Archivo del blog

lunes, 11 de octubre de 2010

LIBRO DE LOS MUERTOS, EL - MIZPA - DICCIONARIO BIBLICO ARQUEOLOGICO




Diccionario


Bíblico


Arqueológico







Contenidos - Contents
LIBRO DE LOS MUERTOS, EL - MIZPA




Diccionario Bíblico Arqueológico - L



LIBRO DE LOS MUERTOS, EL. El Libro de los Muertos es el nombre dado a cientos de textos funerarios egipcios descubiertos en las tumbas del nuevo reino. Se originaron de los textos piramidales del antiguo reino, escritos en las paredes de las pirámides, los que fueron seguidos por inscripciones en los ataúdes del imperio medio conocidos como los textos de los ataúdes. Los textos piramidales, los textos de los ataúdes y el Libro de los Muertos nos dan el cuerpo más extenso de la literatura religiosa egipcia.

En su historia posterior, el Libro de los Muertos pudo haber sido escrito sobre cuero o papiro en cualquier forma de escritura: jeroglífica, hierática o demótica. Esto refleja las ideas egipcias referentes a la vida del más allá, pero no es en ningún sentido la Biblia egipcia. En realidad, el Libro de los Muertos, una colección informal de textos mágicos, está destinado a asegurar al cuerpo del fallecido con el cual se colocaba un "advenimiento durante el día", un modo de surgir a la luz desde las tinieblas de la tumba.

La revisión tebana del Libro de los Muertos contiene ciento noventa hechizos. Entre ellos están los himnos a los dioses Re y Osiris, discursos dirigidos a varios dioses y a los muertos, y hechizos mágicos tales como los que se escribieron en los *escarabajos.

La parte más conocida del Libro de los Muertos es la confesión negativa (capítulo 125) en la cual el fallecido niega, delante de los dioses, haber cometido una serie de acciones malas. El fallecido afirma no haber cometido robo, asesinato o adulterio, que no ha movido los mojones limítrofes o interferido con los controles de irrigación. Mientras que la negación misma pudo haber tenido cualidades mágicas, las normas morales reflejadas en la confesión indican que los dioses están interesados en algo más que la religión ceremonial.

Al fallecido se lo representa como siendo guiado de la mano ante sus cuarenta y dos jueces, a cada uno de los cuales se dirige por nombre, afirmando su inocencia de un crimen en particular. Frente al dios Osiris está una balanza atendida por Anubis. A Thoth, el escriba de los dioses, se lo representa calculando en su paleta los resultados del peso del corazón del hombre fallecido contra la verdad. Si la balanza es justa, se declara al fallecido como con "voz verdadera" como Osiris y esto le garantiza una vida futura de felicidad. Si la prueba no resulta satisfactoria, al fallecido lo destruye el "devorador de los muertos", un monstruo que espera al lado de la balanza.

El Libro de los Muertos es en sí mismo, una evidencia de la tendencia democrática en la vida religiosa de Egipto. En los textos piramidales sólo el faraón podía esperar ser identificado con Osiris en la vida más allá. Hacia el fin de la sexta dinastía, la reina y otros miembros de la familia real podían de este modo ser así identificados. En el último período de la historia egipcia cualquier individuo privado podría esperar el ser identificado de esta manera, asegurándose así una bendición futura.

BIBLIOGRAFIA: Thomas George Allen, ed., The Egyptian Book of the Dead: Documents in the Oriental Institute Museum at the University of Chicago, University of Chicago Press, 1959. E. A. Wallis Budge, ed., The Book of the Dead. The Hieroglyphic Transcript of the Papyrus of Ani, the Translation into English, and An Introduction, University Books (reprint) New Hyde Park, N. Y., 1960.

EL LIBRO EGIPCIO DE LOS MUERTOS, representando las balanzas. Cortesía del Museo Británico.

LIDA. A 18 kms. al sureste de Jafa está la ciudad de Lida, el Lod del Antiguo Testamento mencionado por Thutmose III en la lista de las ciudades palestinas conquistadas por sus generales. Lida estaba en el territorio asignado a Benjamín y fue una de las ciudades judías ubicadas más hacia el occidente durante el período postexílico. Pedro curó a un hombre paralítico en Lida y vio mucha de su población convertida a Cristo (Hch. 9:32-35).

Después de la caída de Jerusalén (70 d. de J.C.), Lida sirvió como un centro rabínico durante los siglos II y III. En los primeros siglos del cristianismo, Lida tenía un obispado y es el sitio tradicional del martirio de San Jorge (303 d. de J.C.). San Jorge fue honrado por los cruzados y, por intermedio de Ricardo Corazón de Leon, fue adoptado como el santo patrono de Inglaterra. El templo de San Jorge fue construido por los cruzados en Lida durante el siglo XII.

Lida fue llamada Dióspolis por los romanos. Actualmente es una ciudad israelí y oficialmente ostenta el antiguo nombre de Lod del Antiguo Testamento. Está a cuatro kilómetros del principal aeropuerto de Israel, conocido como el aeropuerto de Lod (o Lida).

LIDIA. Lidia, la tierra de los lidios, estaba ubicada en el Asia Menor suroccidental. Las colonias griegas del Asia Menor colindaban con Lidia hacia el oeste y los frigios disputaban el límite oriental. La capital y ciudad principal de Lidia fue *Sardis, en el valle del Hermus.

La influencia *hetea se extendió hasta Lidia; pero el imperio lidio en sí mismo surgió hasta el primer milenio a. de J.C. Después de describir su pasado legendario, Herodoto (1, 6-86), menciona la figura histórica de Giges (ca. 685-652 a. de J.C.) quien mantuvo contactos con Delfos en Grecia y con el rey asirio Asurbanipal, cuyos anales hablan de "Guggu de Luddu", es decir Giges de Lidia. Giges murió en el campo de batalla, defendiendo su país contra las incursiones de los cimerianos, nómadas indo-europeos que invadieron el Asia Menor bajo la presión de los escitas. Los medos bajo Ciaxeres también buscaron controlar el Asia Menor hasta que se aceptó el río Halys como el límite entre Lidia y el imperio medo. Una hija del rey lidio Alyattes se casó con Astyages, hijo de Ciaxeres el Medo.

ed. editor, edición
d. de después de Jesucristo

SARDIS, CAPITAL DE LIDIA. Cortesía de Gerald Larue.

El rey de Lidia mejor conocido fue Creso (560-546 a. de J.C.) quien envió regalos espectaculares a Delfos y helenizó su reinado. El nombre de Creso se conserva en el templo a Artemisa el cual él subsidió en *Efeso. La independencia política llegó a su fin para Lidia cuando Ciro de Persia capturó Sardis (546 a. de J.C.). Lidia llegó a ser una satrapía persa hasta 334 a. de J.C., cuando después de la batalla de Granicus, Lidia cayó ante Alejandro el Grande. Después de una accidentada historia llegó a ser parte de la provincia romana de Asia. Tres de las siete iglesias del Apocalipsis (Tiatira, Sardis y Filadelfia) estaban situadas en el territorio de Lidia.

LIPIT-ISTAR. El quinto rey de *Isin fue Lipit-Istar, quien reinó desde ca. 1864 hasta 1854 a. de J.C.

Tabletas que contienen un código legal de Lipit-Istar fueron excavadas en *Nippur por la Universidad de Pensilvania y ahora son una colección del Museo de la Universidad. Lipit-Istar fue un *amorreo pero él escribió su código de leyes en sumerio y las leyes mismas fueron probablemente derivadas de antecedentes sumerios.

El código se inicia con un prólogo en el cual el rey traza su gobierno a la voluntad de los dioses sumerios Anu y Enlil. De acuerdo con el mandato de Enlil, Lipit-Istar afirma que él estableció justicia a través de Sumer y Acadia.

Hay una laguna en el texto, la mitad del cual ha sido preservado. El texto legal contiene treinta y ocho regulaciones que tratan de temas tales como el arriendo de botes, el tratamiento de los esclavos, la posesión de bienes raíces (incluyendo una plantación de palmas datileras), negligencia en el pago de los impuestos, la heredad y el matrimonio. Los reglamentos indican: "Si un hombre corta un árbol del jardín de otro hombre, deberá pagar la mitad de una mina de plata" (párrafo 20), y "Si un hombre renta un buey y le daña un ojo, pagará la mitad de su precio" (párrafo 35).

El epílogo afirma que Lipit-Istar "erigió esta estela". Implora una bendición sobre aquellos que no la dañen e invoca una maldición sobre aquel que la mutilare. Véase también Ley Mesopotámica.

BIBLIOGRAFIA: Francis Rue Steele. "The Code of Lipit-Ishtar", AJA LII, 1948, págs. 425-450 (reprinted as a Museum Monograph, The University Museum, Filadelfia). S. N. Kramer in ANET, págs. 159-161.

LISTRA. Listra es una de las ciudades ubicadas en el centro y el sur del Asia Menor donde Pablo estableció una iglesia en su primer viaje misionero. Lucas describe las experiencias de Pablo en Listra en Hechos 14. Debido a la persecución en Iconio, Pablo y Bernabé huyeron a Listra. La sanidad de un hombre cojo en Listra hizo que la gente confundiera a Pablo y a Bernabé con Mercurio y Júpiter y que trataran de rendirles la adoración correspondiente. Después de impedirlo con dificultad, Pablo les predicó un sermón el cual está registrado parcialmente en Hechos 14:15-17. Los judaizantes de Antioquía y los romanos levantaron un alboroto en el que Pablo fue apedreado. Desde Listra, los misioneros fueron a Derbe y en su viaje de regreso visitaron nuevamente Listra (Hch. 14:21). Pablo visitó Listra nuevamente en su segundo viaje misionero, ocasión cuando Timoteo, un nativo de Listra, fue circuncidado y se unió a Pablo. Pablo recuerda vívidamente sus experiencias en Listra en 2 Timoteo 3:11, escrita muy cerca del final de su vida.

La ubicación de la antigua Listra ha sido afirmada basándose en una inscripción encontrada en un promontorio cerca de la moderna villa de Hatunsaray, aproximadamente a cuarenta kilómetros de Iconio. Esta inscripción fue descubierta y publicada por J. R. Sitlington Sterret en 1885 (The Wolfe Expedition to Asia Minor, Amarell and Upham, Boston, 1888, pág. 142). Esta inscripción latina contiene el nombre LVSTRA, y se encuentra ahora en el nuevo museo arqueológico de Konya, Turquía. El texto dice: "Divum Aug (ustum) Col(onia) lu(ia) Felix Gemina Lustra consecravit. D(ecreto) D(ecuriorum)." Otras numerosas inscripciones pueden encontrarse en y cerca de la moderna villa de Hatunsaray.

AJA American Journal of Archaeology

El promontorio de Listra no ha sido excavado. Es un promontorio típico de una ciudad de tamaño mediano. Exploraciones superficiales han indicado una extensa ocupación durante los períodos helenísticos y romanos. Durante el período romano, Listra también acuñó sus propias monedas. Listra fue también representada en los concilios mayores de la iglesia primitiva: 325, 381, 451, 530, 692, 787, 879 d. de J.C. Esto indicaría que una iglesia floreció en este lugar durante varios siglos. Excavaciones futuras en el promontorio indudablemente arrojarán más luz sobre la historia de Listra.

LUGAR ALTO. En la antigua Canaán, el lugar alto era normalmente un lugar de adoración. Cerca de cada villa y algunas veces dentro de las ciudades (véanse Jer. 7:23; 19:6; Ez. 6:3) existían tales santuarios equipados con un altar, pilares de piedra o massebot que servían como objetos del culto masculino y asherim, objetos del culto femenino en forma de postes de madera. Un lebrillo era provisto para los lavamientos ceremoniales. Algunos lugares altos poseían objetos especiales tales como los becerros de oro puestos por Jeroboam, un efod o un arca. Estos requerían un templo para protegerlos. En Silo tal estructura, denominada la "casa de Dios", fue erigida como un templo para el arca del pacto (1 S. 1:9; 3:3).

El lugar alto fue un lugar de sacrificio. En los primitivos tiempos, cada adorador oficiaba su propio sacrificio, pero más tarde fue establecida una orden de sacerdotes. Con el establecimiento del templo en Jerusalén, los lugares altos fueron considerados lugares ilegítimos de adoración (véase 2 R. 23:4-20). La tendencia de asociarlos con la adoración a *Baal y otras deidades cananeas hicieron como resultado que los profetas israelitas reprobaran esos cultos paganos. El altar central de Jerusalén servía como una lección objetiva a la unidad de Jehová, mientras que la proliferación de lugares altos tendía a fomentar el concepto de deidades locales.

Diccionario Bíblico Arqueológico - M



MACEDONIA. El reino de Macedonia estaba ubicado al norte de Tesalia, hacia el noroeste del mar Egeo. Su capital era Pella, situada a 39 kms. al noroeste de Tesalónica. Bajo Felipe II (359-336 a. de J.C.), Tracia y Grecia fueron incorporadas al imperio macedonio. Alejandro, el hijo de Felipe, volvió su atención hacia el Oriente y conquistó el imperio persa que alguna vez había sido una amenaza a Grecia misma. Los macedonios adoptaron la cultura griega y Alejandro fue no sólo un conquistador, sino también un apóstol del helenismo.

En 148 a. de J.C., Macedonia llegó a ser una provincia romana. El apóstol Pablo ministró en muchas ciudades macedonias incluyendo Neápolis, Filipos, Amfípolis, Apolonia, Tesalónica (la capital) y Berea.

MAMRE. A casi 3 kms. al norte de Hebrón está el lugar conocido en arábigo como Ramat el-Khalil ("la altura del amigo") recordando el hecho de que Abraham fue conocido como "el amigo de Dios". Este es el sitio tradicional donde Abraham levantó un altar (Gn. 13:18).

A causa de su asociación con Abraham, Mamre llegó a ser un lugar sagrado para los judíos. Un pavimento descubierto allí se remonta hasta el siglo IX u VIII a. de J.C. Josefo (Guerra IV. ix. 7; Antigüedades I x. 4) menciona un alfóncigo que se dice ha estado en Mamre desde la creación y se señala como el árbol debajo del cual Abraham recibió a los ángeles (Gn. 18:4, 8). La suegra de Constantino, Eutropía, se horrorizó al encontrar altares paganos en Mamre, y bajo su instigación, el emperador ordenó demolerlos y reemplazarlos por una basílica cristiana. Sus restos fueron identificados por el padre A. E. Madar durante las excavaciones en el área. Las paredes de la cerca fueron construidas en parte por Herodes y en parte durante el reinado de Adriano. El templo construido bajo Constantino era una pequeña basílica con un largo nartex y el ápside construido dentro del perímetro del templo. Aunque reconstruido más tarde, se cree que las presentes ruinas representan el sitio y el plan de la basílica de Constantino.

MANETHO. Manetho, sacerdote de *Heliópolis bajo Tolomeo I y Tolomeo II, escribió (ca. 300 a. de J.C.) una historia de Egipto desde los primitivos tiempos hasta el 323 a. de J.C., cuando los Tolomeos asumieron el control después de la muerte de Alejandro. La Historia Egipcia de Manetho no se ha conservado; pero algunos fragmentos son citados por otros historiadores antiguos. Josefo cita de ellos y la lista de dinastías junto con las notas sobre reyes y eventos importantes fueron incorporadas en la Crónica (221 d. de J.C.) de Sextus Julius Africanus. Otras citas aparecen en el Chronicon (326 d. de J.C.) y en una historia del mundo desde Adán hasta Diocleciano por Jorge Syncellus (ca. 800 d. de J.C.).

UNA DIOSA DE LA FERTILIDAD encontrada en Mari. Cortesía del Museo de Alepo.

Aunque los modernos egiptólogos son conscientes de los errores en los cálculos de Manetho aún encuentran útil su esquema de la historia de Egipto. Las treinta dinastías de Manetho forman la base de todas las discusiones contemporáneas sobre la historia del Egipto faraónico.

BIBLIOGRAFIA: W. G. Waddell, tr., Manetho, Loeb Classical Library, 1940.

MANUAL DE DISCIPLINA. Véase MAR MUERTO, ROLLOS DEL.

MARI. De acuerdo con la *Lista de Reyes Sumerios, Mari fue la décima ciudad en ser gobernada por rey después del diluvio. La antigua ruta de las caravanas desde el valle del Tigris y el Eufrates hacia el occidente hasta el Mediterráneo se interceptaba en el sitio de Mari, la moderna Tell Hariri, con la ruta principal que se extendía hacia el sur desde los ríos Habor y el alto Eufrates hasta Babilonia y el Golfo Pérsico. Tell Hariri queda en el lado occidental del Eufrates cerca de Abu Kemal sobre la frontera de Siria con Iraq.

Eannatum de *Lagas se jacta de una victoria sobre Mari en un documento cuneiforme que data ca. 2500 a. de J.C. Para ese tiempo Mari se había convertido en una ciudad importante con un *ziggurat y numerosos templos. Las excavaciones han sacado a luz templos de Istar, Ninhurzag, Istarat, Samas y Ninnizaza.

Cuando Lugalzaggisi de *Uruk, o *Sargón de Acadia conquistó Mari destruyó la ciudad. Los templos fueron profanados y las estatuillas hechas pedazos y esparcidas por todas partes. Rápidamente se recobró, sin embargo, y Mari vino a ser una ciudad importante durante el período sargónico. Naramsin instaló dos de sus hijas en Mari, probablemente como sacerdotisas, un hecho que se sabe por dos vasos inscritos descubiertos en una casa cerca del templo de Asera.

Por el año 2021 a. de J.C., Ishbi-Irra de Mari conquistó la ciudad de *Isin y ayudó a la caída de la tercera dinastía de Ur. Sin embargo, el período de independencia de Mari duró muy poco porque pronto cayó bajo lahdun-Lim de Khana, quien, a su vez, fue conquistado por Shamshi-Adad de *Asiria.

Shamshi-Adad colocó a su hijo Ismah-Adad sobre el trono de Mari, pero a la muerte de Shamshi-Adad (ca. 1786 a. de J.C.), el hijo de lahdun-Lim, Zimri-Lim reconquistó el control. Su gobierno llegó a su fin ca. 1765 a. de J.C., cuando *Hamurabi de Babilonia conquistó a Mari. En 1748 a. de J.C., fue conquistada y destruida por los *casitas. Nunca recuperó su posición de influencia. Mari sirvió como una ciudad de guarnición que guardaba el cruce del río para las caravanas durante los tiempos asirios.

Una villa ocupó el sitio cuando Nabucodonosor de Babilonia controló el Asia occidental. El interés arqueológico aumentó en el área de Tell Hariri cuando unos beduinos descubrieron una estatua de piedra sin cabeza mientras extraían de una cantera materiales de construcción en 1933. Las excavaciones científicas empezaron el mismo año que Andre Parrot dirigió la primera de una serie de expediciones de parte del Louvre. Durante 6 temporadas trabajaron en las excavaciones hasta que el trabajo fue suspendido por el comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Después de la guerra se reiniciaron las excavaciones con una serie de campañas desde 1951 hasta 1956.

ESTATUA DE INTUP ILUM en Mari. Cortesía del Museo de Alepo.

Un hoyo de *estratificación hasta el suelo virgen debajo del templo de Samas reveló cerámica del mismo diseño de los primeros encontrados en *Nínive. Los edificios más antiguos datan de ca. 3200 a. de J.C.

Durante los años anteriores a la Segunda Guerra Mundial, Parrot excavó el ziggurat en Mari con sus altares adyacentes. En un sitio encontró los restos superpuestos de una sucesión de cuatro templos de la diosa Istar. Un templo a Dagán, construido durante el período Isin-Larsa, fue descubierto. Su entrada estaba guardada por dos leones de bronce con ojos incrustados. Ojos incrustados se encontraron cerca lo cual indica que había más de cuarenta leones.

El descubrimiento más importante en Mari fue el complejo del palacio de Zimri-Lim que cubría unas 5 hectáreas. Entre los trescientos cuartos del palacio estaba el cuarto del trono con pinturas en las paredes. Los archivos reales contenían alrededor de veinte mil tabletas cuneiformes del tiempo de lasmah-Adad y Zimri-Lim, incluyendo correspondencia entre Zimri-Lim y Hamurabi. Los textos tratan mayormente de asuntos administrativos; pero los nombres de personas y de lugares señalan interesantes paralelos con los registros patriarcales del Génesis (véase Abraham). La mayoría de los textos de Mari estaban en lengua acadia, pero unos pocos estaban escritos en *hurrita y había varios bilingües en sumerio y acadio. El palacio incluía también una escuela para escribas.

Los textos de Mari mencionan al pueblo *habiru y una tribu de Ben-Yamini, un nombre semejante al Benjamin bíblico, aunque se refiere a un pueblo diferente.*Hazor es la única ciudad palestina mencionada; pero los nombres de lugares cerca de *Harán tienen paralelos en los registros bíblicos.

Nahur (Nahor), Turahi (Tera) y Sarug (Serug) son lugares mencionados en los textos de Mari que parecen estar relacionados con los nombres de los registros patriarcales (Gn. 11:23, 24). Entre los nombres personales semitas occidentales de Mari se encuentran un Ariukku (véase Arioc, Gn. 14:1) y formas como Abraham y Jacob.

EL AREA GENERAL EN LA CUAL LOS ROLLOS DEL MAR MUERTO FUERON DESCUBIERTOS.

Las costumbres reflejadas en los textos de Mari también ilustran la vida durante los tiempos patriarcales. Un dios tenía su profeta, enviado para hacer proclamaciones en el nombre de ese dios; como Yahweh tenía a Moisés como su profeta para faraón e Israel. El censo tenía un significado religioso a la vez que político y económico (véase 2 S. 24). El territorio tribal era inalienable, y la heredad era sólo a través de los miembros de la familia como en Israel. Los tratados y los convenios eran ratificados por medio de matar un asno como en el pacto entre los siquemitas y Jacob (Gn. 33:19; 34:1-3).

BIBLIOGRAFIA: André Parrot, Les fouilles de Mari, Rapports preliminaires des campagnes I a X (1933-55). 10 parts, P. Geuthner, Paris, 1935-55. "Mari et Chagar Bazar", Syria, XIX, 1938, págs. 308-310. Charles Francois Jean, Six campagnes de fouilles a Mari, 1933-39, synthese des resultants, Casterman, Tournai, 1952.

MAR MUERTO, ROLLOS DEL. Este nombre se usa para designar: a) los rollos originales descubiertos a principios del año 1947 en una cueva de Qumrán, un lugar cerca del extremo noroeste del mar Muerto; b) rollos adicionales y fragmentos de rollos posteriormente encontrados en cuevas cercanas como resultado de una cuidadosa exploración de la región; c) fragmentos de rollos encontrados en el wadi Murabba'at, ca. 19 kms. al sudoeste de *Qumrán; y d) fragmentos de rollos encontrados en el wadi Mird, ca. 6 kms. al sudoeste de Qumrán. Siendo que los 2 últimos grupos de descubrimientos vienen de períodos y localidades muy diferentes de los materiales de Qumrán, no debieran ser incluidos en el mismo término. Sin embargo, fueron descubiertos en la exploración que surgió de los descubrimientos de Qumrán y fueron estudiados al mismo tiempo (y en efecto, han sido publicados en las mismas series), por lo tanto, se han incluido en el término "Rollos del Mar Muerto".

Por varias razones, el término no es descriptivo (tampoco lo son los términos, "rollos del desierto judío" y "rollos de Ain Feshkha"), y bien podría ser substituido por el término más exacto: "Manuscritos y fragmentos de Qumrán". (En cuanto a la localidad de Qumrán y las excavaciones arqueológicas que resultaron del descubrimiento de los rollos, véase el artículo QUMRÁN).

Los descubrimientos del wadi Murabba'at, para tratar primero con los materiales que no vienen de Qumrán, incluyen manuscritos bíblicos, cartas, contratos, etcétera, del segundo siglo d. de J.C. El tipo de manuscrito fue importante para la cronología comparativa y ayudó a fechar la paleografía de los materiales de Qumrán. Dos cartas firmadas por Bar-Kokba, el líder de la segunda revolución judía (132-135 d. de J.C.), y otras cartas que mencionan su nombre, establecen la fecha. Más importante para los estudios bíblicos es el texto de los materiales bíblicos de esta localidad. Los eruditos se han convencido desde hace mucho tiempo de que el texto consonante hebreo del Antiguo Testamento estaba estandarizado aproximadamente para el fin del siglo I d. de J.C. Los materiales del Murabbaát son enteramente del "masorético" o texto estandard, mientras que los materiales de Qumrán, que son un siglo o dos antes que aquellos del Murabbaát, representan por lo menos tres tipos de texto, como se verá más adelante.

Los descubrimientos del wadi Mird contienen materiales bíblicos escritos en griego y arameo, que datan de los siglos V al VIII d. de J.C. Su valor para los estudios de Qumrán, parece ser marginal al presente. Los materiales del Nuevo Testamento encontrados en Mird - los únicos documentos del Nuevo Testamento encontrados en los Rollos del Mar Muerto, lo cual debe enfatizarse - añaden muy poco o nada a los vastos recursos de materiales ya en existencia para el estudio del Nuevo Testamento.

Los "Rollos del Mar Muerto" originales fueron descubiertos accidentalmente por unos beduinos de la tribu Ta'amireh. Ese tesoro, que al principio ellos pensaron que podia usarse para hacer sandalias, fue por último colocado al cuidado de Mar Athanasius Y, Samuel, arzobispo de la Iglesia Ortodoxa Siria. Parte fue vendida al profesor Eleazar L. Sukenik, de la Universidad Hebrea de Jerusalén y parte, después de haber sido llevada a la Escuela Americana de Investigación Oriental en Jerusalén para su examen, fue llevada a América para ser guardada con mayor cuidado. Por último, estos rollos también fueron comprados por la Universidad Hebrea. Los rollos comprados, y posteriormente publicados por Sukenik fueron: a) un rollo incompleto de Isaías (identificado comúnmente por la sigla 1Qlsb, significando la "b" o segundo manuscrito de Isaías de la cueva 1 de Qumrán); b) porciones de un rollo de Himnos de Acción de Gracias, llamado por el nombre hebreo Hodayot, 1QH; y c) un rollo llamado La Guerra de los Hijos de Luz contra los Hijos de las Tinleblas o el Rollo de la Guerra 1QM (por Milhamah, "guerra").

UN JARRON DE LA CUEVA 1. Este jarrón fue usado para guardar los rollos de la biblioteca del Qumrán. Cortesía del Instituto Oriental.

ROLLO DE ISAIAS DE LA CUEVA 1. Cortesía de las Escuelas Americanas de Investigación Oriental.

FRAGMENTO DEL PERGAMINO DE LOS HIMNOS DEACION DE GRACIAS. Cortesía del Instituto Oriental.

LOS ROLLOS DE COBRE de la Cueva 3Q. Cortesía del Museo Arqueológico de Palestina. Los rollos publicados por Millar Burrows para las Escuelas Americanas de Investigación Oriental fueron los siguientes: (a) un rollo completo de Isaías, 1QIsa (b) una descripción de las reglas de membresía, llamadas comúnmente el Manual de Disciplina, 1QS (por Sérek, "orden, regla"); (c) un comentario sobre la profecía de Habacuc, 1QpHab (p por pisher, "comentario"). Un cuarto rollo en el lote llevado a la Escuela Americana no pudo abrirse a tiempo; pero de un fragmento roto que contenía el nombre de Lamec, fue llamado el "Rollo Lamec". Más tarde, cuando fue abierto y publicado, fue identificado como un Génesis Apócrifo o una ampliación que hizo uso de materiales bíblicos y apócrifos para el Génesis, 1QApGen.

Estos manuscritos fueron escritos en cuero o pergamino, con buena escritura, encontrándose en buen estado de conservación, con excepción del Génesis Apócrifo. Una idea del tamaño de los manuscritos puede deducirse de los siguientes hechos: El rollo más ancho es el Hodayot, el cual contiene de 35 a 41 líneas en una columna, o ca. 33 cms. de alto. (Los rollos están sostenidos por la varilla vertical de tal manera que el "ancho" del rollo llega a ser en realidad la altura de la columna, y la "longitud" del rollo es la medida horizontal). El más angosto es el Comentario de Habacuc que sólo tiene dieciocho líneas en una columna de aproximadamente quince centímetros de alto (pero unas 2 ó 3 líneas se han desgastado en la parte inferior). El manuscrito completo de Isaías contiene ca. 29 líneas en una columna y la columna tiene ca. 25 cms. de altura (el rollo tiene 25 cms. de ancho). Este mismo manuscrito de Isaías es el más largo, y consiste de 54 columnas escritas sobre 17 hojas de cuero cocidas juntas formando un rollo continuo de 7 mts. de largo. La longitud original del Hodayot o Himnos de Acción de Gracias, no se conoce, ya que se encontró en varios pedazos y fue escrito por 2 manos diferentes. En algunos manuscritos, las columnas y las líneas se marcaron usando un instrumento puntiagudo que dejó una raya impresa (como la de un bolígrafo cuya tinta se acabó), y las letras cuelgan de las líneas. La excelente condición de los rollos se debe, por lo menos en parte, al hecho de que habían sido colocados en jarrones que obviamente habían sido hechos para tal propósito y las tapas se habían sellado. El Génesis Apócrifo, por otra parte, no había sido colocado en jarrones.

Fechar el manuscrito es la tarea de un especialista llamado, en el caso de las escrituras antiguas, paleógrafo y los resultados son comparativos, a menos que se encuentre otra evidencia. En otras palabras, el experto puede decir que un cierto espécimen de escritura es "más antiguo que a o posterior que b", y si cuenta con fechas aproximadas para a y b, puede usarlas para limitar el material de su estudio. Los expertos fechan los manuscritos de Qumrán en la mitad del siglo II a. de J.C., siendo algunos manuscritos posiblemente un poco posteriores (y algunos de los descubrimientos posteriores datan de un siglo o más, antes). Estos cálculos están ahora establecidos más allá de la duda razonable por lo menos con 5 tipos de evidencias separadas: (a) la tela que envolvía los rollos se ha fechado en 20 a. de J.C. ± 200 años, por el análisis radio-carbónico (carbón-14); (b) algunos cientos de monedas encontradas en las excavaciones en Qumrán pueden ser fechadas entre 135 a. de J.C. y 68 d. de J.C.; (c)la cronología de la cerámica de los jarrones que contenían los rollos, y por la cerámica encontrada en grandes cantidades en las excavaciones, da una fecha en la primera parte del período romano, es decir, los siglos II y l a. de J.C.; (d) la paleografía comparativa, la cual ahora incluye materiales fechados de wadi Murabbat'at, está más firmemente establecida para el período correspondiente que cuando las primeras estimaciones fueron hechas; (e) el análisis lingüístico de los documentos arameos encontrados en Qumrán indica una fecha relativa de ca. el comienzo de la era cristiana por el estado de desarrollo del idioma. Las excavaciones arqueológicas del "monasterio" de Qumrán añadieron dos hechos más que corroboran esta evidencia, es decir, la destrucción por medio de un terremoto, que ha sido fechado en el 31 a. de J.C., y la destrucción por fuego, la cual puede ser fechada en el tiempo de la marcha de la décima legión romana de Jericó a Jerusalén, o sea ca. 67 d. de J.C.

cms. centímetros

A causa de que muchos fragmentos de manuscritos similares continuaron apareciendo en el mercado, una exploración exhaustiva de la región entera alrededor de Qumrán fue iniciada en 1952 y algunas cuevas (de las más o menos 250 que fueron halladas) arrojaron fragmentos de manuscritos. El padre Roland de Vaux, quien guio el trabajo arqueológico, dice: "Esta exploración no ha podido ser exhaustiva", (L'achéologie et les manuscrits de la Mer Morte, pág. 42) porque otras 2 cuevas que contenían fragmentos, y aun manuscritos enteros, fueron descubiertas posteriormente. Hasta la fecha, once cuevas han arrojado materiales literarios y el contenido de 2 cuevas (cueva 4 y cueva 11) es probablemente mucho más importante que el contenido de la cueva 1.

Todavía no es posible, y probablemente sería de dudoso valor, dar un catálogo completo de los materiales encontrados en las once cuevas de Qumrán. De más utilidad sería una clasificación de los tipos de materiales encontrados, junto con alguna descripción y evaluación del significado de los tipos. La siguiente clasificación es preliminar y puede necesitar todavía más clarificación en la medida en que los descubrimientos sean estudiados en detalle.

(a) Textos Bíblicos. Además de los manuscritos de Isaías encontrados en la cueva 1, rollos de Levítico y algunos salmos han sido encontrados en la cueva 11. Miles de fragmentos de otros manuscritos han sido hallados en las cuevas de Qumrán, la mayoría en la cueva 4. Aproximadamente 500 o 600 diferentes manuscritos están representados entre estos fragmentos, ca.¼ de ellos siendo libros bíblicos. Todos los libros del Antiguo Testamento, excepto Ester, están representados, incluyendo por lo menos diecisiete diferentes copias de Deuteronomio y alrededor de la misma cantidad de Isaías y de los Salmos.

Por lo menos 3 tipos de textos se encuentran en los manuscritos bíblicos. Un tipo está claramente relacionado con el Texto Masorético, que es el texto de nuestra presente Biblia hebrea. (No es correcto llamarle el "Texto Masorético" a un texto que fue por lo menos, seiscientos años anterior a los masoretas; lo que se quiere decir es que este texto estaba en uso por los masoretas cuando ellos le añadieron la pronunciación tradicional. Pero "Masorético" -y ocasionalmente "protomasorético"- está simple y claro y firmemente establecido por el uso.) Un segundo tipo está estrechamente vinculado con el texto hebreo que fue usado en la versión griega del Antiguo Testamento (la Septuaginta). El tercer tipo ha sido comparado por algunos eruditos con el texto samaritano (la revisión samaritana del pentateuco, escrita en hebreo; no la versión samaritana, la cual está en el dialecto arameo). Una vez más es necesario usar los términos con precaución. El cisma samaritano había ocurrido algunos siglos antes del establecimiento de la comunidad del Qumrán. Siendo que la revisión samaritana contiene solamente el pentateuco, algunos eruditos han señalado que el resto del Antiguo Testamento aún no había sido aceptado en el canon. De cualquier manera, la evidencia textual de los samaritanos indica la existencia de un segundo tipo de texto no masorético. Es enteramente probable que este tipo se extendiera a los profetas y a los escritos.

Para evitar el uso de nombres que no son precisos, se pueden indicar estos tres tipos de texto por la sigla, como sigue: M - al antecesor del Texto Masorético; L- al texto usado para hacer la Septuaginta (o LXX); S-al texto que se asemeja a la revision samaritana. Se puede decir, por lo tanto, que durante el tiempo en que la comunidad de Qumrán estuvo en existencia, el texto del Antiguo Testamento fue encontrado por lo menos en 3 revisiones, M., L. y S. El Nuevo Testamento corrobora esta evidencia, como un análisis de las citas del Antiguo Testamento podría probarlo. Algunas citas en el Nuevo Testamento están de acuerdo con el Texto Masorético (fueron hechas del M); algunas están de acuerdo con la Septuaginta (fueron hechas del L) y algunas no están de acuerdo ni con el Texto Masorético ni con la Septuaginta (fueron hechas de S o de algún otro tipo de texto). De acuerdo con la tradición, el Concilio de Jamnia, ca. año 90 d. de J.C., estandarizó el texto hebreo, dándonos el texto consonante que fue usado más tarde por los masoretas. Esta tradición fue fortalecida por los materiales en el wadi Murabba'at, por el hecho de que sólo el texto protomasorético (o M) se halló en el siglo II d. de J.C.

(b) Comentarios de los Libros Bíblicos. Además del Comentario de Habacuc, fragmentos de comentarios similares en Isaías, Oseas, Miqueas, Nahum y el Salmo 37 han sido identificados. Sofonías y algunos otros libros pueden posiblemente ser identificados también. Los comentarios son, sin duda, composiciones originales de la secta de Qumrán, porque las Escrituras están distorsionadas para mostrar la persecución de la comunidad por los malos, el favor de Dios que gozaba la comunidad y el castigo que vendría sobre los inicuos. Esto indica la importancia del uso de la Escritura, por lo menos por los qumranianos, en el período inmediatamente anterior al Nuevo Testamento. El hecho de que no se haya encontrado ningún comentario que esté basado en un libro no canónico puede dar apoyo válido al punto de vista de que el canon del Qumrán era el mismo que el canon del judaísmo palestinense.

(c) Apócrifa y Pseudoepígrafa. Estos términos son usados indistintamente y significan cosas diferentes para protestantes y para católicos. Al usarlos aquí, nos referimos a obras literarias religiosas producidas por los judíos, no incluidas en el canon hebreo, sin distinguir "apócrifa" de "pseudoepígrafa" para los fines presentes. Entre los fragmentos encontrados en Qumrán están representadas las siguientes obras: Eclesiástico (o la Sabiduría de Jesús hijo de Sira) en hebreo, Tobías en hebreo y arameo, los Jubileos) en hebreo, Enoc (exceptuando la parte II o las Similitudes) en hebreo y lo que parece ser el Testamento de Leví, una parte de una obra más amplia conocida como el Testamento de los Doce Patriarcas. Los "Fragmentos Sadoquitas", algunas veces incluidos con la pseudoepígrafa, serán considerados separadamente junto con los documentos que pertenecen específicamente a la comunidad de Qumrán.

No está aún claro qué significado se pueda atribuir al hallazgo de estos materials -en algunos casos varias copias de la obra- en Qumrán. Desde la época de Julius Wellhausen, algunos eruditos se han inclinado a atribuir algunas de estas obras a los esenios. Hoy, la mayoría de los eruditos identifican la secta de Qumrán con los esenios y, como resultado, la teoría de un origen esenio, por lo menos para algunas de estas obras apócrifas y pseudoepigrafas, ha ganado considerable peso. Al mismo tiempo, la teoría de un desarrollo gradual o extensión de algunas composiciones ha sido igualmente fortalecida.

Es posible que los Testamentos de los Doce Patriarcas hayan surgido del Testamento de Leví. Por otra parte, es casi seguro que el II Libro (las Similitudes) fuera una adición posterior a Enoc. Esto es de particular significado, porque la doctrina del Hijo del Hombre aparece en Enoc solamente en el II Libro. Es claro que los qumranianos no han dejado evidencia del concepto del Hijo del Hombre celestial o apocalíptico en su doctrina mesiánica. También se puede deducir que la doctrina del Hijo del Hombre en el Nuevo Testamento, en lugar de ser el resultado de la doctrina en Enoc, fue la inspiración por la adición de la doctrina a Enoc. El punto de vista que dice que Jesús originó el concepto del Hijo del Hombre, o más bien que él fue el primero en combinar las ideas del Hijo Mesiánico de David, del Siervo Sufriente y del celestial Hijo del Hombre en una Persona Mesiánica ha ganado por lo tanto considerable fuerza.

(d) Escritos sobre la Vida Religiosa de la Comunidad. Entre los descubrimientos originales estaban el Manual de Disciplina, los Himnos de Acciones de Gracias y el Rollo de Guerra, los cuales pueden estar específicamente relacionados con los miembros de la comunidad de Qumrán. El Manual de Disciplina contiene reglas que gobiernan la admisión a la comunidad y a la vida en la comunidad.

Los Himnos de Acciones de Gracias parecen ser expresiones de la vida devocional, posiblemente himnos cantados por los miembros en la adoración pública o privada. El Rollo de la Guerra describe las preparaciones y cómo conducir una guerra (si real o simbólica es asunto de interpretación) relacionada con el inminente fin de la era actual; por lo tanto, es llamada la guerra escatológica. A estos escritos debe añadirse otro que ha sido conocido por décadas, anteriormente llamado los Fragmentos Sadoquitas y ahora conocido generalmente como el Documento de Damasco. Este trabajo fue descubierto en una genizah encontrada en una sinagoga de El Cairo en 1897 y fue publicado en 1910.

Tan pronto como el Manual de Disciplina de Qumrán fue publicado, los eruditos reconocieron una conexión estrecha entre estos dos documentos; pero no fue sino hasta cuando algunos fragmentos del Documento de Damasco fueron descubiertos en las cuevas de Qumrán, que el trabajo pudo ser identificado positivamente como qumraniano. Por lo menos han sido encontrados nueve manuscritos del Documento de Damasco en las cuevas 4, 5 y 6. El trabajo contiene una historia del origen de la secta, provisiones para el ingreso y reglas de conducta para los miembros. El Documento de Damasco y el Manual de Disciplina proveen el material para reconstruir la fe y vida de la comunidad. Otros fragmentos de manuscritos pertenecen a esta categoría de literatura, notablemente los fragmentos mayores llamados La Regla de la Congregación (lQSa) y las Bendiciones (lQSb). Muchos de los detalles de la doctrina mesiánica de la comunidad han sido tomados de estos fragmentos; pero el estado del texto y los problemas de la interpretación dejan a algunos eruditos con la convicción de que la última palabra no se ha dicho aún sobre la materia.

(e) Escritos Misceláneos. En esta categoría pueden colocarse la florilegia o colecciones de textos bíblicos y la testimonia o textos probatorios para ciertas ideas (por ejemplo, un testimonium mesiánico que contiene Dt. 5:28, 29; Dt. 18:18, 19; Nm. 24:15-17 y Dt. 33:8-11); al igual que las filacterias (el Shema, o "credo" del judaísmo, el que se recitaba en toda ocasión de oración). Otros fragmentos, muchos de los cuales representan trabajos que no se conocieron antes de los descubrimientos del Qumrán, y los cuales son demasiado fragmentarios para ser identificados positivamente, pueden ser temporalmente incluidos en esta categoría. Por falta de una mejor descripción se puede incluir el Génesis Apócrifo, identificado como un Midrash por algunos eruditos, pero que difiere considerablemente de los Midrashim que se conocen en la literatura judía hagádica. Fragmentos de textos de la Septuaginta y del targum arameo (traducción) de Job, aún sin publicar al presente, pueden ser también incluidos provisionalmente en esta categoría.

(f) Los Rollos de Cobre. A principios de 1952 dos rollos de cobre muy oxidados se encontraron en una cueva identificada como 3Qy fue fácil aceptar queeran parte de los productos de Qumrán. Se les asignó las siglas 3QX o 3Q15 (es decir "desconocido" o el artículo 15 de la cueva). Después de varios años de experimentos, los rollos fueron finalmente cortados, capa por capa, y abiertos. La inscripción hebrea grabada en el cobre, que había sido visible desde la parte exterior del rollo (la parte posterior de las hojas), era el inventario de un gran tesoro, de ca. 24 toneladas métricas de oro y 68 toneladas métricas de plata enterradas en 74 lugares en varias partes de Palestina. (Este "inventario" fue por lo tanto, identificado con una nueva sigla, es decir 3Qlnv.) Desde el principio hubo problemas en relación con los rollos de cobre: la cantidad de esa riqueza no era compatible con los puntos de vista establecidos por la comunidad concerniente a las riquezas; el uso de hojas de cobre no pudo ser explicado; el tipo de epigrafía no era como el de los otros materiales de Qumrán; el lenguaje era hebreo Mishnaic y como tal era único entre los documentos de Qumrán; ¿por qué se había colocado ese inventario tan descuidadamente en frente de la puerta de la cueva?, etcétera. Varias explicaciones fueron sugeridas. Los escritos en cobre fueron meramente un ejercicio en escritura (pero, ¿por qué usar tan valioso material para ese propósito?, y ¿por qué la fantasía acerca de tal tesoro?). Esto fue un inventario del tesoro del templo (pero, ¿por qué se le habría confiado a los qumrianos que despreciaban el sacerdocio del templo?), etcétera. Una teoría reciente parece más aceptable que cualquiera de las otras: los rollos de cobre no fueron parte de los materiales de Qumrán; en cambio, fueron una composición posterior -probablemente ca. el fin del siglo I d. de J.C. -en hebreo mishnaico, por personas desconocidas, posiblemente describiendo la localidad del tesoro del templo que había sido escondido antes que las legiones romanas destruyeran el templo. Que los rollos fueran descubiertos al mismo tiempo que los materiales de Qumrán fue puro accidente, lo mismo que los descubrimientos de wadi Murabbat-at y wadi Mird. Esta no es una teoría irrazonable y no es tampoco una manera de evadir o tapar un problema serio. Más bien es la conclusion provisionalmente indicada por todos los hechos conocidos hasta el presente.

Habiendo descrito con algún detalle los rollos, se procederá a describir la comunidad que sirvió como guardiana de ellos y que, en algunos casos por lo menos, proveyó los autores de los rollos del mar Muerto. El conocimiento se deriva del contenido de los rollos, particularmente el Manual de Disciplina, el Documento de Damasco, el Comentario de Habacuc y otros documentos que parecen ser composiciones de la comunidad. A esto se pueden añadir las indicaciones de los descubrimientos arqueológicos y posiblemente las descripciones de los esenios encontradas en Filón, Josefo y otros escritores antiguos.

La comunidad era una secta judía que se había separado de la corriente principal del judaísmo a principios del segundo (o posiblemente a finales del tercer) siglo a. de J.C. Sus prácticas piadosas indican que de alguna manera ellos estaban relacionados con los hasidim, precursores de los fariseos. A la vez su énfasis en el sacerdocio y el uso del nombre "hijos de Sadoc", indica a algunos eruditos que pudo haber una relación al principio con los saduceos. Una teoría atractiva es la posibilidad de que el cisma original empezó con los saduceos, posiblemente uniéndose primero con los hasidim (lo cual explicaría la presencia de sacerdotes entre los fariseos), y entonces un segundo cisma ocurrió en el cual unos ex saduceos (los "hijos de Sadoc") y algunos hasidim formaron la nueva secta. A causa de la estrecha relación entre los qumranianos y los esenios, como está descrita en Filón y Josefo, parecería que el nuevo movimiento lo constituían los esenios o un grupo similar del cual los esenios surgieron más tarde. Si se acepta que las descripciones en Filón y Josefo son exactas, parece que lo mejor es considerar a los qumranianos y a los esenios como dos sectas íntimamente relacionadas, en lugar de intentar asimilarlas en una sola.

El Documento de Damasco, en una vaga afirmación (CD 1:6), coloca la fundación de la secta 390 años después del exilio. Si se admite que esto se refiere a la destrucción de Jerusalén y si la figura es tomada literalmente (puede ser un número puramente simbólico sacado de Ezequiel 4:5), entonces podría ponerse la fecha de origen ca. 197 a. de J.C. Aunque esta fecha es compatible con otra evidencia, la mayoría de los eruditos no se inclina a tomar los números del Documento de Damasco seriamente. Aproximadamente veinte años después de la fundación, de acuerdo con el mismo Documento de Damasco, Dios levantó a un "maestro de justicia" para guiar a los sectarios (CD 1:10, 11).

La membresía en la secta era cuidadosamente regulada por las reglas indicadas en el Manual de Disciplina. Esto incluía un período de prueba en 2 etapas de un año cada una (1QS 6:13-23). Cuando un novicio era finalmente aceptado, su riqueza era permanentemente asignada a la comunidad. Un examen anual determinaba la promoción o degradación de los miembros y a cada uno se le asignaba un rango de acuerdo con sus logros. En las reuniones de la comunidad, a los miembros no les estaba permitido hablar fuera del orden de su rango. Un sistema de multas, indicado en el Manual de Disciplina (1QS 6:24-8:1), fue impuesto sobre los miembros por infracciones menores, y por ofensas serias los miembros podían ser expulsados de la membresía. Los alimentos se comían juntos y mucho del tiempo se dedicaba a la lectura de las Escrituras. De acuerdo con las provisiones de la Regla de la Congregación, las mujeres y los niños podían ser admitidos en la membresía (1QSa 1:4). Nada en ningún otro documento contradice esto; sin embargo, la mayoría de los eruditos, a causa de la teoría que los identifica con los esenios, lo cual significa aplicar todas las afirmaciones concernientes a los esenios a la secta de Qumrán, insisten en que ésta era una secta "monástica".

La comunidad vivió ya sea en tiendas sobre la llanura donde los edificios estaban situados o en las numerosas cuevas en los riscos que se extienden a lo largo del lado occidental del mar Muerto. Sus rebaños podían probablemente tomar agua en 'Ain Feshkha, una copiosa fuente de agua fresca en la ribera misma del mar Muerto, aproximadamente tres kilómetros al sur de los edificios de Qumrán. Los granos probablemente se cultivaban en el Buqueán sobre los riscos, y después de la cosecha se molían en los molinos y eran horneados en los hornos encontrados en las ruinas del Qumrán. El cuero puede haber sido curtido en Áin Feshkha. A juzgar por el número de platos y tazones encontrados a lo largo del refectorio, corroborado por el número de tumbas en el cementerio, se puede estimar que el número de miembros en un momento dado debe haber sido entre doscientos y cuatrocientos.

El lugar del maestro de justicia en la comunidad ha sido agrandado fuera de toda proporción de acuerdo con la evidencia documentaria. Casi todas las afirmaciones concernientes a esta persona (¿o posición?) se encuentran en el Comentario de Habacuc y en el Documento de Damasco. El cuerpo entero de este material puede ser escrito a máquina en una página, a doble espacio. De esto, además de las afirmaciones devocionales en el Himno de Acción de Gracias que se suponen salieron de sus labios, se le ha convertido en una persona fantástica, de quien, de acuerdo con un escritor, por lo menos, Jesús es solamente "una pálida copia". El maestro era sin duda un miembro de la comunidad profundamente devoto, quien tomó un lugar prominente en ella en cierto período. El fue perseguido y murió. El no fundó la comunidad y las teorías referentes a su nacimiento virginal, crucifixion, resurrección y segunda venida, han sido entretejidas en un todo por sensacionalistas quienes han tomado sus ideas del Nuevo Testamento y las han proyectado en los Rollos del Mar Muerto.

La comunidad creía que estaba viviendo en los tiempos finales. Esperaba un "maestro de justicia" quien sería una de las personas escatológicas relacionadas con el fin de la era actual. Ellos esperaban al Mesías, quien era el príncipe davídico de la escatología judía, pero no el Hijo del Hombre del apocalipticismo judío. Muchos eruditos, con la evidencia de un pasaje y las enmiendas textuales de otros pasajes, están convencidos también de que la secta esperaba otro Mesías, el Mesías de Aarón o el Mesías sacerdotal, quien era más grande en prioridad que el Mesías davídico o el Mesías de Israel. Sin embargo, el término "Mesías de Aarón" no se encuentra en los textos de los Rollos del Mar Muerto y la expresión "Mesías de Aarón e Israel" no aparece en los fragmentos de otra copia del Manual de Disciplina. La teoría total está débilmente documentada. (Para una discusión más detallada, véase W. S. La-Sor, "The Messianic Idea in Qumran", en Studies and Essays in Honor of Abraham A. Neuman, págs. 343-364.)

Los Rollos del Mar Muerto son de importancia en dos áreas principales de estudio: en la crítica textual del Antiguo Testamento y en el entendimiento del desarrollo del judaísmo en el período intertestamentario. El primero ha sido bosquejado en conexión con la descripción de los textos mencionados. El significado de nuestro entendimiento del judaísmo, el cual, desde luego, incluye el trasfondo del Nuevo Testamento, es un problema altamente complejo que está exigiendo los esfuerzos de muchos eruditos. Mientras que aún es demasiado prematuro para intentar presentar los resultados, sin embargo, ha llegado a ser evidente que el Nuevo Testamento -significativamente las áreas problemáticas de los cuatro Evangelios y las Epístolas Paulinas- pertenece al mismo ambiente que los Rollos del Mar Muerto. Asuntos que en un tiempo fueron identificados como "helenísticos" y colocados en la última parte del segundo siglo d. de J.C., (tales como el gnosticismo) ahora pueden reconocerse como elementos del judaísmo del primer siglo. Se han señalado numerosos paralelos del lenguaje o las ideas y algunos eruditos han deducido que Juan el Bautista (y probablemente algunos de sus discípulos) y Jesús, fueron miembros de la comunidad de Qumrán. La actitud de Juan hacia el mundo, como una sociedad para ser redimida, es marcadamente diferente de la de Qumrán, pero sería posible suponer que la región específica del desierto de Judea en el cual él creció fuera la comunidad de Qumrán. Por otra parte, el hecho de que Jesús creció en Nazaret y fue bien conocido por los habitantes de la villa es una parte esencial del Evangelio, y la reacción de los nazarenos al principio del ministerio de Jesús puede explicarse solamente en base a eso.

MESA Y BANCA PARA ESCRIBIR DEL ESCRITORIO DEL QUMRAN. Cortesía del Museo Arqueológico de Palestina.

BIBLIOGRAFIA: G. Vermes, The Dead Sea Scrolls in English, Pelican Books, Baltimore, 1962. M. Burrows, The Dead Sea Scrolls, and More Light on the Dead Sea Scrolls (full discussion of the discoveries and problems arising there from), Viking Press, New York, 1955, 1958. W. S. LaSor, Bibliography of the Dead Sea Scrolls, 1948-1957, Fuller Library, Pasadena, 1958. C. F. Pfeiffer, The Dead Sea Scrolls, Baker Book House, Grand Rapids, 1962.

MASADA. Al sur de *En Gadi hay un peñasco rocoso donde los zelotes trataron de desafiar a los ejércitos de Roma y establecer su último bastión después de la destrucción de Jerusalén (70 d. de J.C.). Jonatán, el gobernador hasmoneo, había levantado previamente allí una fortaleza la cual llamó Masada. El rey Herodes vio la importancia estratégica de Masada y mejoró sus fortificaciones, transformándola en un almacenaje secreto para provisiones y un refugio para la familia real en el caso de una revuelta.

PALACIO DE HERODES EN MASADA. Los pedestales servían de bases para las columnas. Cortesía de la Oficina de Información de Israel.

La hora de fama de Masada vino durante la revuelta judía (66-70 d. de J.C.) cuando fue capturada por los judíos rebeldes contra Roma y convertida en una base para ataques sorpresivos contra las tropas romanas. En un audaz golpe, Menahem el zelote, hijo de Judá de Galilea, tomó la fortaleza, distribuyó las armas entre sus hombres y los condujo hasta las puertas de Jerusalén.

Las acciones de heroísmo, sin embargo, no fueron suficientes para enfrentarse a las legiones romanas. Las victorias iniciales de los zelotes tuvieron la ventaja de la sorpresa. Cuando las legiones romanas empezaron a descender de Cesarea con sus pesadas máquinas de guerra, los zelotes tuvieron que retroceder. Jerusalén cayó en manos de los romanos. La fecha fue el 9 del mes de Av, en el año 70 d. de J.C. En las semanas siguientes la ciudad junto con su templo fue completamente destruida.

Después de la caída de Jerusalén, un caudillo heroico de los zelotes, Eleazar Ben Yair, se propuso defender Masada. Todos los otros fuertes habían caído ante Roma, y cuando fue obvio que los zelotes no podrían defender a Masada, escogieron morir por sus propias manos antes que caer en manos del enemigo. Por mutuo acuerdo, las mujeres y los niños fueron muertos a espada y luego los hombres se mataron unos a otros. Cuando los romanos finalmente entraron en la fortaleza se asombraron ante los despojos mortales. Restos de comida habían sido dejados como evidencia de que el pueblo de Masada había muerto voluntariamente, escogien do la muerte antes que la esclavitud. Trabajo arqueológico ha revelado signos de cenizas en los escombros de Masada, confirmando el relato de Josefo, quien menciona que los últimos zelotes arrasaron completamente el palacio.

La Sociedad de Exploración de Israel y la Universidad Hebrea han excavado Masada desde la temporada de 1955-56 cuando las Fuerzas de Defensa y el Departamento de Antigüedades de Israel cooperaron en su excavación. Yigael Yadin estuvo a cargo de la expedición la cual ha descubierto los restos de las estructuras levantadas en la montaña junto con otros prosaicos fragmentos de vestimenta, utensilios y porciones de comida. Han sido descubiertos doce rollos conteniendo pasajes desde el Génesis, Levítico y otros libros bíblicos y apócrifos. En la temporada de 1964 se descubrió una gran parte de un rollo que perteneció al original perdido del libro de los Jubileos y un grupo de tiestos inscritos en letras hebreas. Un edificio que parece haber servido como casa de estudio, con una piscina para inmersión ritual fue excavado y 53 siclos y medios siclos fueron encontrados.

MATRIMONIO. Las costumbres matrimoniales israelitas compartían muchas de las costumbres comunes de otros pueblos del Cercano Oriente. El padre, como cabeza de la familia, normalmente seleccionaba una novia para su hijo y hacía los arreglos para el matrimonio (véase Gn. 24:4). El papel de la muchacha era pasivo, ya que ella era dada como esposa al hombre que su padre escogía. El amor romántico no estaba ausente necesariamente, y un padre bondadoso tendría en cuenta los deseos de su hija. Se dice, por ejemplo, que Mical amaba a David (1 S. 18:20).

El concepto del *Matrimonio de levirato puede verse reflejado en la costumbre antigua en la que una novia era comprada por el padre del hijo para éste. En el caso de la muerte del hijo, la viuda era dada al siguiente hijo. La palabra bíblica mohar se usaba para el regalo dado al padre (¿o hermanos?) de la novia, por el novio o el padre del novio. Esto podía ser plata (Dt. 22:29; Ex. 22:16, 17) o unos servicios: Jacob sirvió a Labán 7 años (Gn. 29:20, 28) por Raquel. Como regalo de matrimonio por Mical, Saúl demandó a David "cien prepucios de (los) filisteos" (1 S. 18:20-25).

Un texto de *Ugarit afirma: "Y tú la mhr (comprarás) de su padre por mil siclos de plata y diez mil de oro." Parece que en todo el Cercano Oriente era costumbre dar un mohar al padre de la novia cuando se hacían los arreglos para el matrimonio. Como en el caso de Rebeca (Gn. 24), tales arreglos debían generalmente considerar los deseos y el bienestar de la novia. No eran simplemente transaccciones comerciales, aunque tenían un aspecto de negocio.

Un segundo tipo de regalo era la dote, un regalo a la novia (o novio) de parte del padre de ella. Esto podía ser un regalo en plata y oro o de siervos (Gn. 24:59, 61) o aun de tierra. El faraón egipcio dio la ciudad de Gezer como dote a su hija cuando ella se casó con Salomon (1 R. 9:16).

Además, el novio daría regalos a la novia (véase Gn. 24:53) que serían de acuerdo con su riqueza y su estima con la cual él consideraría a su amada. Hubo indudablemente otras numerosas oportunidades para el intercambio de regalos entre miembros de las familias involucradas en los procesos de casamientos.

El matrimonio era considerado como un convenio entre las dos familias (véanse Pr. 2:17; Mal. 2:14). El regalo de mohar sellaba el convenio entre las familias y daba al esposo la autoridad (aunque no el control absoluto) sobre su esposa.

Antes de la ceremonia del matrimonio se preparaba un contrato por escrito. Muchos de esos contratos han sido encontrados en *Nuzi, en los cuales una esposa sin hijos acepta dar una sierva a su esposo a fin de que pueda tener hijos. De acuerdo con el libro apócrifo de Tobías (7:14), entre los judíos el padre de la novia preparaba un contrato escrito. La Mishnah llama a esto ketuba. Entre los papiros arameos del siglo V a. de J.C., hay registros de contratos entre hebreos y egipcios que se casaban.

El matrimonio mismo era una ocasión festiva. Se usaban ropas especiales por la pareja contrayente y eran adornados con ornamentos y joyas. La novia evidentemente llevaba velo (Gn. 24:65). Las procesiones acompañaban tanto a la novia como al novio desde sus lugares de reunión encontrándose en un lugar predeterminado (1 Mc. 9:39). Con acompañamiento de música se dirigían hacia la casa, normalmente la del novio, donde se celebraba la fiesta de bodas. Las festividades podrían durar siete días o aun, según el libro de Tobías (8:20), catorce.

La ceremonia incluía el extender la capa sobre la novia, simbolizando así que ella era tomada como esposa por el dueño de la capa. J. L. Burckhardt, un viajero en las tierras árabes del siglo XIX, notó que uno de los parientes del novio extendía una capa sobre la novia, diciendo: "Ninguna otra te cubrirá sino sólo ésta", señalando al novio. En la historia bíblica de Rut, la joven se acercó a Booz en el campo y le pidió que extendiera su capa sobre ella (Rt. 3:9) porque él era el pariente cercano y con el derecho a reclamarla de acuerdo con las leyes del matrimonio de levirato.

La consumación del matrimonio se realizaba en una tienda especial o en el cuarto conocido como el huppa o cámara nupcial. Un pedazo de tela teñido de sangre se mostraría como prueba de la virginidad de la novia (véase Dt. 22:13-21). Después de este rito final, aún observado en algunos lugares del Cercano Oriente, continuaban las festividades nupciales.

La ley mosaica hacía provisiones para el divorcio (Dt. 24:1-4) por iniciativa del esposo. Los papiros arameos de *Elefantina indican que una desposada judía tenía derecho a obtener divorcio entre los judíos de Egipto. Cuando un hombre se divorciaba de su esposa le escribía una carta o certificado de divorcio y la despedía. Jesús dijo que la provisión mosaica para el divorcio se debió a la dureza del corazón de los hombres (Mt. 19:8).

MEDIA, MEDOS. La antigua Media ocupó el territorio al oeste del mar Caspio y al sur de los montes Zagros, que corresponden al occidente de Irán y al sur del Azerbaiján modernos. La capital meda era *Ecbatana. Un pueblo indoeuropeo, los medos hablaban un lenguaje iranio estrechamente relacionado con el antiguo persa. Siendo que no dejaron registros escritos, el conocimiento de los medos viene mayormente de fuentes asirias y griegas. Son mencionados por primera vez en los anales del gobernador asirio Salmanasar III quien invadió la llanura meda en el 886 a. de J.C., y capturó los finos caballos por los cuales los medos tenían fama. Tiglat-pileser III clamó victorias sobre los medos; pero Media se extendió hasta que en el tiempo de Sargón (murió en el 705 a. de J.C.) ellos gobernaban toda la Persia. Desde el tiempo de Sargón hasta la mitad del siglo VII a. de J.C., los medos estuvieron sujetos a los reyes asirios. Entre los lugares a donde Sargón desterró a los israelitas estaban las "ciudades de los medos" (2 R. 17:6; 18:11).

a. de antes de Jesucrito

Aunque unidos por un tratado con Asiria, los medos se unieron a los escitas y cimerianos para sitiar a Nínive, la cual cayó en el 612 a. de J.C. Restaurada su libertad, los medos continuaron su vida independiente hasta que Astiages fue derrotado alrededor de la mitad del siglo VI por Ciro, fundador del imperio persa. Los medos recibieron posiciones de honor y sus costumbres y leyes fueron unidas a las de los persas. Véase PERSIA.

MEDICINA. I. Mesopotamia. De la biblioteca de *Asurbanipal, hay 800 tabletas que son nuesta fuente principal de información en cuanto a la medicina en el antiguo Cercano Oriente. En el código de *Hamurabi la palabra "médico" aparece junto con las primeras leyes en relación con el ejercicio de la medicina. Se establecen tanto los honorarios que se pagaban a los médicos por servicios satisfactorios como las multas que ellos debieran pagar si su administracion fuera dañina. Es digno de notarse que las regulaciones se refieren principalmente a la cirugía y que muy poco se menciona en cuanto a la practica médica. Aun en este período tan antiguo parece haber habido una distinción marcada entre los cirujanos y los médicos. Los errores médicos constituían un peligro para los médicos. "Si un médico opera a un hombre (es decir a un caballero) por una herida severa con una lanceta de bronce y causa la muerte del hombre o abre un abceso en el ojo de un hombre) con una lanceta de bronce y destruye el ojo del hombre, se le cortarán los dedos."

En Mesopotamia, la medicina era un arte secreto y religioso, basado en la magia, la necromancia, la demonología y la adivinación. Estaba totalmente bajo el contro! del grupo sacerdotal. Se enseñaba en escuelas especiales ubicadas dentro de los templos. Había tres clases de médicos, todos ellos sacerdotes. En la medicina antigua, los médicos siempre fueron los sacerdotes, de allí que la medicina tuviera un sabor fuertemente religioso. Las tres clases de médicos eran: (1) doctores de hierbas, que corresponden a los modernos médicos internos; (2) doctores de cuchillo, que corresponden a los cirujanos modernos; y (3) doctores de encantamientos, que corresponden a los modernos psiquiatras.

Estos doctores practicaban un tipo de medicina muy rudimentario y eran preparados en el templo para diagnosticar y tratar las enfermedades. La especialización era muy amplia. Había hombres especializados en la adivinación y la pronosticación, exorcistas especializados en encantamientos para alejar los malos espíritus y otros hábiles en la hechicería y el uso de drogas.

El mercado y el templo tuvieron su parte en la práctica médica. Herodoto (I. 80) relata lo siguiente: "Ellos traen sus enfermos al mercado ya que no tienen médico; entonces aquellos que pasan junto a la persona enferma hablan con ella acerca de la enfermedad, para descubrir si ellos mismos han sido afligidos por la misma enfermedad que la persona enferma o han visto a otros con esta misma enfermedad, de esta manera hablan con ella y le aconsejan usar el mismo tratamiento por el cual ellos fueron sanados de la misma enfermedad o han visto a otros ser curados. Y no se permite pasar en silencio junto a una persona enferma sin preguntar la naturaleza de su indisposición." La importancia del templo en la vida de la Mesopotamia era fuerte. El sacerdote guiaba a todos, no sólo en los aspectos médicos y religiosos sino también en los asuntos comerciales y otros aspectos de la vida. Los sumos sacerdotes eran también responsables de las "vírgenes del templo" o "enfermeras" quienes eran una combinación de sacerdotisas, prostitutas y ayudantes de medicina que cuidaban de las necesidades tanto físicas como espirituales de los visitantes al templo.

Un estudio de su farmacopea, obtenido por medio del estudio de las tabletas cuneiformes de la biblioteca de Asurbanipal, reveló 250 substancias vegetales y 120 minerales. Vinos, grasas, aceites, miel, cera y leche eran empleados en la preparación de varias medicinas. Muchos de los agentes como áloes, anís, asafétida, belladona, cáñamo, cardamomo, casia, aceite de castor, canela, coloquíntida, coriandro, ajo, beleño, junípero, alcazuz, mandrágora, menta, mostaza, mirra, granada y amapola, se conocen hoy día por su valor terapéutico. En muchos casos, el medicamento prescrito parece de acuerdo con los procedimientos modernos, bastante razonable. La amapola se usaba para dolor y para producir sueño. La belladona se usaba como un anodino para reducir la secreción de saliva, para aliviar espasmos de la vejiga, dismenorrea, bronquitis y asma. Esto es consistente con las prácticas médicas modernas.

Pero en esta curiosa mezcla de lo excéntrico, lo bizarro y lo valioso, se encuentran otros remedios repugnantes y nauseabundos que debían ingerirse por vía bucal. Algunos de ellos son grasa de cerdo, estiércol de perro, excremento y orín humanos. Estas substancias se daban sin duda con la esperanza de que serían repugnantes a los demonios y así saldrían del cuerpo.

Una forma curiosa de diagnosis médica, ampliamente practicada en Babilonia, fue la hepatoscopia o inspección del hígado. Este y el uso de la adivinación son mencionados en Ezequiel 21:21: "Porque el rey de Babilonia se ha detenido en una encrucijada, al principio de los dos caminos, para usar de adivinación; ha sacudido las saetas, consultó a sus ídolos, miró el hígado." La práctica era tomar una muestra de arcilla del hígado de una oveja sana y compararla con el hígado de un animal recién sacrificado. Cualquier alteración en el espécimen fresco era cuidadosamente marcada sobre el modelo de arcilla siendo estudiada posteriormente en detalles para determinar el tipo de enfermedad que afectaba al paciente. Esto, por supuesto, no tenía ningún valor práctico para el paciente quien parecía extrañamente aislado de la comparación; pero para los babilonios, el hígado, como fuente de la sangre, era considerado el asiento del alma.

Se ha afirmado que el pueblo de la antigua Mesopotamia diferenciaba sus demonios como se hace hoy en día con los gérmenes. Había un demonio para las enfermedades agotadoras, para el mal funcionamiento del hígado, para los problemas ginecológicos y cada desorden del hombre era señal de estar poseído de algún demonio. Más de 6000 demonios fueron clasificados solamente en Mesopotamia. La enfermedad no se creía ser un desorden patológico, sino ya más bien un castigo por los dioses por pecados cometidos o la posesión de demonios. El hombre enfermo era un hombre pecador que requería rituales expiatorios.

Los mesopotamios, sin embargo, nos aportaron descripciones sistemáticas de ictericia, enfermedades oculares y fiebres; nociones primitivas de contagio, una farmacopea increíblemente moderna, una codificación legal de la práctica médica (como las que se encuentran en el Código de Hamurabi) y exploraciones primitivas de prácticas quirúrgicas.

F. H. Garrison en la History of Medicine (Saunders, 4a. edición, 1929), las ha alabado. "Los asiriobabilonios se protegían a sí mismos de los fuertes rayos del sol con parasoles, de las pestes de insectos con espanta moscas, vestían tartán semítico envuelto alrededor del cuerpo a manera superpuesta, practicaban el boxeo y otros deportes masculinos, empleaban vejigas infladas como alas de agua, sabían cómo producir la cerveza y fertilizar la palma datilera, regulaban a las amas de leche, enterraban sus muertos en ataúdes en forma de zapatilla y en tumbas de forma de abanico."

II. Egipto. En Egipto se practicó unaclase más alta de medicina y es significativo que dos de los reyes persas, Ciro y Darío, tenían médicos egipcios. La mayoría del conocimiento exacto de la medicina egipcia se ha obtenido de los papiros médicos. Cierta información se ha obtenido de los monumentos y las momias, estas últimas revelando arterioesclerosis, cálculos hepáticos, gota, artritis y otros estados patológicos contemporáneos bien conocidos. Los dos papiros más importantes son los de Ebers y de Edwin Smith. Este último es el más antiguo tratado quirúrgico en el mundo y describe 48 casos. El papiro Ebers habla de enfermedades clínicas internas mencionando las terapias tradicionales.

El papiro de Edwin Smith encontrado en Luxor por la persona cuyo nombre ostenta, un egiptólogo americano, es probablemente el primer documento científico en la historia de la medicina y contiene algunos comentarios quirúrgicos sorprendentes. Allí se encuentra la palabra "cerebro" registrada por primera vez enel lenguaje humano. También se describe "erección" y "emisión seminal" que sigue a la dislocación de la nuca (un fenómeno observado ahora en hombres ejecutados en la horca). Aquí el escritor reconoció el corazón como el centro de un sistema de distribución de vasos, enfatizó la importancia del pulso y probablemente lo tomó. "Sus pulsaciones", escribe el autor, "están en cada vaso de cada miembro". Si el autor en realidad tomó el pulso, lo cual parece probable, es aún más sorprendente ya que esto ocurrió doce siglos antes de Hipocrates y no fue sino hasta 1628 que William Harvey escribió su De Motu Cardis, una publicación de la cual surgió la cardiología moderna.

Este asombroso tratado quirúrgico discutía una gran variedad de fracturas, dislocaciones, heridas, tumores, úlceras y abcesos. Se empleaba la hilaza como absorbente, también tapones y torundas de lino. Yeso adhesivo fue usado para suturar la piel en las heridas. Puntos quirúrgicos son mencionados por primera vez, de acuerdo con el papiro de Edwin Smith, donde el autor escribe: "Deberás juntar su herida con puntadas." La cauterización se recomendaba para úlceras y tumores del pecho y los entablillados se hacían de madera delgada, acolchonada con lino y moldeada a la extremidad quebrada (probablemente con yeso o goma). Las heridas infectadas recibían aplicaciones de una cocción de sauce que contenía salicina; y como astringente se usaba una solución de sulfato de cobre y sodio. Lo mismo que entre los mesopotamios algunas de las aplicaciones egipcias no eran estéticas ni higiénicas y se aplicaba frecuentemente a las heridas excrementos, grasa y miel.

Pero hubo otros papiros médicos. El papiro Kahun trataba de ginecología. El papiro Hearst contiene un formulario de un médico practicante. El papiro de Londres contiene un gran número de encantamientos mágicos, en contraste con la medicina en un tono más elevado que las otras presentaciones.

Curiosamente, en el papiro egipcio, se encuentra probablemente la descripción más antigua de medidas anticonceptivas. El papiro Kahun recomienda la inserción de un supositorio vaginal conteniendo hez de cocodrilo y miel mezclada con carbonato de sodio. El papiro de Ebers prescribe una inserción vaginal de cogollos de acacia. Estos cogollos contenían una goma arábiga que disuelta en agua formaba un ácido láctico. Muchas de las gelatinas contraceptivas, ampliamente usadas hasta el presente, contenían ácido láctico como espermaticida.

El interés macabro de los egipcios por la muerte constituye la esencia misma de su tremendo conocimiento de momificación y su consiguiente avance en conocimiento anatómico. Mientras que los mesopotamios temían a los demonios y a los malos espíritus, los egipcios temían a la muerte. La momificación en Egipto se desarrolló en un grado notable porque los egipcios creían que el Ka o alma regresaba al cuerpo después de la muerte. Por lo tanto, era de importancia para el embalsamador prevenir la putrefacción interna de un cuerpo muerto. Este concepto peculiar de la inmortalidad produjo mausoleos y tumbas magníficos, decorados y provistos con todas las comodidades para las necesidades y satisfacciones de la vida. Cada pirámide, cada tumba, era realmente un nuevo hogar levantado para los fallecidos; un templo para uno que así llegaba a ser un dios.

Su técnica de momificación y embalsamamiento, a la luz de nuestro conocimiento moderno, es de lo más auténtico y perfecto. "El cerebro se sacaba por la nariz con un gancho de hierro y la calavera se vaciaba del resto por medio de un lavaje con drogas. El abdomen era luego cortado con un cuchillo de pedernal afilado; se sacaban las vísceras; se limpiaban con vino y materiales aromáticos; se rellenaban con mirra, casia y especias y la incisión era cerrada. El cuerpo era luego empapado con cloruro de sodio o bicarbonato (natrón) por 70 días, después de los cuales se lavaba y se envolvía completamente con vendajes de lino empapados en goma. Los parientes ponían el cuerpo embalsamado en un ataúd de madera, en forma de un hombre, que se depositaba en la cámara funeral junto con 4 jarrones canopes que contenían las vísceras. Así como con los indios americanos, al espíritu que había partido se le suministraba comida, bebida y otras conveniencias designadas y había un ritual espiritual o un Libro de los Muertos que cada egipcio aprendía de memoria como una especie de libro guía para el otro mundo. "(F. H. Garrison, History of Medicine, cuarta edición, Saunders, 1929, pág. 58).

Gracias a los papiros médicos disponibles, el hombre moderno está más familiarizado con la medicina del antiguo Egipto que con la de Mesopotamia. Aunque primitivo, el concepto egipcio de la enfermedad representó un avance sobre las teorías mesopotámicas. A diferencia del concepto mesopotámico, el de ellos no estaba basado en la función del hígado, sino que llegó a estar más cerca del concepto moderno de las funciones vitales de la respiración y la circulación. Los egipcios sabían que el hombre necesitaba dos cosas para sobrevivir: aire y comida. También sabían que el cuerpo contenía un fluido mágico, vital para el hombre; ya que su pérdida podría ser fatal, ellos relacionaron este fluido con las pulsaciones del corazón. De esta manera, el aire, la comida y la sangre llegaron a ser los tres elementos básicos de la fisiología egipcia. Aún más, la medicina egipcia estaba menos relacionada con la clase sacerdotal y la religión. Es verdad que en Egipto, la medicina mágicorreligiosa se empleaba y era la más popular ya que era la menos costosa. Aun así, coexistía con la medicina empíricorracional, empleaba drogas y dieta, pero a causa del alto costo, esta última estaba desafortunadamente limitada únicamente a la clase rica.

El ejercicio de la medicina compartido por los sacerdotes y los doctores alcanzó tan alto grado de especialización que la mayoría de los médicos llegaron a ser autoridades en una sola enfermedad. Había especialistas de los ojos, dentistas, practicantes generales, internos, médicos del templo y médicos de las tumbas, médicos para los mineros (médicos industriales), y aun ayudantes de los médicos. Esta civilización era consciente de purgas, intestinos y del ano, con médicos especializados que fueron exclusivamente "guardianes del ano real" del faraón.

Los remedios populares fueron las enemas y la técnica pudo haber sido aprendida por los egipcios al observar el Ibis, el ave sagrada del Nilo. Esta es un ave que resuelve su problema de constipación usando su largo pico como una jeringa rectal. El tratamiento estaba también basado en dieta, las plantas medicinales; aceite de castor, arena caliente y la aplicación de grasa animal (particularmente grasa de buey). La materia médica egipcia no era predecible y contenía setecientos remedios raros, que no necesariamente indican un avance especial en el arte de la terapéutica. Había el uso inteligente de ciertas drogas, bien conocidas en el día de hoy y el uso no muy inteligente de remedios de carácter grotesco. Una pomada egipcia popular para la calvicie consistía de partes iguales de grasas de león, hipopótamo, cocodrilo, ganso, serpiente e íbex. Un ungüento para los ojos consistía de una trituración de antimonio en grasa de ganso.

Puede verse, por lo tanto, que la medicina egipcia, representaba un avance sobre la medicina mesopotámica. Existía aun una fuerte influencia de carácter religioso. Había mejorado anatómicamente, fisiológicamente y posiblemente quirúrgicamente. La especialización era intensa, la terapia por medio de medicinas un poco mejor elaboradas y el legado médico egipcio influyó profundamente en la medicina griega. La medicina egipcia está estrechamente ligada al nombre de Imhotep, a quien Osier describe como "la primera figura de un médico que sobresale claramente en la antigüedad". Este hombre que vivió poco antes del 3.000 a. de J.C., se distinguió a sí mismo como médico, estadista, astrónomo y uno de los más grandes arquitectos de todos los tiempos. Poco se sabe de su trabajo como médico excepto que por muchos años después de su muerte, fue adorado como el dios de la medicina. Por un tiempo, los griegos lo identificaron con su propio Esculapio cuya insignia se usa por todos los médicos del día de hoy.

Moisés pasó muchos años de su vida en Egipto y fue expuesto a las prácticas médicas egipcias. Sólo podemos calcular cuánto fue influido por las leyendas, cultura, costumbres y prácticas de la vecina Mesopotamia y su larga residencia en Egipto.

III. Israel. Las fuentes principals de nuestro conocimiento de la medicina israelita son la Biblia, el Talmud y algunas referencias en la literatura apócrifa. Hay sólo unas pocas referencias a médicos en el Antiguo Testamento y es claro que el sacerdote actuaba como un policía higiénico en relación con las enfermedades contagiosas; pero no hay una sola referenda en la Biblia a sacerdotes actuando como médicos. Los médicos formaban una clase aparte y la evaluación de la literatura disponible indicaría que el aprecio por los médicos como hombres sabios y educados, había crecido a través de los siglos.

Parece claro que el sacerdocio y la medicina eran dos profesiones bien separadas en Israel. El médico tenía un nombre especial en hebreo,rophe (de Rapha; sanar). Dios es el Rophe Cholim, el "que sana al enfermo". Esto puede entenderse de la expresión bíblica Jehov?-rophi**, "El Señor, mi sanador".

Los médicos son mencionados cuando José "mandó a sus siervos los médicos que embalsamasen a su padre" (Gn. 50:2). Una segunda referencia a los médicos no es favorable, cuando se afirma que el rey Asa tenía una enfermedad en sus pies (posiblemente gangrena dolorosa y maloliente) y "no buscó a Jehová, sino a los médicos" (2 Cr. 16:12).

Otra referencia es más respetuosa: "¿No hay bálsamo en Galaad? ¿No hay allí médico? ¿Por qué, pues, no hubo medicina para la hija de mi pueblo?" (Jer. 8:22). En el libro apócrifo del Eclesiástico, escrito por el hijo de Sirac, se lee: "Honra al médico, de acuerdo con lo que necesites de él, con honores debidos a él. Porque en verdad el Señor lo ha creado a él." Sin embargo, este elogio del médico fue escrito durante el siglo II a. de J.C., lo que indica una creciente estimación para con los médicos.

Una afirmación curiosa aparece en Eclesiástico 38:1-15: "Al que ha pecado ante su Creador, permítasele caer en las manos del médico." La interpretación de este pasaje es difícil y está afectada por una version hebrea del Eclesiástico descubierta en 1896 donde, en fragmentos, el versículo está dado así: "El que ha pecado contra Dios, se portará arrogantemente ante su médico."

Jesús menciona a los médicos varias veces. El citó el proverbio popular: "Médico, cúrate a ti mismo" (Lc. 4:23) y "Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos…" (Mt. 9:12). Otra referencia en los Evangelios menciona a una mujer con un flujo de sangre, la cual fue sanada en el camino hacia la casa de Jairo. De ella se dice que había sufrido muchas cosas de muchos médicos, y gastado todo lo que tenía, y no había mejorado, sino que había empeorado (Mr. 5:26).

Aparentemente, en los tiempos del Nuevo Testamento, los médicos eran tratados con gran respeto. Después, la opinión cambió. Un rabí escribió favorablemente: "Un hombre sabio no vivirá en una ciudad donde no haya médico." Otro rabí, sin embargo, hizo la afirmación no muy halagadora de que en su opinion los mejores médicos merecían el infierno (Sanhedrin 17b; Kiddushin 4:14).

Además del médico y del sumo sacerdote que actuaban como oficiales de salud pública, también había farmacéuticos profesionales (Neh. 3:8) y parteras profesionales como se menciona en Génesis 38:27-30 (registrando el nacimiento de gemelos abrazados, obviamente un problema obstétrico muy complicado). Tamar, la madre, fue afortunada en sobrevivir. Las parteras son también mencionadas en la sorprendente referencia al uso, en el antiguo Oriente, de la silla obstétrica de alumbramiento cuando el faraón ordenó a las parteras que acabaran con la vida de todos los infantes judíos de sexo masculino: "Cuando asistáis a las hebreas en sus partos, y veáis su sexo, si es hijo matadlo; y si es hija, entonces viva" (Ex. 1:16). Indudablemente, el uso de un banquillo de alumbramiento o silla obstétrica fue tomado de los egipcios.

El genio de la medicina judía se encuentra en el código mosaico. Las amplias leyes mosaicas consistían de cosas, tanto antiguas como nuevas. Lo que era antiguo, el hebreo indudablemente lo recibió de sus pueblos vecinos y de sus antepasados semíticos, y lo incorporó formalmente en su constitución. Mucho era nuevo, original y científicamente válido. La antigua medicina hebrea ha dejado un código imperecedero de salud pública e higiene en la ley mosaica. Moisés reconoció que la prevención de la enfermedad es generalmente más simple e invariablemente de mayor alcance que la cura de una enfermedad. El designó oficiales de salud que enseñaron y supervisaron la higiene.

Introdujo el sistema de censo, certificados de nacimiento, animó la fecundidad de la raza, castigó el aborto intencional y el coitus interruptus. Este código de limpieza personal y pública, como se registra en el libro del Levítico, contiene mandamientos sabios concernientes al hecho de tocar objetos no limpios (materia enferma); alimentos apropiados para ser comidos; la purificación de las mujeres después del alumbramiento; la higiene del período menstrual; la abominación de la perversión sexual y la prevención de las enfermedades contagiosas. Honraba y edificaba a la mujer virtuosa, y sentaba el criterio de la moralidad sexual que ha sido observado hasta el tiempo presente. La institución del Shabath concedía al trabajador cansado un día permanente de descanso.

El rito de la circuncisión, una operación quirúrgica menor, fue practicado por muchos pueblos antiguos; pero en Israel llegó a tener un significado religioso. Como un mandamiento de Dios, fue una observación religiosa primero llevada a cabo por el padre, más tarde por el rophe (médico) y, finalmente, por un laico adiestrado en la operación, el mohel. Más recientemente se ha sabido que hay razones médicas sabias para este procedimiento operativo. Previene la fimosis (adherencia del prepucio); balanitis (inflamación); y virtualmente ningún caso de cáncer del pene ha sido registrado en individuos circuncidados al nacer. En grupos étnicos donde la circuncisión no se practica, la incidencia de cáncer del pene es significativa. Los médicos notaron la baja incidencia de cáncer uterino en las mujeres judías, especialmente en hospitales que tratan casos de pacientes judíos únicamente. En circunstancias raciales donde la circuncisión no se practica, la incidencia del cáncer uterino es notable. Otra investigación ha indicado que la esmegma, una secreción espesa encontrada bajo el prepucio de los varones no circuncidados, tiene actividad cancerogénica. Esta no está presente en el varón circunciso.

Una gran cantidad de enfermedades han sido registradas en la Biblia y la lista de éstas bien podría ser enciclopédica. Las serpientes feroces mencionadas en Números 21:7 pudieron haber sido el dracunulus (gusano de guinea), y es casi universal el acuerdo de que los "tumores" en 1 S. 5:6 representaban la plaga bubónica, porque la palabra ratones puede ser traducida como ratas, las cuales mueren en grandes cantidades al principio de una epidemia de plaga bubónica. Hay una referencia a una apoplejía fatal por borrachera (1 S. 25:36). Interpretaciones quirúrgicas modernas indicarían que cuando Jacob luchó con el ángel del Señor (Gn. 32:22-32) la violencia de su agitación espiritual le causó la hernia de un disco intervertebral, produciendo una severa e intratable ciática por la presión sobre las raíces de los nervios. Se sabe que él tenía un dolor agudo y debilidad "de su cadera" teniendo que cojear de allí en adelante. Los hebreos, por lo tanto, no comen el nervio ciático de ningún, animal, en respeto a la memoria de ese antepasado de ellos. Los carniceros judíos han quitado siempre el nervio ciático como el causante de la modorra en el ganado lanar. En forma sucinta, las referencias médicas en la Biblia, bien interpretadas, permanecerán como un texto de medicina, bueno, simple y básico.

El conocimiento judío de la anatomía humana era limitado. La disección estaba prohibida tanto por la ley como por el sentimiento universal hebreo de que ella era una violación a los muertos, una enseñanza que fue seguida rigurosamente a través de los siglos y aún persiste entre muchos judíos ortodoxos. Todavía ahora, los servicios fúnebres se realizan rápidamente y el permiso de autopsia no se obtiene fácilmente de los sobrevivientes en las familias judías. Aunque la medicina judía mejoró mucho por la influencia de la medicina egipcia, el embalsamamiento como lo practicaban los egipcios fue también prohibido. El conocimiento hebreo de la patología interna fue grandemente mejorado debido a la prohibición de la ley mosaica de comer la carne de animales enfermos o heridos, y las autopsias practicadas en animales muertos para determinar lo que era kosher o trepha revelaron procesos de la enfermedad. La prohibición de comer la carne de puerco, un reconocimiento extremadamente valioso, previno la triquinosis y la infestación parasitaria debido a la tenia del puerco (taenia solim).

En Deuteronomio, hay leyes estrictas concernientes a la disposición de las heces humanas que debían enterrarse. Al judío se le ordenaba lavarse las manos antes de comer. Estas dos recomendaciones indudablemente redujeron la incidencia de enfermedades intestinales.

La contribución de la medicina hebrea yace primordialmente en el código mosaico y la profundidad médica del código mosaico descansa mayormente en el campo de la salud pública, la higiene y la sanidad. Hume resume esto sucintamente: "Moisés ha sido caracterizado como el más grande ingeniero de sanidad que el mundo jamás haya visto. Sus doctrinas, escritas en un fino tratado de higiene, el libro de Levítico, pueden sintetizarse por los objetos de sanidad en el día de hoy: alimentos puros, agua pura, aire puro, cuerpos puros y habitaciones puras" (Edgar Erskine Hume: The Military Sanitation of Moses in the Light of Modern Knowledge, Carlisle Barracks, Pennsylvania, Medical Field Service School, 1940.)

MEDINET HABU. Medinet Habu es el nombre moderno de las ruinas en la parte sur del occidente de Tebas en el punto donde la tierra cultivada se une con el desierto. Aquí fue dedicado un gran templo al dios sol por Thutmose I y sus sucesores. Muchos de los reyes tebanos construyeron sus templos funerarios alrededor del gran templo. El mejor conservado es el de Ramesés III: "La Casa de un Millón de Años". Sus paredes están adornadas con un registro pictórico de los logros del faraón. La representación más antigua conocida de una batalla naval está aquí. Los filisteos cautivos están representados siendo conducidos por un oficial egipcio ante la presencia del faraón. Ramesés III es representado en tamaño heroico con el halcón dios sol revoloteando sobre su cabeza con las alas extendidas. Al describir la huida de sus enemigos, Ramesés III escribió: "Las estrellas de la constelación seshed estuvieron horrorizadas porque ellos fueron perseguidos; mientras que la tierra de Egipto se regocijó y se alegró a la vista de su valor: Ramesés III."

BIBLIOGRAFIA: John A. Wilson, Medinet Habu Studies, 1928/29, University of Chicago Press, Chicago, 1930.

MEGUIDO. Sobre un montículo que domina el camino principal a través de la llanura de Esdraelón, en la cabecera del paso de la montaña que conduce a la llanura costera, está el promontorio conocido como Tell el-Mutesellim, el sitio de la antigua ciudad fortalecida de Meguido. A través de los siglos, una sucesión de conquistadores pasó por Meguido: egipcios, cananeos, israelitas, filisteos, asirios, persas, griegos y romanos. Tan recientemente como en 1918 la importancia estratégica de Meguido fue notoria cuando las fuerzas aliadas al mando de Allenby entraron en el norte de Palestina a través del paso del Meguido para rescatarlo de los turcos. El comandante aliado fue honrado posteriormente con el título de vizconde Allenby de Meguido.

Cuando Edwin Robinson se paró sobre el imponente montículo conocido como Tell el-Mutesellim en 1838, escribió en su diario las siguientes palabras: "Quisiera saber en dónde pudo haber estado Meguido." El promontorio en el cual él estaba parado, que se levantaba a unos 21 mts. sobre la llanura cercana y ocupaba un área de 4 hectáreas en su cima (con niveles más bajos y aun más amplios) pronto se comprobó que era el sitio de Meguido.

El trabajo arqueológico serio empezó en Tell el-Mutesellim en 1903 cuando Gottlieb Schumacher empezó a excavar en favor de la Sociedad Alemana Palestinense. Durante cerca de tres años de trabajo en Meguido, Schumacher cavó una trinchera a través de la cima del promontorio e identificó 7 niveles de ocupación, el 50 de los cuales era del período israelita. Schumacher descubrió cerámica, un cuchillo de bronce y algunos escarabajos sagrados enchapados en oro en un estrato que fechó como anterior al 2000 a. de J.C. Entre los restos israelitas encontró un sello que representaba un león con la inscripción: "Perteneciente a Sema, el siervo de Jeroboam." El sello fue encontrado entre los restos de un palacio israelita.

El trabajo de Schumacher muestra la importancia del promontorio; pero el conocimiento limitado de la cerámica en ese tiempo impidió seriamente a los eruditos una evaluación de los resultados. En 1925, sin embargo, el Instituto Oriental de Chicago, dirigido por J. H. Breasted, empezó una serie de excavaciones en Meguido bajo el liderazgo sucesivo de C. S. Fisher (1925-27), P. L. O. Guy (1927- 35) y G. Loud (1935-39). El propósito de los excavadores de Chicago era remover el promontorio enteramente, de nivel a nivel, hasta su base. Tuvieron éxito en la identificación de veinte niveles de ocupación, el más antiguo de los cuales data de la primera parte del cuarto milenio a. de J.C. Los 4 niveles superiores fueron completamente removidos, pero el trabajo fue interrumpido por el comienzo de la Segunda Guerra Mundial y la excavación de los sitios de la edad anterior a la del hierro no fue completado. En 1958 la Comisión para Mejoramiento y Preservación de las Antigüedades del Gobierno de Israel reanudó el trabajo y Yigael Yadin, un arqueólogo israelí, condujo una breve campaña en 1960.

La primera referencia histórica a Meguido ocurre durante el reinado del faraón egipcio Thutmose III, quien derrotó una coalición de gobernadores cananeos dirigida por el príncipe de Cades en 1468 a. de J.C. Más tarde, un registro de esta victoria fue inscrito en las paredes de un corredor en el templo de Amun en Karnak. El hijo de Thutmose, Amenhotep II, hizo una campaña en la misma region treinta años más tarde y se jactaba de que él se sentó en juicio sobre los "príncipes rebeldes" de la vecindad de Meguido.

Un texto descubierto en *Taanac, al sureste de Meguido, que data de ca. 1450 a. de J.C., menciona un general egipcio que urgió al rey de Taanac a pagar sus tributos: "Envíame tus cocheros y caballos, regalos para mí y envía todos tus prisioneros. Envíalos mañana a Meguido." Evidentemente, Meguido era un centro administrativo egipcio durante el siglo XV a. de J.C.

mts. metros
a. de antes de Jesucrito
ca. cerca de, aproximadamente

Las condiciones en Meguido durante el siglo XIV a. de J.C. están reveladas en las *tabletas de Amarna descubiertas en Egipto en 1887. Seis de las cartas fueron enviadas al faraón Amenhotep IV (Akhenatón) por Biridiya, rey de Meguido. Biridiya afirmó su firme lealtad a Egipto y pagó sus tributos fielmente. El advirtió a Akhenatón, sin embargo, que necesitaba un contingente de unos cien hombres para salvar a Meguido de los insurgentes de esa área. La edad de Amarna fue una en la cual el poder egipcio estaba mermando en Palestina y Biridiya tenía dificultad de sostenerse a sí mismo como vasallo de Akhenatón.

ANIMAL CON CUERNOS LABRADO EN UNA LAJA DE PIEDRA CALIZA. Este es un ejemplo del trabajo de arte de los habitantes de Meguido antes del 3000 a. de J.C. Cortesía del Instituto Oriental.
MODELO RESTAURADO DE LOS ESTABLOS DE MEGUIDO. Cortesía del Instituto Oriental.

Durante la conquista de Canaán, Josué obtuvo una victoria temporal sobre el rey de Meguido (véase Jos. 12:21) y Meguido fue asignada a la tribu de Manasés (Jos. 18:11). Manasés fue incapaz de ocupar la ciudad (Jue. 1:27) y las fuerzas cananeas continuaron controlando el área.

Durante los días de Débora se lee que los cananeos pelearon "en Taanac, junto a las aguas de Meguido" (Jue. 5:19). No se hace mención de la ciudad de Meguido y algunos eruditos afirman que la ciudad no estaba ocupada en aquel tiempo. Taanac y Meguido fueron ciudades vecinas y parecen haber tenido tiempos alternados de colonización entre las dos.

Durante los días de apogeo del reinado de Salomón, sin embargo, Meguido inició el suyo propio. Salomón reconstruyó y fortificó a Meguido durante el siglo X a. de J.C. y la hizo una de sus ciudades para carros (1 R. 9:15). Un siglo más tarde, Azarías de Judá fue herido por una flecha del arco de Jehú, quien trajo la dinastía de Omri en Israel a su fin. Azarías alcanzó la fortaleza de Meguido y murió allí (2 R. 9:27). Meguido fue también el sitio de la muerte trágica de Josías en el 610 a. de J.C. Josías se había apresurado a marcharse a Meguido para impedir que el faraón Necao de Egipto fuera en ayuda de Asiria para resisistir el poder emergente del imperio neobabilónico o caldeo. El piadoso Josías fue herido, "y sus siervos lo pusieron en un carro, y lo trajeron muerto de Meguido a Jerusalén, y lo sepultaron en un sepulcro" (2 R. 23:30).

El nombre hebreo Har Meguiddon, "la colina de Meguido", es la base para el Armagedón del Nuevo Testamento, el lugar del encuentro de la gran batalla apocalíptica en la que el poder de Dios se manifiesta en la destrucción de sus enemigos. Esta escena, descrita en Apocalipsis 16:16, es comparable con la de Ezequiel 39:1-6, en donde un enemigo del norte viene "contra los montes de Israel" (v. 4).

A lo largo de la senda que conduce hacia la bajada norte del promontorio, unos pocos metros más allá del museo del Meguido del día de hoy, hay un camino que sirve de acceso principal a la antigua ciudad. Del lado izquierdo hay restos de la doble puerta construida durante el tiempo de Salomón. Un enemigo que entrara por la fuerza por la puerta exterior se encontraría en un recinto pequeño pavimentado y encerrado, con grandes murallas y bastiones de la puerta real que da a la ciudad la cual aún provee un obstáculo casi insuperable. La puerta interior, más maciza que la exterior, tenía cuartos para guardias en cada lado. En plan y estilo la puerta que da a Meguido es similar a las puertas de Hazor y Gezer, las otras dos ciudades de los carros de Salomón.

El profeta Ezequiel describió puertas similares al representar la pared oriental del templo en su visión profética: "después vino a la puerta que mira hacia el oriente, y subió por sus gradas, y midió un poste de la puerta … y la puerta oriental tenía tres cámaras a cada lado …" (Ez. 40:6-10). Ezequiel estaba probablemente familiarizado con las ruinas del templo de Salomón en Jerusalén y su visión reflejaba un modelo similar. La puerta oriental del templo evidentemente hizo uso del mismo modelo arquitectónico que el usado en Meguido y en otras ciudades salomónicas.

Al oriente de la doble puerta de Meguido están los restos de una muralla de piedra de la ciudad de Salomón con amplias plataformas. Hacia el noroeste de la puerta salomónica había una muralla cananea más antigua, cerca de la cual estaban los palacios de los reyes cananeos. En uno de estos palacios, que se sacó más tarde para exponer estratos más bajos, los excavadores hallaron una colección de 282 marfiles labrados que datan de los siglos XIII y XII a. de J.C. Incluidos estaban un estuche para lápiz, platos cosméticos, cucharas, marfil labrado en forma de jeroglíficos egipcios y una placa que representa la celebración de una victoria real. Esta placa nos da un cuadro contemporáneo de la vida social en la corte cananea. El gobernador, sentado sobre el trono conun lado en forma de esfinge, está bebiendo de una taza. Detrás de él hay dos sirvientes, un gran jarrón y un ave. En frente del rey hay un servidor de pie, seguido por una mujer que toca una lira. Detrás de ella hay una procesión encabezada por un soldado armado con un escudo y una lanza. Luego vienen dos prisioneros con las manos atadas a sus espaldas, unidos por un lazo a un carruaje tirado por dos caballos. Sentado en el carruaje hay un hombre cuyos vestidos y apariencia general son similares a los del rey en su trono. Probablemente esto representa al rey que retorna victorioso. Detrás del carruaje hay otro soldado con la espada desenvainada. La placa es tanto un ejemplo del antiguo arte cananeo como un documento representativo de las prácticas militares y conceptos de lujo entre los antiguos cananeos.

UN TABLERO DE MARFIL PARA JUEGOS procedente de Meguido (aproximadamente 1350-1150 a. de J.C.). Cortesía del Instituto Oriental.
RUINAS DEL MEGUIDO CANANEO (al frente) con la Llanura de Esdraelón en el fondo. Cortesía de la Oficina de Información de Israel.

En el filo occidental del promontorio de Meguido se encuentran restos bien conservados de un sistema de agua que data del siglo XII a. de J.C. Los antiguos ingenieros excavaron una hoya a una profundidad de 36 mts. Desde el fondo del pozo perforaron un túnel a través de la roca por una distancia de 90 mts. hasta un manantial fuera de la ciudad, de modo que el agua podia ser traída a Meguido aun en tiempos de sitio. La entrada del manantial estaba escondida por una muralla y cubierta de tierra para que las fuerzas sitiadoras no pudieran encontrarla.

Las ruinas de los establos que una vez guarnecieron los caballos de Salomón son aún visibles desde el lado sur del promontorio. Son idénticos en su plan a otros establos desenterrados cerca de la puerta y sacados después de la excavación. En frente del complejo de establos estaba un patio cerrado de 3.000 mts.2 con un piso de mezcla de cal, en el centro del cual había una inmensa cisterna para dar de beber a los caballos. Los establos mismos pueden distinguirse de las filas de pilares de piedra alternadas con pesebres. Los pilares servían tanto de soportes para el techo como de postes para amarrar los caballos. Había 5 techados cobertizos en todo, cada uno conteniendo 22 compartimientos en filas paralelas de 11. Al oriente del área del establo, en el sector sur del promontorio, están los restos de un inmenso edificio rodeado por una muralla cuadrada. Este edificio, que también data del tiempo de Salomón, se cree que fue la residencia del gobernador de Meguido.

En el centro del promontorio hay restos de un gran silo del siglo VIII, de forma de un cono invertido con gradas que conducen hacia abajo desde los dos lados. Los edificios más antiguos, del lado oriental del promontorio, incluyen las ruinas de 3 templos cananitas del tercer milenio a. de J.C. Cada uno consistía de una cámara grande con un altar en el lado sur, rodeado por 2 grandes pedestales. El templo del lado sudoriental, que data de ca. 2700 a. de J.C., tenía escalones que conducían a un "lugar alto" circular. Un segundo templo, construido de adobe, mira hacia el oriente y fue probablemente dedicado al dios sol. Su altar domina una vista de la salida del sol sobre el monte Tabor y el valle del Jordán.

Rara vez están todos los eruditos de acuerdo con el significado y con la fecha de los descubrimientos arqueológicos y Meguido no es la excepción. J. W. Crowfoot ha insistido en que los así llamados edificios salomónicos, incluyendo los establos, son en realidad del tiempo de Omri y Acab. P. L. O. Guy, sin embargo, sostuvo que son salomónicos y su interpretación ha sido seguida generalmente por los arqueólogos contemporáneos. Yigael Yadin, después de sus excavaciones en Meguido, atribuyó los establos al reinado de Acab, de quien se sabe que tenía una fuerza de dos mil carruajes en su batalla contra Salmanasar III en *Qarqar. Meguido es tal vez el sitio más extensamente estudiado del mundo bíblico, pero todos sus misterios no han sido aún resueltos.

BIBLIOGRAFIA: C. S. Fisher, The Excavations of Armageddon, University of Chicago Press,Chicago, 1929. P. L. O. Guy, New Light from Armageddon, University of Chicago Press, Chicago, 1935, Robert S. Lamon, The Megiddo Water System, University of Chicago Press, Chicago, 1935. Gordon Loud, The Megiddo Ivories, University of Chicago Press, Chicago, 1939; Megido II, Seasons 1935-39 (2 vols.), University of Chicago Press, Chicago, 1948. Yigael Yadin, "New Light of Solomon's Megiddo", BA, XXIII, 1969, págs. 62-68.

MEIRON. A 8 kms. hacia el noroeste de Safed está la santa ciudad de Meirón, una ciudad conocida por las inscripciones egipcias del segundo milenio a. de J.C., y que fue conquistada por Tiglatpileser III en el 732 a. de J.C. No está mencionada en las Escrituras, aunque las aguas de Merom en donde Josué derrotó a la confederación de Hazor estaba situada en las cercanías. La tradición judía establece que el rabí Simeón ben Yochai compiló el Zohar ("libro de Esplendor") del cual el misticismo judío tomó su inspiración, en una cueva de la cercana Peki'in adonde él fue forzado a huir de Meirón a causa de su abierta oposición a los romanos. Cada año en Lag ba-Omer, 26 días después de la pascua, miles de judíos ortodoxos hacen un peregrinaje desde Safed hasta Meirón donde honran a Simeón ben Yochai en su tumba. Otros sabios, incluyendo al rabí Hillel y el rabí Shammai, líderes de escuelas de los fariseos que debatían entre sí durante el siglo I a. de J.C., fueron sepultados, según se alega, en el montículo de Meirón. Eliezer, el hijo de Simeón ben Yochai, sepultado con su padre, comparte los honores del gran peregrinaje anual. Meirón contiene las ruinas de una sinagoga del siglo II a. de J.C. Su entrada principal está hecha de inmensas unidades de piedra sobre las cuales descansa el lintel, también un inmenso monolito, ahora peligrosamente agrietado. La tradición dice que si éste cae por sí mismo, será un presagio de la venida del Mesías. Se dice que un terremoto movió una vez ligeramente el lintel y que la gente empezó a festejar porque estaba segura de que el Mesías vendría pronto.

MELCARTH, ESTELA DE. Maurice Dumand, el excavador de Biblos, publicó un texto de 5 líneas en arameo bajo el título "Stele arameenne dédiée a Melqart", en el Boletín del Museo de Beirut, Vol. III, 1941, págs. 65-76. El texto, traducido por W. F. Albright, dice: "La estela que Bir-Hadad, hijo de Tab-Ramman hijo de Hadyan, rey de Aram colocó para su señor Milqart (la estela), la cual él le prometió cuando (lit. y) él escuchó a su voz."

Bir-Hadad es el equivalente arameo de Ben-Hadad, un contemporáneo de Asa y Baasa (1 R. 15:16- 18). El texto bíblico llama a Ben-Hadad, "el hijo de Tabrimmon, el hijo de Hezion", así que no cabe duda que tanto la Biblia como la estela de Melcarth se refieren al mismo individuo.

La estela representa al dios Melcarth vestido de un taparrabo sirio, con una hacha de batalla y un arco compuesto, proclamando el carácter guerrero de la deidad. Albright data la estela ca. 850 a. de J.C. y la considera como evidencia de que Ben-Hadad, hijo de Tabrimmon, contemporáneo de Asa y Baasa, es idéntico con el Ben-Hadad que fue contemporáneo de Acab (1 R. 20).

BA Biblical Archaeologist
kms. kilómetros

BIBLIOGRAFIA: W. F. Albright, "A Votive Stele Erected by Ben-Hadad I of Damascus to the God Melcarth", BASOR, 87, 1942, págs. 23-29.

MENFIS. Alrededor del 2800 a. de J.C., un gobernador llamado Narmer o Menes, unió el Delta con el alto Egipto y construyó la ciudad conocida como Paredes Blancas cerca de un sitio donde el alto y el bajo Egipto se encuentran. Ubicada en la ribera occidental del Nilo, a veinte kms. al sur de El Cairo moderno, la ciudad llegó a ser conocida como Menfis. Herodoto escribe:

Menes, quien fue el primer gobernador sobre Egipto… protegió a Menfis con un promontorio; porque todo el río anteriormente corría cerca de la montaña arenosa en el lado de Libya (v.g., hacia el occidente); pero Menes, empezando alrededor de cuatrocientos estadios al sur de Menfis, vació el canal original y lo desvió hacia uno nuevo… entre las dos filas de la colina…En la tierra que él había desaguado por la desviación del río, el rey Menes construyó la ciudad la cual es ahora llamada Menfis. (Herodoto ii. 99).

Los egipcios llamaron a la ciudad Men-nefer, la que llegó a ser Noph o Moph en la Biblia hebrea. Se sabe que Menfis llegó a ser la capital egipcia durante la tercera dinastía cuando el faraón Djoser construyó la famosa pirámide escalonada de Sakkara. Hacia el fin de la quinta dinastía, sin embargo, Menfis declinó en poder. Un período del gobierno por la dinastía local, conocido como el primer período intermedio, fue seguido por la poderosa dinastía décimosegunda, pero la capital fue establecida en *Tebas en el alto Egipto. Los gobernadores hiksos gobernaron desde Menfis por un tiempo, pero pronto cambiaron su capital a Avaris (véase RAMESES) en el Delta oriental.

Menfis muy pronto llegó a ser un centro para la adoración de Ptah, y su emblema viviente, el buey Apis. Aún después que Menfis perdiera su importancia política, el santuario de Ptah fue considerado como un lugar santo. En tiempos posteriores los egipcios consideraron los templos de Tebas, Heliópolis y Menfis como particularmente sagrados. De acuerdo con la teología menfisita, Ptah era el más antiguo de los dioses y el creador de la humanidad.

Menfis, situada en la cabecera del Delta sobre la ruta principal hacia el alto Egipto, fue frecuentemente expuesta a los invasores. La ciudad fue saqueada por los gobernadores asirios Esarhadón y Asurbanipal durante sus intentos de conquistar Egipto. Aunque ni Asiria ni Babilonia tuvieron éxito en destruir la independencia de Egipto, Cambises, el hijo de Ciro, invadió Egipto y la incorporó al imperio persa. Después de ganar una victoria decisiva en la ciudad fronteriza de Pelusium, Cambises marchó hacia Menfis, mató a sus sacerdotes y magistrados y se dice que hirió de tal manera al buey Apis que éste murió. Esto fue considerado como un sacrilegio imperdonable y la autenticidad de la tradición es a menudo negada.

Menfis continuó ocupando un lugar de importancia hasta los tiempos romanos. Aunque sus grandes palacios fueron abandonados, permaneció próspera hasta que el emperador Teodosio (379-395 d. de J.C.), en su esfuerzo por destruir el paganismo y establecer el cristianismo, ordenó la destrucción de los templos de Menfis y la profanación de sus estatuas. La ruina de Menfis fue completada cuando un general del Califa Omar, 'Amr ibn el-'As, capturó la ciudad. Una nueva capital fue establecida en la ribera oriental del Nilo y se la llamó Cairo. Las piedras fueron llevadas desde la antigua Menfis para los edificios del nuevo Cairo.

BASOR Bulletin of American Schools of Oriental Research
d. de después de Jesucristo

La destrucción de Menfis no tiene paralelo en el mundo antiguo. Nínive fue completamente destruida, pero sus ruinas permanecen para que el arqueólogo moderno las excave. No así con Menfis. La profecía de Jeremías ha sido cumplida literalmente: "Menfis será desierto, y será asolada hasta no quedar morador" (Jer. 46:19). Ezequiel también habló de la desolación de Menfis: "Destruiré también las imágenes, y destruiré los ídolos en Menfis" (Ez. 30:13).

Flinders Petrie excavó en el sitio de Menfis, así como también lo hizo el museo de la universidad de Pensilvania. Muchas de las labores de Petrie fueron invertidas en el sitio del templo de Ptah, y esto corroboró en mucho la veracidad de Herodoto. Una esfinge de granito rojo que data de *Ramesés II, descubierta en la puerta norte del templo, está ahora en el museo de la universidad de Filadelfia.

Dos estatuas colosales de Ramesés II han sido excavadas en Menfis. La primera, descubierta por Caviglia y Sonne en 1820, fue abandonada en una ciénaga por sesenta y seis años. Durante la temporada de lluvias estaba cubierta con agua, pero en las otras épocas del año los visitantes podían descender hasta la ciénaga para examinar la estatua. Finalmente, en 1887, Sir Frederick Stephenson juntó dinero e hizo que la estatua fuera levantada y colocada en un pedestal de ladrillos.

El segundo coloso de granito fue descubierto en 1888 y una esfinge de alabastro fue excavada en las inmediaciones en 1912. Estos 2 colosos y la esfinge son los únicos restos de Menfis, que en un tiempo fue la ciudad más grande del mundo.

BIBLIOGRAFIA: I. E. S. Edwards, The Pyrmids of Egypt, Penguin Books, Baltimore, 1961. Alexander Scharff and Anton Moortgat, 'A'gypten und Vorderasien in Altertum, Verlag F. Bruckmann, Munich, 1950.

MENHIR. El término "menhir" se deriva de una palabra francesa que significa "una piedra larga". Los menhires son monumentos prehistóricos en forma de piedras largas, que yacen paradas, o en filas, en círculos o solas.

MERI-KA-RE, LA INSTRUCCION DE. Meri-ka-Re era el rey de la décima dinastía de los faraones egipcios. El reinó en Herakleópolis en el Faiyum, ca. 2100 a. de J.C. El texto de su "instrucción" contiene consejos semejantes a los que un padre daría a su hijo, quien también ha de ser el rey sucesor. El autor es desconocido, pero se ha señalado que fue Wah-ka-Re Khety II, el padre y predecesor de Meri-ka-Re.

Meri-ka-Re vivió en el difícil tiempo de transición que marcó el cambio del antiguo al imperio medio en la historia de Egipto. Lo que había sido un mundo estable del antiguo imperio había caído en ruinas. Este parecía ser un mundo completamente perturbado. Había desorden y una declinación en la estructura social. El rey ya no era considerado más como absolutamente divino. Se lo consideraba humano, que podía cometer errores y aun ser reprendido por uno de sus siervos (véase Ipuwer, Admoniciones de). El descenso de la realeza estuvo acompañado por el ascenso del hombre común y de los nobles. La literatura de este período muestra una fuerte conciencia social hacia los derechos del hombre común. (Desafortunadamente, esta preocupación social no perduró mucho en el imperio medio.) Los fundamentos materialistas fueron sacudidos y destruidos. Como resultado, hubo un considerable énfasis en lo social, moral y en los valores espirituales de la vida. Fue también una época de libertad de expresión y la capacidad de hablar bien fue reconocida como una ventaja. El derecho de protesta personal fue afirmado y tal vez aceptado en cierto grado.

Mucho del texto de la "instrucción" puede ser traducido; pero se dificulta por ciertas lagunas y pasajes oscuros. La segunda parte del tratado está dedicada a asuntos políticos y sería de mayor interés para los historiadores si se pudiera tener un mejor control de los detalles de traducción y de las referencias. La "instrucción" incluye una variedad de temas pero sin ningún orden. Solamente los puntos mayores pueden ser sumarizados en los siguientes párrafos.

Primero, se ofrece consejo al nuevo rey para tratar con problemas domésticos. Se le dice que debe reprimir a los rebeldes sin vacilación y ser cauteloso con los agitadores demagogos. El rey mismo debiera ser competente en el discurso y estar familiarizado con la sabiduría de los antepasados a fin de gobernar bien. La lengua de un rey es más poderosa que su espada-¡aunque al rey se le recuerda más adelante que las tropas son una ventaja! Los nobles y los grandes hombres deben ser promovidos a posiciones de prosperidad y seguridad ya que ellos son más dignos de confianza que los hombres pobres y menos susceptibles a los sobornos. Se le aconseja gobernar con justicia, proteger los derechos de propiedad de las closes dependientes y evitar el castigo excesivo. La promoción de sus siervos debiera estar basada en la capacidad y no tanto en el nacimiento y la posición social. La generación más joven debe recibir atención especial y ayuda del rey. El futuro depende de ellos.

Las series de instrucciones que tienen que ver con las condiciones de las diferentes regiones y a lo largo de las fronteras del país son difíciles de interpretar, como se ha notado anteriormente. En general, se puede decir que al rey se le aconseja seguir una política vigorosa pero cuidadosa de la acción y la defensa. Se le advierte del peligro en el sur (una dinastía rival gobernaba en Tebas) ya que abriría el camino para las invasiones desde el norte. Por lo tanto, la frontera hacia el norte debiera estar fortificada. El sabio rey estará siempre consciente de sus enemigos y deberá recordar que ningún rey está libre de ellos. La firmeza y vigilancia debe entenderse y respetarse por los enemigos.

En una manera muy interesante, al joven rey se le recuerda que él puede ser personalmente responsable por el daño que sus enemigos causen al imperio. Se le da este recordatorio en una confesión sin precedentes por el "padre" de que las regiones del Thinite habían sufrido seriamente por causa de sus propias equivocaciones. El monarca no puede atribuir su propia debilidad a la debilidad del dios por la desgracia que su reino pudiera sufrir. El debe aceptar la responsabilidad de sus propios errores humanos.

Segundo, se le dan algunas instrucciones personales al rey. Se le amonesta a evitar la disposición violenta y recordar que la paciencia es buena. Se le exhorta a ser industrioso en las cuestiones religiosas. Un pasaje parece subrayar la piedad ritual y aun la piedad política. Al rey se le dice que haga monumentos para el dios (aunque en otro pasaje se le aconseja hacer un memorial de amor para sí mismo en contraste con un memorial de piedra) y a ser diligente en los actos cúlticos. Pero el tono del pasaje parece enfatizar el hacer estas cosas por pura ganancia personal.

Sin embargo, en otro pasaje son tratados algunos asuntos básicos de la relación divina-humana. Aquí se le advierte al rey de reverenciar al dios (probablemente entendido como "el dios" de circunstancias particulares, aunque este pasaje es notablemente monoteístico) porque nadie puede resistir su mano creadora, aunque invisible. Así como el desbordamiento del Nilo es irresistible, así el dios efectúa su voluntad en el mundo. Los hombres son criaturas del dios, y son hechos en su imagen; los cielos y la tierra son hechos para llenar las necesidades del hombre, y la voluntad divina controla su operación. El dios invisible, que está presente con su pueblo, conoce a cada persona, oye el llanto de los desconsolados y castiga por causa de la disciplina. El creó la magia para que los hombres la usen como protección contra los accidentes que puedan suceder en el día o durante los sueños de la noche.

LA ESTELA DE MERNEPTAH en la cual encontramos la primera mención de Israel en los registros egipcios. Cortesía del Museo de El Cairo.

El rey debe recordar que la conducta correcta es importante para los dioses. Cuando él se levanta delante del concilio judicial de los dioses, sus obras serán colocadas en manojos junto a él. El paso del tiempo no disminuirá la memoria de ninguno de sus pecados, ya que una vida entera es como una hora para los dioses. Además, él debe recordar que el buen carácter es más aceptable delante de los dioses que el buey sacrificado por un hombre malo (compárese con 1 S. 15:22; Pr. 15:17). Los dioses son conscientes de la motivación interna y prefieren actos justos en lugar de sacrificios propiciatorios.

Estas son reflexiones religiosas que se aproximan en profundidad y calidad a las del Antiguo Testamento. Recordamos al lector que Israel no llegó a su fe en un vacío espiritual e intelectual. Los grandes actos de revelación a Israel permitieron a los profetas, sacerdotes y a hombres sabios de Israel aprender de muchas fuentes. Es casi imposible que pueda dudarse que ellos aprendieron de los hombres sabios egipcios.

Los historiadores saben muy poco del reinado de Meri-ka-Re. Pero él recibió un consejo sabio. Si falló en seguirlo, la responsabilidad fue sólo suya.

BIBLIOGRAFIA: A. H. Gardiner, JEA, I (1914), 20-36. J. A. Wilson, "Egyptian Instructions." ANET, ed. J. B. Pritchard, Princeton University Press, Princeton, 1955, págs. 414-18.

MERNEPTAH. Merneptah, hijo y sucesor de Ramesés II, gobernó en Egipto desde ca. 1224 hasta ca. 1214 a. de J.C. Fue llamado a pelear para mantener el imperio egipcio en Libia y resistir la incursión de los pueblos del Mediterráneo en el Delta occidental (véase Gentes Del Mar). Su campaña en Palestina, librada durante el 5° año de su reinado (ca. 1220 a. de J.C.), es conmemorada en una estela grande de granito negro que fue encontrada en el templo mortuorio de Merneptah en Tebas. En la parte superior hay una representación de Merneptah y el dios Amun, con Mut, la esposa de Amun y Khonsu, su hijo en el trasfondo. El texto mismo comprende 28 líneas en las cuales el faraón se jacta de su triunfo sobre los libaneses y otros extranjeros, incluyendo a Israel. Merneptah dice: Israel ha sido arruinado; su semilla ya no es; Hurru (v.g. Siria) ha llegado a ser una viuda por causa de Egipto.

La estela provee la primera mención de Israel en monumentos antiguos y brinda la prueba de que Israel estaba en el occidente de Palestina en el 1220 a. de J.C. Era costumbre en aquel tiempo poner la palabra "nación" ante el nombre de un pueblo políticamente establecido. Ya que en estas estelas escriben "pueblo Israel" (no "nación Israel") algunos opinan que Israel no se veía como una unidad política establecida. Hurru deriva su nombre de los "hurrianos". La afirmación de que Hurru es una viuda implica que está sin defensas ante el poderío de Egipto.

MESHA, ESTELA DE. véase MOABITA, PIEDRA.

METALURGIA. Las mayores fuentes de metal en el mundo del Antiguo Testamento fueron las montañas de los que son hoy día Turquía e Irán. En los tiempos del Nuevo Testamento, Europa proveía parte del metal usado en Palestina. La isla de Chipre, en realidad, toma su nombre del cobre que era su principal producto de exportación y que aún se explota comercialmente. Las minas de plata cerca de Atenas fueron un importante factor económico en la historia de la ciudad y su acuñamiento de monedas de plata más tarde llegó a ser usado en una buena parte del mundo. Egipto era rico en oro. Los metales mencionados en la Biblia en el orden del número de referencias para cada uno son oro, plata, cobre, hierro, plomo y estaño. El oro y el cobre se presentan en estado natural; pero para el tiempo de Abraham la mayoría de los metales tenía que ser extraída de las minas.

Las minas de la antigüedad eran aberturas cortadas, cuartos donde los pilares de la roca original habían sido dejados en su lugar para sostener el techo, las galerías horizontales y las aberturas verticales (Job 28:4). La capacidad de los israelitas para hacer túneles está demostrada en su trabajo del túnel de *Siloé en Jerusalén, ca. 700 a. de J.C. Tenía 534 mts. de largo, excavado desde ambos extremos y mantuvo el mismo nivel de agua en toda su extensión ya que era un conductor de agua.

JEA Journal of Archaeology
ANET Ancient Near Eastern Texts, J.B. Pritchard, ed.
ed. editor, edición
Aquí los problemas de vigilancia y ventilación, al igual que la excavación, fueron excelentemente resueltos. Para empezar a trabajar la mina, la roca era partida por la acción del fuego que se le encendía o con cuñas de madera que se clavaban en las ranuras y luego se mojaban para que pudieran hincharse y quebrar la roca. Herramientas de piedra se usaban en los primeros tiempos. Aún después de la invención del bronce, tales herramientas eran demasiado costosas y entonces reemplazaban sólo parcialmente las herramientas de piedra. Las herramientas de hierro que llegaron a Palestina ca. los días de David (1000 a. de J.C.) hicieron obsoletas las 2 herramientas anteriores.

La explotación de las minas era mayormente monopolio del gobierno y los mineros eran a menudo prisioneros de guerra. David puso algunos de sus prisioneros de guerra a trabajar con hachas y serruchos cortando madera para el carbón, otros trabajaron con picos de hierro en las minas y otros laboraron en los hornos de fundición (véase 2 S. 12:31). La fundición se hacía en el mismo sitio cuando el carbón era disponible. El carbón contiene dos veces más unidades de calor que la madera y es tan liviano que puede ser llevado a grandes distancias en forma económica. La fundición del cobre era mucho más fácil que la del hierro y esta es una de las razones por las cuales el uso del cobre precedió al del hierro aunque el mineral de hierro es mucho más común y se encuentra en mayores cantidades.

También el cobre puede ser trabajado en frío mientras que el hierro tiene que ser calentado. Además, el cobre podía ser fundido pero los antiguos nunca fueron capaces de alcanzar suficiente calor en los hornos como para fundir el hierro. Después que el cobre había sido fundido en la mina era moldeado en lingotes y éstos eran refinados más tarde.

EXPLOTACION DEL COBRE EN EL NEGUEV. La Tierra Prometida fue descrita como una tierra "de cuyos montes sacarás cobre" (Dt. 8:9). Los mineros de Israel aún explotan las minas de cobre. Cortesía del Consulado General de Israel..

La refinería antigua más grande que ha sido descubierta es la de Salomón en Ezión-geber. Los grandes vientos que soplaban hacia abajo en el valle del Jordán desde el alto monte Hermón proveyeron el aire forzado necesario para esta refinería. En los días de Salomón, el hierro había llegado a ser un fuerte competidor del cobre y Salomón se concentró en las tierras del mar Rojo como un mercado mayor para su cobre. Una interesante descripción de esta refinería y toda la industria del cobre del Araba se encuentra en el libro de Nelson Glueck The Other Side of the Jordan, capítulos III-IV. Las pequeñas refinerías y los artesanos de cobre que trabajaron el metal en forma final usaban un soplete y el fuelle para aumentar la fuerza del viento. Después del descubrimiento del buen bronce, pudieron usarse moldes cerrados y esto hizo posible cualquier tipo de moldura. Aun para objetos tan pequeños como la cabeza de una flecha los asirios podían usar un molde para seis piezas. Montones de escorias siempre identifican los sitios antiguos de fundición. La escoria del cobre tiene un contenido metálico variado, desde la que, en la mayoría de los casos, permanece en la escoria hasta el otro extremo en la cual virtualmente todo el metal ha sido extraído. Jer. 6:29, 30 describe la falla de la fundición de la plata de galena, una de las gangas de plata más comunes. Para la fundición del hierro, véase el IV, más adelante.

MEDALLON DE ORO mostrando un león alado con cuernos. La cabeza está vuelta hacia atrás y levantada en un círculo. Es de origen iranio y data de los siglos VI oV a. de J.C. Cortesia del Institute Oriental..

Unas pocas gangas fueron utilizadas comercialmente en su estado natural, es decir, sin fundirlas. La hematite, una ganga de hierro, es una hermosa piedra roja que era usada para pesas, joyas, amuletos, etc. Otras gangas de hierro tales como ocre, tierra de siena y tierra de sombra eran utilizadas como pigmentos para pinturas. Un pigmento azul se sacaba de la azurita, una ganga del cobre. Algunas pinturas para ojos eran gangas de carbonato de cobre molidos finamente, o galena, una ganga de la plata. Un rico contenido de hierro en la arcilla daba a la cerámica los rojos más finos.

I. Oro Este metal, el cual se menciona en la Biblia más a menudo que ningún otro, se encuentra puro en estado natural como pepitas y en polvo, aunque para el tiempo de Abraham la mayor parte del oro fue recuperado en las gangas. Este también se encuentra como electro, una aleación natural de oro y de plata. La principal fuente de oro de Palestina era el desierto oriental de Egipto y Ofir, en la vecindad de la moderna Somalia. El oro se trabaja fácilmente, es indestructible y no se mancha. Su uso más común fue en joyería, estatuas y cubiertos de mesa. También fue moldeado en anillos y barras para ser usado como monedas. Ya que el oro puede ser trabajado en láminas delgadas, puede ser usado como baño decorativo en los muebles y edificios como en el caso del tabernáculo y en el templo de Salomón. Se pueden hacer finísimos hilos de oro y entretejerlos con el lino o la lana para hacer vestidos reales (Sal. 45:13), o como se usó para las cortinas del tabernáculo (Ex. 39:3). El lingote de oro en Josué 7:21 era probablemente una barra de oro. El término hebreo literal aquí es "lengua" y tales lenguas de carnero de oro fueron realmente encontradas por los excavadores alemanes en Jericó. El oro sólido puede moldearse, como ocurrió probablemente con el caso de los ratones de 1 S. 6:4. Los comentarios de Aarón en cuanto al becerro de oro parecen indicar que éste fue moldeado. En el caso de los becerros de Jeroboam, el oro pudo haber sido meramente un baño en la piedra o en un metal inferior. El oro fue también usado para los ídolos paganos. Los persas hicieron de sus dracmas de oro la moneda del mundo.

II. Plata. Durante la mayor parte del período del Antiguo Testamento la plata era más valiosa que el oro y en la lista del los metales en la Escritura la plata normalmente precede al oro. Solamente en los tiempos de Salomón fue depreciada la plata y allí el énfasis está en la increíble riqueza de Salomón (1 R. 10:21, 27). La plata era tan común como las piedras en su capital.

La plata pura antes de ser refinada esrara; pero los antiguos pronto aprendieron a fundir las diferentes gangas de plata, tanto las simples como las complejas (Ez. 22:18). Para un trabajo más perfecto, los lingotes debían refinarse más (Sal. 12:6; Pr. 25:4). El Asia Menor fue la fuente mayor de plata para Palestina. El empleo de plata era similar al del oro, excepto que no puede ser trabajada en hojas tan finas como el oro y era por lo tanto utilizada sólo para decorar los muebles y los rasgos arquitectónicos.

III. Cobre. El cobre está en tercer lugar en cuanto a la frecuencia de su mención en las Escrituras. El término hebreo es confuso y no hace diferencia entre el cobre puro y las aleaciones de cobre. El término "bronce" como se usa en la versión Reina-Valera fue traducido para significar cobre o sus aleaciones. En el día de hoy el uso de la palabra "bronce" es muy diferente, sin embargo, y generalmente, se reserva para el cobre con una aleación de zinc. Si en la Biblia hay alguna referencia al "bronce" como se usa el término hoy, sería en Esdras 8:27 donde dos únicos tazones de cobre son mencionados, los cuales son tan preciosos como el oro. El bronce, que es una aleación de estaño y cobre, es la más importante de las aleaciones en tiempos de la Biblia.

El cobre era el metal más útil en los tiempos antiguos y los sumerios fueron sus mejores artesanos. Después de la época de David un nuevo competidor, el hierro, desafió el monopolio del cobre con tales objetos como armas y herramientas. (Las armas siempre parecen preceder a las herramientas en la historia de la humanidad aun en nuestra actual era atómica.) El cobre puede presentarse como pepitas, pero virtualmente todo el cobre era extraído de minas aun antes del tiempo de Abraham. Las mayores fuentes de cobre de Palestina fueron el Sinaí y al Araba (Dt. 8:9). Un solo sitio donde se tiraba la escoria en el Sinaí se estima que contiene ca. 91.000 toneladas métricas de escoria. Las gangas del Sinaí, sin embargo, tenían aproximadamente de 5 a 15 por ciento de cobre. El Araba era el área entre el extremo sur del mar Muerto y el extremo norte del Golfo de Acaba. Las montañas en cada lado del valle eran ricas en cobre con algunas gangas que contenían hasta un 40 por ciento de cobre. El lado oriental del valle perteneció a Edom y la explotación de las minas fue probablemente la fuente de ingresos más provechosa del estado. Edom también tenía la madera para el carbón con que fundían las gangas. Anatolia y Chipre eran también ricos en cobre.

Las gangas del carbonato de cobre son fácilmente reconocibles porque tienen colores poco comunes; la malaquita es de un verde brillante y la azulita de un azul brillante. El cobre es un metal ideal para trabajarlo porque puede ser martillado para darle forma ya sea en caliente o en frío y también puede ser templado. Se puede vaciarlo en moldes. Es esta maleabilidad del cobre la que lo hizo rival del pedernal, la herramienta que le precedió. Aunque los dos tienen aproximadamente la misma calidad cortante, el pedernal se rompe más fácilmente y no puede ser reparado. El cobre, por otra parte, es difícil de romperse y puede ser afilado una y otra vez martillándolo. Además, este martilleo aumenta, en efecto, la dureza del filo cortante en un 50 por ciento aproximadamente. Cuando se desea puede ser fundido y todo el ciclo de uso puede repetirse. El bronce es aún mejor que el cobre ya que aquél tiene la dureza inicial del cobre martillado y puede a su vez también ser martillado para que el filo del bronce puede aproximarse en dureza a la del acero mediano.

El cobre, que llegó a emplearse en Palestina ca. 4500 a. de J.C., continuó siendo caro y no reemplazó al pedernal en el uso doméstico sino hasta ca. 1700 a. de J.C., lo cual en la historia secular sería el período de los hiksos y en la historia bíblica sería aproximadamente el tiempo de José. Después de la invasión de los hiksos, la tecnología del cobre de Palestina, incluyendo sus aleaciones, alcanzó su clímax; pero la producción en escala comercial tuvo que esperar hasta los días de Salomón. La primera invasión de la Transjordania y del Sinaí descrita en Génesis 14, había sido primariamente para controlar las valiosas minas de cobre de estas áreas.

Los análisis químicos de cobres encontrados en Egipto normalmente han mostrado de 2 a 16 por ciento de estaño. Para lograr un filo cortante en las herramientas y armas el porcentaje de estaño es de 2 a 13 por ciento. Tal bronce fue el arma militar ideal hasta el descubrimiento del acero. Cuando los objetos de cobre son desenterrados del suelo están cubiertos con una corrosión. Esto hace imposible aun para un experto señalar positivamente si el objeto es de cobre o bronce. Aún después de haber sido limpiados, sólo un experto puede decir por el color cuál es uno o el otro; y sólo un análisis químico muestra las impurezas menores, algunas de las cuales pueden modificar la calidad de cualquiera de los dos. Como el bronce es también más fuerte que el cobre es superior para armaduras (1 S. 17:5), escudos y arietes. Las ciudades ricas cubrían las grandes puertas de madera de sus ciudades con hojas de bronce para convertirlas en mejores defensas contra los arietes que se usaban para romper las puertas (Sal. 107:16). Este bronce que cubría las puertas también hacía más difícil que el enemigo destruyera las puertas por medio del fuego.

Una aleación de estaño de más de 13 por ciento es mejor para moldes de cualquier clase. Lo más difícil eran las estatuas y las grandes columnas como las del templo de Salomón (1 R. 7:15 y sigtes.). El bronce permite un moldeamiento mejor que el cobre y a una temperatura mucho más baja. Una aleación de estaño de 24 a 33 por ciento produce especulum, un metal blanco que permite un excelente lustre que fue usado enla antigüedad para hacer espejos (2 Co. 3:18; Stg. 1:23). Una aleación menos empleada era el metal de campana que tiene entre 20 a 25 por ciento de estaño. Las campanas mencionadas en Zacarías 14:20 pertenecen a esta categoría. El metal de campana era también utilizado para los címbalos (1 Cr. 15:19; 1 Co. 13:1). El uso más humilde de las sobras del cobre era para las herraduras del ganado que trillaba el grano (Mi. 4:13). El cobre era también la moneda del pobre (la ofrenda de la viuda) en los tiempos intertestamentarios y del Nuevo Testamento (Mr. 12:42).

Los artesanos más famosos del cobre fueron los ceneseos; en verdad, esta es la traducción literal de su nombre. Los edomitas continuaron esta tradición, ya que las grandes minas de cobre estaban en su territorio. Hiram de Tiro (1 R. 7:13 y sigtes.) era el más famoso obrero en cobre como se demuestra por su artesanía en el templo de Salomón. En segundo lugar estaban los artesanos que trabajaron en la construcción del tabernáculo. Estos artesanos israelitas sin duda aprendieron el arte en Egipto; pero siempre podrían haber tenido consultantes técnicos en los ceneseos que trabajaron en las minas de cobre del Sinaí. Moisés se había casado con una cenesea. El artesano de cobre más infame fue Alejandro (2 Ti. 4:14).

El arqueólogo bíblico considera al cobre tan importante en la historia antigua que ha dividido los años entre 4500 y 1200 a. de J.C., en la edad calcolítica (bronce-piedra), bronce inferior, intermedio y superior.

IV. Hierro. El hierro que se conoció primeramente en la antigüedad vino de los meteoros y fue llamado algunas veces el "metal del cielo". Tal hierro podría ser fácilmente identificado por su contenido de níquel que promedia de un 7 a un 8 por ciento; pero puede ser tanto como un 26 por ciento. Las gangas originales rara vez contienen níquel y si lo tienen es en muy pequeñas cantidades. El descubrimiento de la fundición del hierro parece haber venido de Anatolia (la moderna Turquía) o de las montañas al oriente de ésta. Aún en el tiempo de Jeremías el mejor hierro venía del norte (Jer. 15:12). Aunque hay cierta evidencia de una fecha muy antigua para este proceso, el hierro no ingresó en el comercio internacional, sino hasta ca. 1500 a. de J.C. Unos 200 años después los heteos lo vendían a los asirios y a los sirios. Más tarde los is raelitas trabajaron las gangas del hierro en el Araba (Dt. 8:9) y en Galaad cerca de Aklun. Algunas de estas últimas gangas son de un grado muy elevado.

Este distrito de Ajlun es probablemente la fuente de hierro a que hace referencia el libro de Josué, tanto el que se capturó en Jericó como el que fue utilizado en los carruajes del valle de Esdraelón. Estas dos áreas están sobre las rutas comerciales mayores a Galaad. Los filisteos fueron los siguientes en dominar la industria del hierro en Palestina (1 S. 13:19-22). Fue la conquista de David en Siria lo que hizo al hierro barato en Palestina. La hoja del arado era ahora tan grande que podría utilizarse para arar en profundidad y así aumentar enormemente las cosechas que produjo la explosión de población.

Aunque la ganga de hierro está mucho más ampliamente distribuida que el cobre, el hierro es mucho más difícil de trabajar que el cobre y por lo tanto mucho más costoso. Demandaba un nuevo juego de técnica, algunas de las cuales eran exactamente opuestas a la metalurgia del cobre. El hierro requiere una temperatura mucho más alta por más tiempo y también el uso de una corriente de aire más fuerte. Muchas de las gangas también necesitan una fundición. Los antiguos nunca fueron capaces de lograr un horno lo suficientemente caliente como para vaciar el hierro derretido en la forma en que vaciaban el cobre derretido. De su horno de hierro salía una "pelusilla" fina que era una masa esponjosa de hierro, escoria y carbón. Esta tenía que ser martillada para remover la escoria, las burbujas de aire, etc., y así consolidar el hierro. Luego era forjado y vuelto a forjar hasta convertirlo en hierro labrado (Ec. 38:28). Finalmente, venía el trabajo de los expertos herreros (1 S. 13:19, 20). Estos eran valiosos prisioneros de guerra que después de la captura de Jerusalén se los nombra entre los prisioneros llevados a Babilonia (2 R. 24:14).

El hierro era un metal muy suave para competir con el bronce como una herramienta para cortar pero cuando un filo de acero pudo producirse entonces el hierro llegó a ser el metal de trabajo del mundo. Los asirios fueron la primera nación en establecer un imperio fundado en el uso del acero tanto en la guerra como en la paz. El acero podía producirse de una ganga natural que contenía manganeso; pero tales gangas eran raras. Los antiguos normalmente carbonizaban los filos de sus armas de hierro colocándolos en un horno especial de carbón donde el hierro absorbía suficiente carbón para transformarlo en acero suave. Alrededor del 900 a. de J.C., los antiguos añadieron el enfriado con agua para forjar y así obtuvieron un mejor filo cortante, pero no fue sino hasta los tiempos romanos que el templado llegó a ser común. Se usaron piedras de afilar para afilar las herramientas (Ec. 10:10) y las hojas de afeitar fueron afiladas empleando una piedra especial. Proverbios 27:17 dice que el hierro afila el hierro. Deuteronomio 27:5 declara que ninguna herramienta de hierro debe usarse en la construcción de altares de piedra. La religión siempre ha sido lenta en adoptar nuevos métodos y técnicas.

V. Plomo. Las gangas de plomo y de estaño son fáciles de derretir y ambos metales tienen un punto bajo de ebullición. El plomo, sin embargo, tenía menos uso entre todos los metales mencionados en la Escritura. Era normalmente un producto resultante de la fundición de la ganga de plata. Era usado para joyería y para hacer pequeños figurines. Fueron hechos grandes figurines de material inferior con una base de plomo cubierta con un baño de oro o plata. El plomo era usado también para pesas (Zac. 5:7, 8) y para hundir las redes de pescar.

MASCARA DE ORO encontrada por Schliemann en Micena. Schliemann creyó haber descubierto la máscara que cubría la cara de Agamenón, pero en realidad data de varios siglos antes de la Guerra de Troya. Cortesía de Photo Marburg..

VI. Estaño. Parece que en Palestina se empleaba el estaño casi exclusivamente como una aleación para producir el bronce. Era costoso como puede verse al incluírselo como un producto importado de España (Tarsus) en Ezequiel 27:12. Estos fenicios también fueron tan allá como Cornwall en las islas Británicas para conseguir estaño.

BIBLIOGRAFIA: R. J. Forbes, Metallurgy in Antiquity, E. J. Brill, Leiden, 1950. A. Lucas, Ancient Egyptian Materials, and Industries, Edward Arnold and Co., London, 1962.

MICENA. Micena fue una ciudad griega, situada 22 kms. al suroeste de Corinto en Argolis. Figuró grandemente en la leyenda griega y fue mencionada en la llíada como "esa bien construida ciudad y fortaleza," la "dorada,", "amplia" ciudad amada de Hera. Las excavaciones en Micena se iniciaron por Henrich Schliemann en 1876-77 quien creyó que había descubierto la tumba de Agamenón entre las tumbas que desenterró con sus ricos tesoros. El trabajo fue hecho más tarde por la Sociedad Arqueológica de Atenas y la Sociedad Arqueológica Británica. Desde la Segunda Guerra Mundial la Sociedad Arqueológica Griega ha continuado las excavaciones.

LA PUERTA DE LOS LEONES EN MICENA. Cortesía de N. Stoupnapas..

La ciudad comprende una *acrópolis que ocupa el ápice de una colina y la ciudad abajo. La acrópolis es triangular y está rodeada por una muralla maciza de piedras inmensas conocidas por los arqueólogos como las *piedras ciclópeas. Se entra por la puerta de los leones que data del siglo XIV a. de J.C. La apertura de la puerta tiene ca. 3 mts. tanto de alto como de ancho. Encima del inmenso dintel hay una abertura triangular con una plancha de 70 cms. de espesor, que ostenta un relieve de 2 leones separados por una columna. Dentro de la puerta hay un círculo doble de piedras paradas, de 24 mts. de diámetro, donde fueron descubiertas las cavidades de las tumbas las cuales contenían ornamentos y máscaras de oro, hojas de espada incrustadas y otros objetos valiosos de los antiguos micenos.

cms. centímetros

Schliemann creyó que éstas eran las tumbas de los héroes y las heroínas de la guerra troyana. Pero los eruditos modernos sugieren que eran anteriores al tiempo de Agamenón. Mientras que la guerra troyana ocurrió ca. siglo XII a. de J.C., las fosas de las tumbas de Micena fueron utilizadas entre los siglos XIX y XVI a. de J.C.

Restos de templos y palacios de tiempos prehistóricos o períodos posteriores se han descubierto durante las excavaciones de la acrópolis. Los monumentos más importantes de la ciudad más baja son las "tumbas de colmena" popularmente llamadas tesorerías. Entre éstas está la así llamada "tesorería de Atreus" o "la tumba de Agamenón" la cual es un ejemplo típico. El interior es un círculo de ca. 15 mts. de diámetro y un poco menos en altura. La superficie interior de la tumba fue probablemente decorada con medallones de metal y diseños pintados.

Las formas del arte miceno, particularmente la cerámica, se han encontrado do en una área amplia al oriente de las tierras del Mediterráneo. La ornamentación incluye decoración geométrica, follaje, formas marinas y animales y figuras humanas. Los objetos principales de Micena están en el Museo Nacional de Atenas. Estos incluyen dagas de bronce, lanzas, espadas, vasos de oro, ornamentos de oro (bandas, botones y zarcillos), cuentas de piedras semipreciosas, restos de una vaina de espada de cuero y cerámica que incluye vasos pintados, ánforas y jarrones.

MILETO. Mileto era una importante ciudad portuaria griega sobre la costa occidental del Asia Menor. A través delos años, el aluvión del río Maeander se ha acumulado y el río mismo ha cambiado su curso dando como resultado que las ruinas de Mileto están ahora a 8 kms. de la costa.

Mileto fue colonizada por los minoicos de Creta, después de los cuales los griegos micenos la convirtieron en un puesto de avanzada. Los textos heteos mencionan a Millawanda en las costas de la Anatolia occidental. Esta puede ser identificada con Mileto. La ciudad fue destruida ca. 200 a. de J.C.; pero posteriormente llegó a ser un centro de la cultura iónica. Para el siglo VII a. de J.C., los barcos iónicos portaban colonizadores a las costas del mar Negro y a Egipto. Mileto fue un rival de Lydia, pero aquél buscó hacer un tratado con los persas después del 546 a. de J.C., asegurando así su integridad territorial.

Tales, Anaximandro y Anaximenes fueron filósofos oriundos de Mileto. Un templo a Apolos fue construido en Didyma, 16 kms. al sur de Mileto y ambas ciudades fueron unidas por una carretera sagrada parcialmente alineada con estatuas. En el 499 a. de J.C., Mileto se unió con otras ciudades iónicas en una revuelta contra Persia. En el 494 los persas conquistaron la ciudad, mataron o llevaron a sus gentes como esclavas y saquearon y quemaron el templo de Didyma.

Después de la derrota persa en Mycala (479 a. de J.C.) Mileto fue reconstruida por Hippodamo, un milesiano quien hizo los planos de la ciudad de acuerdo con un patrón exacto. Mileto se unió a la liga Delia, fue conquistada de nuevo por Persia y estuvo sujeta a Caria por un tiempo. En el 334 a. de J.C., Alejandro Magno capturó Mileto y de allí en adelante fue un puerto principal helénico con grandiosa arquitectura y proyectos de edificación monumental. Mileto continuó como una ciudad próspera bajo los romanos. El comercio continuó pero el aluvión gradual del puerto llegó a ser una amenaza en tiempos romanos posteriores. Cuando Pablo visitó Mileto (Hch. 20:15-17; 2 Ti. 4:20) la ciudad aún no había alcanzado la cima de su belleza arquitectónica. Tenía, sin embargo, dos mercados acolumnados con una casa del concilio ornamentada entre ellos. Al mercado sur se llegaba por una puerta triple. Un gran teatro dominaba uno de sus cuatro puertos. Una inscripción muestra el lugar reservado en el teatro para los judíos y para la gente "temerosa de Dios".

Una expedición alemana patrocinada por el museo de Berlin excavó Mileto desde 1899 hasta 1914. El trabajo se inició de nuevo en 1938 y ha sido conducido intermitentemente desde entonces. Una casa del siglo VIII (a. de J.C.) fue encontrada con un desagüe cubierto de piedra que corre a todo lo largo, lo cual indica una cultura más elevada que lo que era de esperarse para este período. Del mismo período hay una plataforma oval de piedras rústicas que tiene cerca de 2 mts. de diámetro. Estaba ubicada debajo de la esquina del templo posterior a Atena y se piensa que sirvió como un altar, el más antiguo descubierto hasta ahora en el Asia Menor griega.

LA COPA DORADA DE MICENA. Cortesía de B. Goudis..

Además de la casa del concilio ornamentada, los excavadores descubrieron restos de un granero de más de 152 mts. de largo y un área de mercado de 183 mts. de largo, que fue un regalo de Antíoco I de Siria.

MINOICOS. La civilización de Creta es nombrada por el legendario rey Minos de *Cnosos. Hasta aproximadamente el 1900 las ideas en cuanto a Creta fueron mayormente un asunto legendario. Desde ese tiempo, las excavaciones científicas se han llevado a cabo en Cnosos, Phaistos, Haga Triada y otros sitios por Sir Arthur Evans y sus sucesores y colaboradores Duncan Mackenzie y J. D. S. Pendelbury.

La primitiva civilización minoica duró desde ca. 2500 hasta 2000 a. de J.C. Durante los primeros años de este período fueron hechas herramientas y armas de piedra y obsidiana. Para el período medio minoico (ca. 2000 a 1600 a. de J.C.) la isla de Creta llegó a ser un importante centro comercial y los gobernadores surgieron de la parte fértil del centro de la isla y construyeron enormes palacios para su uso. Estaban rodeados por ciudades prósperas cuyos ciudadanos vivían en casas confortables rodeados de lujo. Ciertos palacios y villas eran iluminados por claraboyas y tenían un excelente sistema de drenaje. Las paredes estaban adornadas con frescos de colores que representaban panoramas, peces, aves, animales y escenas de la vida cretense. El aceite, el vino y el grano se guardaban en inmensos jarrones.

El último período minoico, que empezó ca. 1600 a. de J.C., fue aún más próspero. Creta mantuvo un comercio con *Ugarit de Siria y con Egipto. Algunos de los vasos minoicos más bellos han sido descubiertos en Egipto. Los vasos de 1600 a 1400 a. de J.C., son de dibujos naturalistas. A menudo representan animales marinos.

Alrededor del 1400 a. de J.C., Creta fue conquistada y devastada por los micenos del continente griego. Alrededor de 2 siglos más tarde hubo otro vuelco cultural asociado con los movimientos de las *gentes del mar en todo el área mediterránea oriental. Amós (9:7) afirma que los filisteos vinieron de Caftor (Creta).

BIBLIOGRAFIA: J. D. S. Pendlebury, The Archaeology of Crete, W. W. Norton, New York, 1965.

MITANI. Alrededor del 1500 a. de J.C., cuando los *casitas estaban conquistando el poder en el sur de la Mesopotamia, un pueblo conocido como los *hurrianos, los hurrianos bíblicos, llegó a ser el dominante elemento étnico en el norte de Mesopotamia en el estado de Mitani. Los gobernadores de Mitani eran indo-arios que adoraban a los dioses védicos. Estaban rodeados de una aristocracia feudal conocida como maryannu o "guerreros de carros", quienes ejercían el poder detrás del trono. La clase dominante de los indoarios se casaba con el elemento hurriano dominante de la población.

La capital mitana de Wassukkanni no ha sido identificada todavía, pero sepiensa que estuvo situada en la parte superior del río Habur. Durante el nuevo reino de Egipto, o período del imperio, sus tropas llegaron al Eufrates y ocuparon el territorio mitano que se extendía desde *Alalakh en Siria hasta *Nuzi y Arrapkha en Asiria. Con el tiempo, sin embargo, las relaciones entre Egipto y Mitani se normalizaron y las *cartas de Amarna nos dicen que reyes de Mitani daban a sus hijas como esposas a los faraones de Egipto. Sin embargo, la posición de Mitani era vulnerable. Estaba expuesta al creciente poder asirio al oriente y el imperio heteo que buscaba extenderse más allá de su fuerte en Anatolia hasta el noroeste. Cuando el rey heteo *Suppiluliumas derrotó a Tushrata de Mitani (ca. 1350 a. de J.C.) el poder de Mitani llegó a su fin.

BIBLIOGRAFIA: Roger T. O'Callaghan, Aram Naharaim, Pontifical Biblical Institute, Rome, 1948.

MIZPA. Mizpa, que significa "torre del vigía", era un nombre bíblico común porque Palestina estuvo constantemente invadida desde afuera y luchando internamente en sus guerras intertribales y dinásticas. Una torre de esas, Mizpa, estaba ubicada en Benjamín cerca de Gabaón y Ramá (Jos. 18:25, 26; 1 R. 15:22). Parece que Mizpa era un lugar de reunion para Israel. En los días de los jueces cuando un benjamita violó a la concubina de un levita, los hombres de Israel se reunieron en Mizpa para planear el castigo (Jue. 20:1, 3; 21:1, 5, 8). En los días de Samuel, Israel se reunía en Mizpa para orar después que el arca había sido devuelta por los filisteos (1 S. 7:5, 6). Los filisteos atacaron a los israelitas reunidos; pero el enemigo fue rechazado y Samuel fue capaz de levantar una piedra conmemorativa por la ayuda divina en la vecina Ebenezer ("Piedra de ayuda"). Saúl, un natural de Gabaa, fue presentado a Israel en Mizpa (1 S. 10:17) y allí se le aclamó rey.

En sus controversias con Baasa de Israel, Asa de Judá fortificó a Mizpa como una importante ciudad fronteriza (1 R. 15:22). A continuación de la destrucción de Jerusalén, Mizpa tuvo un breve período de importancia cuando sirvió como la capital gobernada por Gedalías (2 R. 25:23, 25).

Jeremías y otros refugiados emigraron a Mizpa; pero un grupo de zelotes mató a Gedalías y así llegó a su fin el último vestigio de la independencia israelita (Jer. 41).

La historia de Mizpa continuó hasta el tiempo de los Macabeos. Cuando Judas, el Macabeo, se dio cuenta de la fuerza de la oposición siria, reunió a sus partidarios para la oración, pues "se reunieron y fueron a Mizpa frente a Jerusalén, porque en otro tiempo Israel tenía un lugar de oración en Mizpa" (1 Mac. 3:46).

La ubicación de Mizpa en Benjamín es aún incierta, aunque los eruditos bíblicos contemporáneos prefieren el promontorio de *Tell en-Nasbe, ca. 13 kms. al norte de Jerusalén. Tradicionalmente Mizpa ha sido identificada con un promontorio a siete kms. al noroeste de Jerusalén conocido como Nebi Samwil ("el profeta Samuel"). Nebi Samwil, se eleva ca. 625 mts. sobre el nivel del mar y fue llamado el Monte del Gozo por los cruzados porque desde su cima podían tener las primeras vistas de la Santa Ciudad. Este es uno de los sitios más altos en Judea y está aún sin excavar. Eusebio identificó Nebi Samwil con Mizpa como también Edward Robinson y George Adam Smith lo hicieron durante el siglo XIX.

Desde la excavación de Tell en-Nasbe por W. F. Badé de la Escuela de Religión del Pacífico, los eruditos se han inclinado a identificar este último promontorio con Mizpa. Badé trabajó en el Tell en- Nasbe durante 5 temporadas (1926, 1927, 1929, 1932 y 1935). Murió antes de la publicación de los resultados de su trabajo; pero sus ayudantes, J. C. Wampler y C. C. McCown heredaron la tarea de editar los informes.

Un número de cuevas y tumbas en la roca caliza del montículo sobre el cual Tell en-Nasbe está ubicado contiene cerámica, implementos y ornamentos de los colonizadores de la primera edad del bronce. Una ciudad pequeña, probablemente fundada por israelitas, existía allí durante el siglo XII a. de J.C. Fue defendida por medio de una muralla de aproximadamente 0, 90 cms. de espesor construida con escombros.

Las excavaciones indican que murallas mucho más fuertes, entre 5 y 6 mts. de espesor fueron construidas alrededor del 900 a. de J.C., abarcando un área de 3 ha. En salientes importantes, se proyectaban torres como 2 mts. más allá de la muralla. Estaban hechas de grandes bloques de piedra, pegados y asentados con mezcla de arcilla. La parte exterior estaba cubierta de una mezcla de yeso a una altura de 5 a 6 mts.

MURALLAS DE TELL EN-NASBE. Reconstrucción por Cortesía del Instituto de Palestina, Escuela de Religión del Pacífico.

CIMIENTOS DE LA PUERTA DE LA CIUDAD EN TELL ENNASBE (Mizpa) del período israelita. La torre (izquierda) tiene una ranura para la barra de la puerta. En el cuarto de la puerta y afuera hay asientos. Modelo por Cortesía del Instituto de Palestina, Escuela de Religión del Pacífico..

En el lado noreste de la ciudad la pared se construyó en forma de zigzag y una puerta grande de entrada a la ciudad ocupaba un espacio de 9 mts. entre las 2 secciones de la pared Adentro, al lado de la puerta hubo cuartos para la guardia, y afuera, en cada lado del patio, hubo bancos de piedra. La puerta de una ciudad oriental era el lugar donde se llevaban a cabo los negocios y transacciones legales y la puerta del Tell en-Nasbe da una excelente ilustración de esta práctica (compárese Dt. 22:14; Rt. 4:11; 2 S. 19:8).

Tell en-Nasbe fue ocupada hasta los tiempos helénicos, aunque la población fue grandemente reducida después del siglo V. Más de 80 asas de jarrones del período inmediato anterior al exilio exhiben las palabras "para el rey" (hebreo: lemelech), tal vez indicando que sus contenidos estaban asignados al rey en pago de impuestos. Esta inscripción ocurre en otros jarrones de ciudades de Judá y es evidenciade que Tell en-Nasbe perteneció al reino del Sur. Ninguno se encontró en Betel, sino a cinco kms. al norte, indicando así que la frontera entre el norte y el sur yacía entre las dos ciudades. La cerámica de un tipo posterior, postexílico, estuvo estampada con la palabra Yehud (Judá) lo que muestra que Tell en-Nasbe perteneció a Judá durante el período persa.

Otra cerámica del período persa ostenta una inscripción la cual se puede leer m s h o m s p. Los eruditos que indican la lectura ms p ven en las letras el nombre de Mizpa identificando así el promontorio. Especímenes de la misma inscripción han sido descubiertos en Jericó y en Gabaa, de suerte que la identificación con Mizpa no se puede considerar acertada. N. Avigad, un arqueólogo israelí, sugiere que las letras se refieren a la ciudad de Mozah (Jos. 18:26) y que productos de aquella ciudad fueron exportados a los lugares donde se descubrieron las inscripciones.

BIBLIOGRAFIA: W. F. Albright, "Mizpahand Beeroth," AASOR, 1922-23 (vol. IV), págs. 90-111. Chester C. McCown, Excavations at Tell en-Nasbeh (2 vol.), American Schools of Oriental Research, New Haven, 1947.






















TABLA - FUENTES - FONTS


SOUV2BalaramScaGoudyFOLIO 4.2Biblica Font







free counters


Disculpen las Molestias



TABLA de Greek Mythology

Category: Greek Mythology | A - Amp | Amp - Az | B | C | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | O | P | Q- R | S | T | U | V | W | X | Y | Z
Greek Mythology stub | Ab - Al | Ale - Ant | Ant - Az | B | C | D | E | F - G | H | I | K | L | M | N | O | P | Q - R | R | S | T | A - K | L - Z | Category:Greek deity stubs (593)EA2 | A | B | C | D | E | G | H | I | K | L | M | N | O | P | S | T | U | Z

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada