminos auxiliares conducían a Palestina en varios puntos.

Los heteos, los babilonios, los asirios y los persas construyeron caminos con propósitos militares y comerciales. Muchos caminos construidos por los romanos son aún visibles, particularmente en Jordania. Véase CAMINO REAL.

CAMPESINO ELOCUENTE, EL: (Arqueol. Bíblica). El cuento del Campesino Elocuente ha sobre-vivido en los textos egipcios que datan desde antes de 1800 a. de J.C. La historia relata cómo a un campesino le robaron su burro y mercancía mientras viajaba hacia Heracleópolis. Allí buscó al magistrado local para pedirle justicia, pero el magistrado resultó ser el amo del ladrón. El magistrado, sin embargo, quedó tan impresionado por la elocuencia del campesino, que lo detuvo para que sus súplicas, reproches y vituperios pudieran escribirse para el rey. Después de pasar de oficial a oficial, el caso del campesino fue por fin traído ante el rey, y el campesino recibió justicia.

El cuento del Campesino Elocuente es de interés no sólo por su valor humano, sino también como una demostración de los conceptos egipcios de justicia durante el tiempo de los patriarcas bíblicos. El campesino suplica consideración, como el caso del huérfano y la viuda y también como lo hicieron los profetas bíblicos. Es significativo que un humilde campesino pudiera apelar al rey mismo con la seguridad de recibir un justo veredicto.

CANA: (Arqueol. Bíblica). La localidad exacta de Caná de Galilea, el sitio del primer milagro de nuestro Señor, está aún en discusión. Khirbet Kana es un promontorio que está a 14 kms. al norte de Nazaret, el cual los árabes locales llaman "Caná de Galilea". La tradición favorece a Kefr-Kenna, 6½ kms. al noreste de Nazaret donde la iglesia griega ha preservado unas antiguas tinas de piedra de las cuales se tiene la creencia de haber sido usadas por Jesús cuando cambió el agua en vino en la fiesta de bodas (Juan 2). Una iglesia franciscana en el corazón de la villa hace el mismo reclamo para un antiguo jarrón que posee. Los franciscanos creen que su templo está edificado en las ruinas reales de la casa en la que el milagro tuvo lugar. Después que Antonino Mártir visitó Caná en 570, dijo:

"… nos reclinamos en Su (referencia a Jesús) mismo canapé, sobre el cual yo, indigno como soy, escribí los nombres de mis padres". Caná era el hogar del discípulo Natanael (Bartolomé) (Jn. 21:2) y el lugar donde Jesús sanó sólo con su palabra al hijo del noble que yacía enfermo en Capernaum (Jn. 4:46, 50).

CANAAN, CANANEOS: (Arqueol. Bíblica). Canaán era el nombre dado en los primeros escritos bíblicos a la tierra que se extendía desde los montes Taurus hasta la región sur de Gaza y desde el Mediterráneo hasta los valles de los ríos Jordán y Orontes. Las *Cartas de Amarna (siglo XIV a. de J.C.), mencionan a Canaán por nombre. En su uso posterior, Canaán del norte, al oriente de las montañas del Líbano, se denominó Fenicia y las montañas costeras del sur, ocupadas por los filisteos, llevaron el nombre de Palestina. La sección total del norte de Canaán fue llamada Siria por los griegos, quienes derivaron la palabra de Asiria. Para los siglos IV o V d. de J.C., toda la parte sur de Canaán fue llamada Palestina, término que continúa siendo usado para describir el territorio combinado de Israel-Jordánia al oeste del río Jordán.

Ubicada al oriente del Mediterráneo, al extremo occidental del área conocida como la Fértil Media Luna, Canaán estaba en las principales rutas de comercio y conquista durante los primeros períodos de la historia del hombre. Las rutas de comercio entre Mesopotamia y Egipto -los dos centros de los primeros logros culturales del hombre- pasaban a través de Canaán, así como los caminos desde Asia Menor a Egipto. Aunque Canaán del sur tenía pocos buenos puertos, las ciudades como *Ugarit, *Biblos, *Tiro y *Sidón brindaron los primeros contactos con los pueblos marítimos del Mediterráneo oriental. Préstamos culturales y adaptación pueden ser trazados arqueológicamente a una fecha bien remota.

Aunque ubicada sobre las vías principales del Cercano Oriente, Canaán también tenía terreno montañoso y áreas aisladas que fueron relativamente ajenas a los eventos de su alrededor. El campo montañoso de Judá y de Efraín (más tarde Samaria) contenía ciudades que podían ser dejadas de lado por los mercaderes y conquistadores de la antigüedad.

I. Comienzos Históricos . Algunos de los primeros remanentes del hombre han sido descubiertos en cuevas cerca del monte Carmelo. Un pueblo conocido como *natufianos (del Wadi en-Natuf donde sus artefactos fueron descubiertos), vivieron más que todo de la caza y de la pesca, pero el descubrimiento de hoces entre su equipo sugiere que habían empezado a cultivar el grano.

El esqueleto de un perro en una de sus cuevas es nuestra primera evidencia de la domesticación de animales. Aunque no pueden darse fechas definitivas, han sido hechos descubrimientos similares en Jericó; y carbón de un edificio quemado ha sido sometido a la prueba del carbón-14 la cual da una fecha de 7800 a. de J.C., con una aproximación de 210 años. En una de las cuevas del monte Carmelo, fue descubierta la cabeza de un buey labrado en hueso, indicando capacidad artística tanto como artes prácticas en este período inicial.

Durante el período entre 5000 y 3000 a. de J.C., se nota un desarrollo cultural. La gente tendió a radicarse en villas y ciudades y la cerámica se usó consistentemente. Hay aún algunos metales en uso -cobre y oro. Las casas permanentes de Jericó tienen las paredes pintadas de rojo.

II. La Edad de Bronce Media (2100-1500 a. de J.C.). Los patriarcas bíblicos entraron a Canaán durante la edad media del bronce. La arqueología ha brindado conocimiento concerniente a los pueblos en existencia para ese tiempo, tales como *Meguido, *Bet-sán, *Jericó, *Ai, *Taanac, *Gezer y *Betel. Estas ciudades tenían una cultura que precede a los patriarcas bíblicos por muchos siglos.

Una variedad de pueblos habitaron la Canaán de tiempos patriarcales. El cananeo (Gn. 12:6) hablaba una lengua semítica y era conocido por los griegos desde el tiempo de Homero con el nombre de fenicio. Otro nombre usado para Canaán era "la tierra de los *amorreos", de acuerdo con los registros egipcios ca. 1300 a. de J.C. El término fue usado por los primeros babilonios para describir a los semitas occidentales nómadas, que invadieron el valle del Tigris y Eufrates. En *Mari (Tell Hariri) los amorreos establecieron un imperio que se centraba en el área media del Eufrates. Su último rey, ZimriLim fue conquistado por otro amorreo, el famoso *Hamurabi de Babilonia (ca. 1695 a. de J.C.). Los amorreos se radicaron al sur de Canaán durante los tiempos patriarcales (véase Gn. 14:7, 13). Algunas veces el término amorreo se usa para referirse a todos los habitantes del área (Gn. 15:16).

Los *heteos fueron un pueblo indoeuropeo cuyo centro estaba a lo largo del río Halys en Asia Menor, en Hatusas (el Boghazkoy moderno). Grupos aislados de heteos estuvieron en Canaán durante el tiempo de los patriarcas (Gn. 23:3-20; 25:9; 10; 26:34; 27:46; 36:2; 49:29; 50:13). Los horeos bíblicos o hurrianos (Gn. 14:6) son conocidos como un pueblo no-semítico que emigró hacia Mesopotamia del norte de su tierra de origen al sur del Cáucaso. Los nombres *horeos son comunes en los registros en Mesopotamia desde ca. 2000 hasta ca. de 1500 a. de J.C. Escribas horeos escribieron miles de tabletas de arcilla en *Nuzi (el moderno Yorgan Tepe, suroeste de Kirkuk). Las Tabletas de Nuzi contienen interesantes paralelos de la adopción, matrimonio y costumbres sociales de los patriarcas bíblicos. Los horeos ocuparon el monte Seir, la región tomada por los descendientes de Esaú y denominada Edom (Gn. 36:8).

Muy poco se sabe concerniente a otros pueblos de Canaán durante los tiempos patriarcales. Los ceneos (Gn. 15:19) aparecen más tarde como herreros en el Wadi Arabah, el área al sureste del Hebrón (Jue. 1:16; 4:11). Los ceneceos son mencionados sólo en Gn. 15:19 y no se sabe nada acerca de ellos. Los cadmoneos (Gn. 15:19) pueden ser una variante de Bene-Kedem ("hijos del oriente", Jue. 6:33). Fueron probablemente tribus que habitaban las áreas orientales del desierto y del sureste de Canaán.

Los ferezeos (Gn. 15:20) habitaron el área dada más tarde a Judá (Jue. 1:4, 5). Los refaítas aparecen en Gn. 14:5 como habitantes de Astarot Karnaim. Un valle al sur de Jerusalén lleva su nombre (Jos. 15:8, "Valle de los Gigantes"). El nombre también aparece en las épicas ugaríticas y parece describir al pueblo aborigen que habitaba Canaán. También se les conoce como zuzitas y zom-zomeos (Gn. 14:5; Dt. 2:20). Los gergeseos estuvieron en Canaán hasta el tiempo de la conquista israelita (Dt. 7:1; Jos. 3:10; 24:11). Los jebuseos fueron una tribu cananea que ocupó *Jerusalén (Jebus) hasta el tiempo de David (2 S. 5:8).

TIERRA DE CANAAN. Enfrente están las estructuras cananeas de Meguido. En el fondo está el Valle de Esdraelón con las colinas galileas más allá. Cortesía de la Oficina de Información de Israel.

Los contactos entre Canaán y Egipto fueron frecuentes durante la edad media del bronce. La pintura de una tumba de *Beni Hasan, Egipto, representa un grupo de semitas que entran a Egipto con el propósito de comerciar. La historia egipcia *Sinuhé cuenta de los viajes de un egipcio a Canaán, quien la describe como una tierra rica en frutos y abundante en ganado. Alrededor de 1720 a. de J.C., el pueblo de los *hiksos, una raza mezclada con elementos semíticos y horeos, entró a Egipto y al final, estableció allí una dinastía. Cuando, ca. 1550 a. de J.C., los egipcios expulsaron a los hiksos, Egipto entró en su período imperial y buscó controlar Canaán.

III. La Ultima Edad del Bronce (1500-1200 a. de J.C.). Fue durante esta última edad del bronce cuando Israel dejó Egipto bajo Moisés y 40 años más tarde conquistó el sur de Canaán. La fecha exacta ha sido tema de considerable especulación, ya que la Biblia no identifica al faraón bajo el cual esto sucedió. Las Cartas de Amarna (siglos XV y XIV a. de J.C.) indican que el control egipcio de Canaán era débil y que los reyes de las ciudades-estados tenían considerable autonomía. Con el establecimiento del imperio heteo (siglo XIV a. de J.C.), Canaán actuó como un pequeño estado neutral entre Egipto y los heteos. Después de una batalla entre Ramesés II y los heteos, el río Dog, al norte de Biblos, se acordó como la línea divisoria que separa las esferas de interés de las dos naciones (ca. 1287 a. de J.C.). El imperio heteo cayó ca. el año 1200 a. de J.C.

IV. La Primera Edad del Hierro (1200-900 a. de J.C.). A principios de la edad del hierro, Israel se había establecido en las montañas centrales de Canaán; pero las ciudades fuertemente amuralladas como Jerusalén, Bet-san y Meguido estaban aún en manos de los pueblos cananeos.

Los filisteos disputaban el control de las llanuras costeras. Habían intentado la invasión de Egipto desde Creta pero fueron derrotados por Ramesés III (ca. 1195-1164 a. de J.C.) y en lugar de esto se radicaron al sur de Palestina. Los cananeos que habían sido desplazados, tanto por los filisteos como por los israelitas, establecieron fuertes estados marítimos en Tiro y Sidón desde los cuales colonizaron las islas del Mediterráneo y del norte de Africa. Hiram de Tiro cooperó tanto con David como con Salomón en sus operaciones de construcción. Con la victoria de David sobre los filisteos (2 S. 5:17-25), el sur de Canaán viene a resplandecer totalmente en la historia. Su historia posterior es la de Israel.

TAPA DE UN VASO CANOPICO, representa a la Princesa Menyet-Aten, de la tumba de Smenkhka-Re en el Valle de los Reyes, Tebas. Data de la Edad de Amarna - siglo XIV a. de J.C. Cortesía del Museo Metropolitano de Arte.

BIBLIOGRAFIA: W. F. Albright, The Archaeology of Palestine, Baltimore, Penguin Books, 1960; From the Stone Age to Christianity, Baltimore, Johns Hopkins Press, 1946. Denis Baly, The Geography of the Bible, New York, Harper and Brothers, 1957. A. G. Barrois, Manual D'Archeologie Biblique, I and II, Paris, Editions, Auguste Picard, 1939 and 1953. Kathleen Kenyon, Archaeology in the Holy Land, London, Ernest Benn, 1960. Chester C. McCown, The Ladder of Progress in Palestine, New York, Harper and Brothers, 1943. Sabatino Moscati, Ancient Semitic Civilizations, London, Elek Books, 1957. George Adam Smith, Historical Geography of the Holy Land, London, Hodder and Stoughton, 1910.

CANOPICOS, VASOS: (Arqueol. Bíblica). Los vasos canópicos son grandes jarrones usados para preservar el corazón y los intestinos removidos de las personas fallecidas en el antiguo Egipto, antes que los cadáveres de esas personas fueran momificados. Generalmente, se encontraban cuatro jarrones de éstos en una tumba egipcia. Las tapas de los jarros se estilizaban para representar a Osiris, dios de los muertos, y a sus hijos, Horus el de cabeza de halcón, Thoh, el de cabeza de ibis y Anubis, el de cabeza de chacal.

CAPADOCIA, TABLETAS DE: (Arqueol. Bíblica). Las tabletas capadocias comprenden una colección de varios miles de documentos de negocios y de cartas escritas en el acadio cuneiforme durante el siglo IX a. de J.C., por los mercaderes asirios que se habían establecido en Kanis, la moderna Kultepe, ca. 240 kms. al sur de Ankara. En 1907, Hugo Winckler informó en las comunicaciones de la Sociedad Oriental Alemana haber descubierto los textos, añadiendo: "Difíciles de interpretar y dando muy poca información, estas tabletas, sin embargo, prueban la influencia de los países de escritura cuneiforme en el Asia Menor, y así añaden una evidencia bien recibida a las pocas cartas provenientes del Asia Menor y dirigidas al faraón egipcio que han sido halladas en Tell el-Amarna."

Julius Lewy y otros han estudiado cuidadosamente las tabletas capadocias con el resultado de que ahora podemos entender más detalladamente las transacciones comerciales y legales de los mercaderes asirios y su relación con los pueblos al oriente de Asia Menor. A los asirios se les permitió operar un karum o lugar de mercado en el área asignada para ellos fuera de la ciudad capadocia de Kanis. El Karum era gobernado por símismo, comprendía un pequeño suburbio amurallado ocupado exclusivamente por los mercaderes asirios. Los textos indican que los mercaderes exportaban minerales de Capadocia e importaban productos metálicos y textiles de *Asur. Con el surgimiento del poder heteo ca. 1770 a. de J.C., la actividad comercial de Asiria en Asia Menor llegó a su fin.

Las tabletas capadocias ilustran la intensa movilidad de los pueblos durante la época patriarcal bíblica. Las rutas del comercio se extendían hacia arriba de los valles del Tigris y Eufrates. Los asirios fueron capaces de viajar hacia arriba del Tigris, a través del territorio horeo hasta el Asia Menor.

Las excavaciones han continuado intermitentemente en Kultepe. Bedrich Hrozny de Praga dirigió la excavación en 1925 y desde 1948 un arqueólogo turco llamado Ozguc ha trabajado allí.

BIBLIOGRAFIA: Julius Lewy, "Aspects of Commercial Life in Assyria and Asia Minor", JAOS, LXXVIII, 1958, págs. 89-101. Ferris J. Stephens, " Notes on Cappadocian Tablets ", JAOS XLVI, 1926, págs. 179-181. Albert T. Clay, Letters and Transactions from Cappadocia, Yale University Press, New Haven, 1927. Kemal Balkan, ed., Letter of King Anum-hirbi of Mama to King Warshama of Kanish, Turk Tarik Kuruma yayinlarindan, Ankara, 1957.

CAPERNAUM: (Arqueol. Bíblica). El nombre Capernaum es la transliteración castellana del griego Kaparnao h m y Kapharnaoún, los que a su vez son traducciones del nombre Arameo Kepar Nahum, "villa de Nahum."

Capernaum era una ciudad del mar de Galilea, ubicada en el tiempo de Jesús en el límite que separaba el estado de Herodes Antipas del de su hermano Felipe, como la existencia de una oficina de impuestos lo indica (Mt. 9:9). También tenía una guarnición comandada por un centurión que había edificado la sinagoga judía de la ciudad (Mt. 8:5-13; Lc. 7:1-10). La ciudad era, además, el hogar de Pedro y Andrés y el centro del ministerio de Jesús, razón por la cual Capernaum es llamada "su ciudad". (Mt. 9:1). El realizó numerosos milagros allí (Mt. 8:5-13; Mr. 1:22-28; 2:1-12; Jn. 4:46-54; Lc. 4:23), enseñó en la sinagoga de la ciudad (Lc. 4:31-33); pero condenó a Capernaum junto con otras ciudades por no haberse arrepentido a pesar de haber visto sus obras de poder (Lc. 10:13-15).

Fuera de los Evangelios, Capernaum es mencionada por Josefo (Guerra III. x. 8; Vida LXXII) en la literatura rabínica de principios del siglo III (Midrash Kohelet I. 8; VII. 26) y por algunos Padres de la lglesia y en una inscripción mosaica del siglo V en la sinagoga de el-Hammeh sobre el Yarmuk en Transjordania (E. L. Sukenik, JPOS, 15, 1935, 138-141).

Mientras que generalmente se reconoce que Capernaum yacía en la costa noroccidental del mar de Galilea, hubo, sin embargo, una gran disputa entre los eruditos acerca del lugar exacto de la ciudad. Algunos lo identifican con Tell Hum, una ruina situada 4 kms. al suroeste de la boca del Jordán, mientras que otros lo identifican con Khirbet Minyeh, 4 kms. más adelante hacia el suroeste. Las excavaciones modernas han resuelto el asunto en favor de Tell Hum. Khirbet Minyeh fue excavada en 1932 por D. A. Mader y A. M. Schneider. Los primeros excavadores pensaron que las ruinas eran los remanentes de un castillo romano, pero la cerámica probó que el sitio no había sido ocupado antes del principio del período musulmán (C. C. McCown, The Ladder of Progress in Palestine, New York, 1943, págs. 257-263.) Por otra parte, las excavaciones en Tell Hum - propiedad de los franciscanos desde 1894-conducidas por H. Kohl y C. Watzinger en 1905 y en años posteriores por el padre Gaudence Orfali, probaron que una ciudad floreciente había estado en ese sitio en los días de Cristo, razón por la cual Capernaum debe ser identificada con Tell Hum .

RUINAS DE UNA SINAGOGA EN CAPERNAUM. Cortesía de la Oficina de Información de Israel.

JAOS Journal of the American Oriental Society JPOS Journal of the Palestine Oriental Society

Aunque Orfali estaba principalmente interesado en las excavaciones de la sinagoga judía, también despejó una calle pavimentada con basalto, al oeste de la sinagoga, así como casas en las que encontró muchos molinos y prensas de aceitunas. Desafortunadamente, estos restos antiguos no han sido publicados adecuadamente ni han sido preservados, con excepción de algunos objetos movibles, los que están ahora colocados en hileras cerca de la sinagoga como en un museo.

La atracción principal de los restos antiguos de Tell Hum han sido siempre los impresionantes restos de una antigua sinagoga judía. Las primeras excavaciones de esta estructura fueron hechas en 1866 por Charles Wilson, quien creía que este edificio era la sinagoga del tiempo de Jesús mencionada en Lucas 7:5. Sin embargo, H. H. Kitchener, quien trabajó en los años 1874-77 en la investigación de la Palestina occidental, reconoció correctamente la sinagoga como una estructura del siglo II o III d. de J.C. Más tarde, G. Orfali trató de probar que su fecha era del siglo I, pero todos los eruditos están ahora de acuerdo en que viene de un período posterior, probablemente del siglo III, aunque es posible que descanse sobre las ruinas de la sinagoga en la cual Jesús enseñó. El primer plano correcto del edificio fue hecho durante las excavaciones de Kohl y Watzinger en 1905. En 1925 los propietarios franciscanos del lugar recibieron permiso del Departamento de Antigüedades de Palestine para restaurar partes del edificio. Este trabajo fue llevado a cabo por el padre Orfali.

PLANO DE SINAGOGA en Capernaum.

Toda la estructura, construida de piedra arenisca blanca, consistía de dos partes: el edificio principal techado de 24 por 18, 65 mts. un patio adyacente rodeado en sus tres lados por pasillos con columnas. El edificio de esta sinagoga de dos pisos de altura, tenía un tipo de estructura de basílica de 3 naves con una galería para las mujeres sobre el 2º piso que abarcaba todo alrededor de las paredes exceptuando el lado sur. Esta galería descansaba sobre dieciséis columnas que estaban a una distancia ca. 3, 50 mts. de las paredes. La galería tenía acceso por una escalera adherida a una extensión externa en la esquina noroccidental del edificio. El cuarto formado por esta extensión era usado probablemente para almacenamiento. Una doble hilera de bancas de piedra se extendía a lo largo de las paredes orientales y occidentales del edificio principal. El acceso a éste se obtenía a través de tres puertas en la pared del sur. Al frente del edificio había una plataforma exterior que tenía acceso en cada extreme por medio de varios escalones. La pared occidental no tenía puerta, aunque una calle iba a lo largo de ésta. La pared del norte estaba también sin entrada alguna, excepto una pequeña puerta que conducía de dentro de la sinagoga al cuarto de almacenaje ya mencionado.

La pared oriental tenía una puerta que conducía al patio adyacente. Este patio estaba al aire libre y lo rodeaban por sus tres lados, norte, oriente y sur pasadizos con columnas, abiertos hacia el patio. Este patio con sus pasadizos tenía la misma longitud que el edificio principal, pero su lado norte era de 11 mts. de largo y era más largo que el lado sur, el cual tenía una longitud de sólo ca. 9 mts. Las puertas de los pasadizos con columnas fueron encontradas en las 3 paredes exteriores.

En el salón principal de la sinagoga, cerca de la pared sur, fueron encontradas varias piedras esculpidas que parecen haber pertenecido al arca de los rollos de la Tora. Esta arca había estado con su parte de atrás hacia la gran puerta central de tal manera que los adoradores al quedar frente a ella miraban hacia Jerusalén.

La sinagoga de Capernaum estaba ricamente ornamentada. Una gran variedad de piedras esculpidas fueron encontradas, como por ejemplo, capiteles de columnas, dinteles y postes de las puertas, marcos de ventanas, frisos y cornisas. Estas muestran representaciones de animales, plantas y de figuras mitológicas y geométricas. Un bloque esculpido viene de un friso y es de extraordinario interés, ya que representa un objeto con columnas sobre ruedas que se parece a un templo, pero ha sido considerado como un arca movible, un altar o bien una carroza. Ninguna interpretación dada hasta ahora en relación con este objeto es enteramente satisfactoria.

Dos columnas contienen inscripciones de gente que hizo donaciones para el edificio. Una está en griego y dice: "Herodes, hijo de Mo… mus y Justus su hijo, junto con los hijos levantaron esta columna." La otra inscripción está en arameo y es de especial interés porque son mencionados nombres del Nuevo Testamento, "Alfeo, hijo de Zebedeo, hijo de Juan, hizo esta columna; a él sean bendiciones."

BIBLIOGRAFIA: H. Kohl and C. Watzinger, Antike Synagogen in Galilaea, Leipzig, 1916. G. Orfali, Capernaum et see ruins, Paris, 1922. E. L. Sukenik, Ancient Synagogues in Palestine and Greece, London, 1934, págs. 7-21, 71-72.

CARBON 14: (Arqueol. Bíblica)Véase RADIO CARBONO PARA FECHAR.

CARMELO, MONTE: (Arqueol. Bíblica)Véase MUGHARAH.

CARQUEMIS: (Arqueol. Bíblica). Carquemis, hoy un imponente promontorio al norte de la villa siria de Gerablus (Gerabis), fue por más de mil años la ciudad dominante en el alto Eufrates. En el segundo milenio a. de J.C., era la cabecera de un imperio, fue vasalla de sus más poderosos vecinos los mitanos y los heteos desde ca. 1500-1200 a. de J.C. y luego se destacó como un estado dominante sucesor de los heteos a principios del primer milenio. En todo este tiempo, controlaba mucho del territorio colindante con la parte más occidental del Eufrates llamada Ursum en las fuentes cuneiformes.

Incorporada al imperio asirio en 717 a. de J.C. (véase Is. 10:9), fue el lugar de una batalla decisiva en 605 a. de J.C. (2 Cr. 35:20), que dejó una impresión permanente sobre Israel (Jer. 46).

I. Ubicación y Nombre. El promontorio de Carquemis está situado sobre la derecha (occidente) del río Eufrates en un punto donde el ferrocarril Bagdad-Berlín, y por lo tanto, desde 1920, el límite turco-sirio cruza el río, la mayor parte de éste perteneciendo al lado turco de la frontera.

Domina las llanuras, una vez densamente pobladas de árboles y aún fértiles en el día de hoy, que se extienden hacia el sur paralelamente con el río, así como el camino más corto cruzando el río, desde Asiria hacia Cilicia. La villa moderna más cercana, conocida tanto como Gerabis o Gerablus, puede conservar el nombre antiguo que fue escrito Karkamis(h) en el babilonio antiguo, Kargamis(h) en el asirio medio, Gargamis(h) en el neoasirio, Krkmsh o Qrqmsh en egipcio, Kargamis(a) en el jeroglífico heteo y Carquemis en hebreo. Siendo que la etimología del nombre es incierta (una tentativa de conectarlo con el nombre *Gilgamesh no ha prosperado), es difícil decidirse por una versión. La transliteración de Carquemis usada en castellano es una amalgama de varias versiones de la Septuaginta.

II. Historia y Descubrimiento . Las ruinas prominentes de Carquemis fueron visitadas en 1699 por Henry Maundrell de la Compañía India Oriental; y, a intervalos, de allí en adelante en los siglos XVIII y XIX por otros viajeros ingleses. Su identificación con la antigua Carquemis fue primeramente propuesta en 1876 cuando George Smith inspeccionó el lugar, trazando muchos de sus monumentos remanentes antes que la muerte lo alcanzara en su camino de regreso a Alepo.

Sus descubrimientos inspiraron las excavaciones de 1878-1881 las que produjeron un número de monumentos para el Museo Británico. Del descubrimiento de D. G. Hogarth en 1908 se proyectó un trabajo más en serio y él regresó en 1911 para iniciar excavaciones formales con R. C. Thompson y T. E. Lawrence. Estas fueron continuadas hasta el comienzo de la guerra por Sir Leonard Woolley y fueron continuadas por él en 1920 cuando fueron interrumpidas de una vez para siempre por la guerra de independencia turca. Los resultados, que sobrevivieron estas interrupciones, han sido publicados completamente en tres volúmenes por los excavadores (véase la Bibliografía). La identificación de Carquemis fue confirmada por una inscripción cuneiforme encontrada en el lugar y publicada en el último de estos volúmenes.

III. Historia del Lugar

A. El Período de la Antigua Babilonia. Aunque hay rastros de ocupación prehistórica dentro y alrededor de Carquemis en las formas de cerámica y hornos que se piensa fueron del tipo Halaf o aun anteriores, la historia registrada del sitio empieza con el período babilonio antiguo. Las referencias más antiguas a Carquemis datan del tiempo de Yahdun-Lim, de *Mari (ca. 1800 a. de J.C.). Posteriormente, las cartas de Mari hablan de un cierto Aplahanda, cuyo nombre suena " Anatolio", que gobernó Carquemis. El es el tema de una carta de Shamshi-Adad I (ca. 1815-1782 a. de J.C.) a su hijo Yashma-Adad en Mari; en otra carta él aparece como contemporáneo de Yarim-Lim de Yamhad (véase ALEPO), y se conocen por lo menos nueve cartas que él enviara a Yashma-Adad. Estas sugieren que Aplahanda era un aliado, tal vez un vasallo del virrey asirio de Mari y en retribución contaban con su colaboración para vigilar el Eufrates más abajo de Carquemis. Un sello cilíndrico inscrito por su hija reconoce a Kubaba como su deidad; más tarde esta diosa encabezó el panteón de Carquemis. Aplahanda fue sucedido por su hijo Yatar-Ami, un contemporáneo de Zimri-Lim, quien recibió su lealtad cuando conquistó Mari de los asirios. Otros reyes de Carquemis alrededor de este tiempo son (Bi) n Ami y su hijo (X-d) a-Lim, pero nada se sabe de ellos aparte de sus nombres. Tal vez ellos fueron contemporáneos con *Hamurabi de Babilonia, (ca. 1792-1750 a. de J.C.), quien no cita a Carquemis entre sus conquistas y por !o tanto podría creerse que no penetró tan al norte; después de esto y por lo menos por un siglo, nada se sabe de la ciudad.

B. El Período Horeo-Heteo. Cuando primeramente surge de la última oscuridad en el siglo XVII, Carquemis aparece aliada con los horeos y Alepo en contra del emergente poder de los heteos de Anatolia. Las fuentes heteas que probablemente datan de Hattusilis I (ca. 1650-1620 a. de J.C.) muestran los antagonistas en acción en Ursu, al norte de Carquemis. Este sitio, si está correctamente fechado, puede haber sido el preludio de la famosa campaña del siguiente rey heteo, Mursilis I (ca. 1620-1590 a. de J.C.) quien destruyó a Alepo, marchó hasta Babilonia a la cual saqueó (ca. 1595 a. de J.C.), y peleó contra los horeos en camino de regreso a su capital; las implicaciones de esto son que Carquemis era, por lo menos, neutral durante o antes de esta campaña.

Notas:
a. de antes de Jesucrito
ca. cerca de, aproximadamente

EXCAVACIONES en Carquemis. Cortesía del Museo Británico.

En los siglos XVI y XV a. de J.C., Carquemis probablemente formaba parte del gran imperio horeo de Mitani (Naharina para los egipcios) que se extendía desde el Mediterráneo hasta el Tigris; y no se menciona la ciudad en las listas geográficas y biografías militares del tiempo de Thutmose III y Amenhotep II de Egipto, quienes repetidamente invadieron a Siria. En los dos siglos siguientes, sin embargo, Carquemis pasó decisivamente a la esfera de influencia del nuevo imperio heteo.

Las fuentes heteas de los siglos XIV y XIII a. de J.C., se suplementan ahora con importante evidencia de Ugarit, otro vasallo heteo de este tiempo, quien mantuvo un continuo contacto con Carquemis. Suppliluliumas, el fundador del nuevo imperio heteo (ca. 1375-1335 a. de J.C.) conquistó a Carquemis por el año en 1355 a. de J.C., e instaló como rey vasallo a su propio hijo menor Piyashilli, también conocido como Sharru-Kushuh, quien estaba obligado a él por un tratado y quien a su vez proponía aliarse él mismo con Niqmadu de Ugarit. Sus gobernadores heteos asignaron la mayor parte del país al occidente del Eufrates a Sharru-Kushuh. El fue sucedido por sus dos hijos Shahurunuwa y x-Sharruma (algunas veces se ha pensado que fuera el mismo rey bajo otro nombre); uno de ellos pudo haber sido el rey de Carquemis que figura como el sexto aliado de Muwatallis de Hatti en la gran batalla de *Cades en 1285 a. de J.C. El hijo de Shahurunuwa y su nieto le sucedieron como Ini-Teshub (cuyo nombre ha sido conservado en el hierático egipcio en un ostracon contemporáneo de Egipto) y Talmi-Teshub; estos nombres reales horeos, como los de algunos de los reyes heteos mismos, pueden haber tenido sus dobles heteos. A finales del siglo XIII, Carquemis, junto con mucho del antiguo Cercano Oriente, fue dominado por las invasiones de las gentes del mar y una vez más se sumió en la oscuridad.

UN SOLDADO HETEO EN UNA LAJA ESCULPIDA, de Carquemis. Cortesía del Museo Británico.

C. Carquemis como Sucesor del Ultimo Estado Heteo. El imperio heteo sucumbió bajo la arremetida de los pueblos del mar; pero su lengua y arte encontraron una curiosa supervivencia en Siria del norte, donde, mezclados con elementos asirios y arameos, formaron una nueva cultura que usó la así llamada escritura jeroglífica hetea. Esta fue el área que desde entonces fue conocida como la tierra de Hatti en los registros asirios y es probablemente a sus habitantes a los cuales la Biblia llama Hittim . Carquemis vino a ser el centro más importante de esta última cultura hetea y ha producido más inscripciones jeroglíficas heteas que cualquier otro de los sitios donde dichas inscripciones han sido encontradas. Sus reyes fueron llamados "rey grande" en sus propias inscripciones y "rey de la gran Hatti" (=territorio heteo) por los asirios, y sus territorios debieron ser considerables porque Tiglat-pileser I de Asiria (1114-1076 a. de J.C.) luchó contra Carquemis al oriente del Eufrates, de nuevo gobernado por Ini-Teshub, junto con el Mushki (el Mesec de la Biblia; Gn. 10:2, etc.) quien había invadido el área. Alrededor del año 1000 a. de J.C., se puede ver la emergencia de la primera de varias dinastías locales que mantuvieron la independencia de Carquemis enfrentando la expansión asiria por cerca de trescientos años. Esta fue encabezada por Luhas o Suhas I, quien se llamó a sí mismo príncipe simplemente, y continuó bajo sus directos descendientes, Asatuwatimais, Luhas II y Katuwas, bajo el título más imponente de señor del territorio. Katuwas, quien ascendió al trono alrededor del 900 a. de J.C., afirmó haber desterrado al Mushki y reconstruido a Carquemis. El fue seguido por un gobernador que vivió mucho tiempo y esto es atestiguado, hasta ahora, sólo por fuentes asirias, ya que éstas claman que el rey Sangara de Carquemis pagó tributo a Asurnasir-pal desde 874 a. de J.C. y a Salmanasar III ya para el año 827 a. de J.C. El último rey, frenado por Carquemis y sus aliados en la batalla de Lutibu en 858 a. de J.C., aun intentó el primer sitio asirio de la ciudad (852, 849-8); pero las fortificaciones masivas resistieron sus esfuerzos y él tuvo que contentarse con aceptar un tribute masivo para salvar el honor, también ilustrado en Balawat. Donde los dos grandes conquistadores fallaran, sus débiles sucesores ciertamente no podían triunfar, y así las fuentes nativas del período de ca. 820-750 a. de J.C., revelan dos dinastías locales más que gobernaron como señores del territorio de Hatti y reyes del territorio de Carquemis, respectivamente. Los anteriores consistieron de Asadarus (Astarus) y su hijo (¿s?) y la última dinastía del sacerdote Araras (o Atatas) y su hijo Kamanas y un nieto (¿Astarus II?). Ararus fue un contemporáneo de Asurdan III de Asiria (772-755 a. de J.C.), cuyos nombres aparecen en una de sus inscripciones; en vista de la debilidad de Asiria en este tiempo, él parece haberse aliado con el emergente poder de Urartu (Armenia). Kamanas fue, de hecho, un vasallo de Sarduris II de Urartu (ca. 760-733 a. de J.C.) según la evidencia de una inscripción encontrada cerca de Alepo, la cual, sin embargo, muestra a Carquemis en control de esta área más o menos distante.

D. La Caída de Carquemis. Pisiris, el último rey independiente de Carquemis, es de nuevo conocido por fuentes asirias. Fue su destino hacerle frente al resurgente imperio asirio, primero bajo Tiglat-pileser III, quien lo derrotó en 743 a. de J.C., y más tarde bajo Sargón II quien finalmente lo capturó, una vez más aliado con el Mushki, y su capital en 717 a. de J.C. (véase Is. 10:9). Las inscripciones en ladrillo de Sargón encontradas en Carquemis, muestran que él ayudó a reconstruir la ciudad que entonces llegó a ser el cuartel general de una provincia asiria. Para 691 a. de J.C. y de nuevo en 649 a. de J.C., sus gobernadores sirvieron como epónimos. Carquemis no perdió su importancia estratégica con el colapso de Asiria en 615-609 a. de J.C., ya que fue aquí donde la gran batalla para la sucesión de la hegemonía asiria fue peleada entre el faraón Neco de Egipto y el príncipe heredero de Babilonia, Nabucodonosor, en el 605 a. de J.C. Por su decisiva victoria, Nabucodonosor estableció a Babilonia como el poder dominante en el Cercano Oriente por los siguientes setenta años, lo cual produjo un cambio de eventos lleno de significado para Israel, donde la batalla de Carquemis no pasó inadvertida (Jer. 46; 2 Cr. 35:20). Después de esto, la ciudad debió haber declinado rápidamente; para el tiempo de los seleucos era posible fundar una nueva ciudad en el sitio que Seleuco I Nicator llamó Europos, como algunas otras de sus fundaciones asiáticas fueron llamadas en honor de su lugar de nacimiento en Macedonia.

BIBLIOGRAFIA: D. G. Hogarth and Leonard Woolley, Carchemish, The British Museum, London, 1914-1952, 3vv. Leonard Woolley, "The pre-historic pottery of Carchemish", Iraq, I, 1934, págs. 146-62 and pls. xviii-xxi; "The Iron-Age Graves of Carchemish", Annals of Art and Archaeology, XXVI, 1939-40, págs. 11-37 and pls. iii-xxv. Georges Dossin, "Aplahanda, Roi de Carkémis", Revue d'Assyriologie, XXXV, 1938, págs. 115-121. Edouard Dhorme, "Lettre du Roi de Kargamish au Roi d'Ugarit", Melanges Syriens … Dussaud, I, 1939, págs. 203-7. R. D. Barnett and J. Cerny, "King Ini-tésub of Carchemish in an Egyptian Document", JEA, XXXIII, 1947, pág. 94. H. Th. Bossert, "Zur Geschichte von Karkamis", Studi Classici e Orientali, I 1951, págs. 35-67. Pietro Meriggi, "I nuovi framenti e la storia di Kargamis," Athenaeum, XXX, 1952, págs. 174-181; "La Ricostruzione di Kargamis", Rivista degli Studi Orientali, XXIX, 1954, JEA Journal of Archaeology págs. 1-16, pls. i-iv, "Mario Liverani, Karkemis nei testi di Ugarit ", ibid., XXV 1960, págs. 135-147. H. G. Guterbock, " Carchemish ", JNES, XIII, 1954, págs. 102-114. E. Laroche, "Rois de Kargamis et d'Amuru", Ugaritica, ed. Claude F. A. Schaeffer, III, 1956, págs. 121-133.

CARRHAE: (Arqueol. Bíblica). Véase HARAN.





Fuentes - Fonts
SOUV2
Balaram
ScaGoudy
FOLIO 4.2
Biblica Font







free counters






Disculpen las Molestias

Category: Greek Mythology


Category: Greek Mythology | A - Amp | Amp - Az | B | C | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | O | P | Q- R | S | T | U | V | W | X | Y | Z
Greek Mythology stub | Ab - Al | Ale - Ant | Ant - Az | B | C | D | E | F - G | H | I | K | L | M | N | O | P | Q - R | R | S | T | A - K | L - Z
Category:Greek deity stubs (593)EA2 | A | B | C | D | E | G | H | I | K | L | M | N | O | P | S | T | U | Z





Mitología Romana


Category:Aeneid (662)EA2 | Category:Characters in the Aeneid (670)EA2 | Category:Characters in Book VI of the Aeneid (718)EA2 | Category:Kings of Rome (769)EA2 | Category:Latin kings (772)EA2 | Category:Deities in the Aeneid (803)EA2


Otras Ramas de Mitología


Mitología en General 1 | Mitología en General 2 | Category:Festivals in Ancient Greece (2865)JC | Category:Indo-European mythology | Category:Festivals in Ancient Greece (1483)JC | Category:Ancient Olympic Games (1484)JC | Category:Ancient Olympic Games (2876)JC | Category:Ancient Olympic competitors (2889)JC | Category:Ancient Olympic competitors (1485)JC | Category:Ancient Olympic competitors (2910)JC | Category:Ancient Greek athletes (2938)JC | Category:Ancient Greek athletes (1486)JC | Mitología General (3033)SC | 101SC | 3132SC | 3048SC | 3060SC | 3118SC | 3095SC | 876SC | 938SC | 986SC | 1289SC | 1109SC | 1407SC | 1107SC | 2494JC | 2495JC | 2876JC | 2865JC | 2889JC | 2938JC | 2596JC | 2606JC | 2621JC | 2450JC | 1476JC | 1477JC | 2825JC | 2740JC | 2694JC | 2806JC | 2738JC | 2660JC | 2808JC | 2734JC | 2703JC | 2910JC | 3051SK




Religión Católica


Religión Católica  |  PAPAS - POPES  |  Diccionario Bíblico - VINE

Via Crucis desde Roma - 10/04/2009 (Completo) (www.populartv.net Oficiado por su Santidad el Papa Benedicto XVI).
Papa Juan Pablo II (Karol Wojtyla). (Rosarium Mysteria Gloriosa | Rosarium Mysteria Doloris | Rosarium Mysteria Gaudii)



  1. CATHOLIC RELIGION  (2020)SK
  2. Category:Roman Catholicism (3219)SK
  3. Catolicismo (3220)SK
  4. Pope o Papas (3243)SK
  5. 3. Handel: Brockes Passion, HWV 48 / Marcus Creed (OedipusColoneus) (3243)SK http://www.youtube.com/watch?v=QkBV6tEmYx8 4. Handel: Brockes Passion, HWV 48 / Marcus Creed (OedipusColoneus) (3243)SK http://www.youtube.com/watch?v=xM3Y5CxvKcg
  6. Category:Popes (3221)SK
  7. Listado de Papas desde Pedro hasta el presente (738)EA2
  8. Catholics

jueves 11 de marzo de 2010


ENCICLOPEDIA - INDICE | DEVOTOS FACEBOOK | EGIPTO - USUARIOS de FLICKR y PICASAWEB

Otros Apartados


Main     SWAMIS · Mejoras · Catholics

Nota: JC: http://juancastaneira.multiply.com | SC: http://sricaitanyadas.multiply.com | SK: http://srikrishnadas.multiply.com | EA: http://elagua.multiply.com | EA2: http://elagua2.multiply.com | CA: http://casaindiasricaitanyamahaprabhu.blog.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada